• 10 abril 2015

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    En primera persona… Comenzó a escribir su nombre

    Su hija nunca antes había escrito su nombre. Ahora, al menos, lo intenta. Kouser es una profesora tunecina y tiene una hija con discapacidad intelectual. Juntas han conseguido este logro después de que Kouser recibiese un curso de formación en técnicas de aprendizaje para menores con discapacidad. Una formación desarrollada bajo el marco de un proyecto de cooperación financiado por la UE y gestionado por la FIIAPP.

    “Hemos visto otro método de comunicación que es muy importante: el lenguaje con pictogramas que permite a los niños comunicarse por sí mismos. También actividades de adaptación, como por ejemplo de materiales: cuadernos, mobiliario… Es la primera vez que recibo un tipo de formación así y ha sido formidable. Me ha abierto nuevos horizontes y a nuestros niños se les puede ofrecer un método de trabajo adecuado.

    Hemos hablado también sobre la importancia de la inclusión escolar y de la adaptación del CV escolar. Antes sólo trabajábamos con la integración en las escuelas, es decir, de establecer una clase de personas con discapacidad en un colegio ordinario, y eso no es lo mismo que inclusión, eso supone segregación. La adaptación del CV es muy importante para educar a los menores con discapacidad, ya sea física o mental, porque cada niño tiene un sistema especial de aprendizaje.

    En el caso de mi hija, no sabía el alfabeto árabe ni los números. Habíamos intentado varios métodos, pero ninguno funcionaba. Estaba escolarizada y pasaba de curso automáticamente. Después del intercambio con los expertos del proyecto, pensé en traer a mi hija aquí porque vi que era un trabajo muy profesional. Empezamos a trabajar con ella y descubrí que mi hija estaba feliz y que además quería mover las letras para componer su nombre”.

    Kouser es beneficiaria del proyecto ‘Apoyo a la integración socio-económica de las personas con discapacidad’ en Túnez. Durante sus dos años de duración ha sido gestionado por la FIIAPP y ha contado con un presupuesto de un millón de euros. Conoce otras voces del proyecto en nuestro programa de radio ‘Cooperación pública en el mundo’ (Radio 5, todo noticias)

    Y en nuestro reportaje ‘La FIIAPP en Túnez’

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor

    #

  • 13 enero 2015

    |

    Posteado en : En primera persona

    |

    En primera persona… Tras la libertad

    Disfrutar de su hija y dar vida a su propio negocio. Eso es lo que hará Yesenia, de 32 años, cuando salga de la prisión para mujeres más grande de Chile. Participa en un proyecto de reinserción socio-laboral de reclusos coordinado por el Programa de la Unión Europea para la cohesión social en América Latina, EUROsociAL. Nos cuenta su historia.

    “Estoy a cargo de un taller de 35 mujeres revisando su trabajo. Es un control interno antes de que el producto llegue a la calle. No es fácil. Acá, una aprende a asumir responsabilidades, horarios y a estar al mando de la gente que es mayor que una… aprendes a trabajar y a comunicarte con ellas.

    Cuando salga de aquí, quiero disfrutar de mi hija e implementar una empresa. Sé todo lo que tengo que saber sobre empresas y dirigirme a la gente externa porque es algo a lo que ya estoy habituada. No se me va a hacer difícil”

    Puedes conocer más a fondo en qué consiste este proyecto en nuestro programa de radio ‘Cooperación pública en el mundo’ (Radio 5, todo noticias). En poco más de tres años, EUROsociAL ya ha desarrollado este proyecto en 13 países latinoamericanos gracias al trabajo de los socios de justicia France Expertise Internationale, la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos y el Observatorio Internacional de Justicia Juvenil.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor

    #