• 09 mayo 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Día de Europa: 20 años de hermanamientos

    Con motivo del Día de Europa, conocemos la historia de los proyectos de hermanamiento o twinning. 20 años de cooperación entre pares en la Unión Europea, con la FIIAPP como una de los mayores operadores

     

    La cooperación internacional empieza en casa. Aunque llegar a los rincones más lejanos muestra la capacidad de promover normas y contribuir a la consolidación institucional en los países más frágiles, mirar en la vecindad puede resultar más complicado y necesario de lo que pensamos.

     

    Hablamos de los objetivos de desarrollo sostenible y de un marco internacional que tiene como meta cambiar el panorama global de la pobreza, el cambio climático y la desigualdad, cuyos resultados tendrían que ser visibles en la siguiente década. Sin embargo, en este afán por el cambio global, sin querer quitarle importancia al tema, tenemos que tener presente que la cooperación con los países europeos y de la Vecindad (desde el Magreb hasta el Cáucaso) sigue siendo tan importante como hace 20 años, cuando la Comisión Europea creó el programa de hermanamiento.

     

     

    Un instrumento para el diálogo institucional.

     

    Con el objetivo de difundir el modelo institucional de sus países miembros y de crear un marco de diálogo entre pares, la Comisión Europea creó en 1998 un nuevo instrumento a demanda: los hermanamientos. Desde sus comienzos, los twinnings (según su denominación en inglés) han mostrado ser una herramienta útil para ayudar a los países candidatos a alinear su legislación y marco institucional al de la UE, compartir buenas prácticas y consolidar el estado de derecho.

    twinning

     

    Además, el instrumento ha ido creciendo y desarrollándose en estos 20 años. Nacida como una herramienta dedicada únicamente a los países candidatos, ha pasado a incluir a países de la vecindad europea, convirtiéndose en una modalidad compleja de cooperación técnica que ha desarrollado ya más de 2.700 iniciativas desde su comienzo.

     

    Lo que destaca de los hermanamientos es su enfoque basado en resultados, siendo uno de los primeros instrumentos de cooperación de la UE enfocados a resultados específicos y obligatorios.Aunque actualmente esta visión basada en el impacto es una realidad asumida, en la rutina de la mayoría de los donantes no ha sido siempre así.

     

    Además, los hermanamientos son también la primera iniciativa de la Comisión de proyectos a demanda. Una visión que hoy se ha extendido a otras regiones, pero que sigue teniendo sus raíces en estas iniciativas pioneras.

     

    El reconocimiento recibido de otras instituciones europeas es un argumento adicional para ser conscientes del impacto que estos proyectos han tenido a lo largo de estos 20 años. Por ejemplo, el Tribunal de Cuentas de la UE subraya que los hermanamientos tienen la capacidad de actuar como “catalizadores para poner en marcha la reforma de los países candidatos, reuniendo a especialistas de los Estados miembros y las administraciones de los países candidatos y promoviendo la adopción de la legislación comunitaria”.

     

     

    La FIIAPP, uno de los mayores operadores europeos

     

    La FIIAPP, como única institución española encargada de la gestión de estos proyectos UE, ha implementado más de 350 twinnings y se sitúa entre los operadores europeos más importantes de hermanamientos.

     

    Las historias de éxito de estos proyectos son múltiples, pero cabe destacar las menciones hechas por el propio informe de actividad de la UE, que se publica anualmente, a proyectos implementados por la FIIAPP. Para ilustrarlo podemos tomar el ejemplo del último informe de 2016, en el que se habla sobre el caso de Túnez la manera en la que los proyectos desarrollados en la zona han contribuido a la transición democrática del país.

     

    blog-twinning
    Reunión del twinning sobre justicia en Túnez

     

    En concreto, el proyecto de apoyo al Ministerio de Justicia ha ayudado a la modernización de la selección y capacitación del personal judicial en el país. Éstos han sido avances concretos, clave para alinear el sector de la justicia a los estándares internacionales.

     

    El caso de Túnez y sus necesidades institucionales en el contexto post-primavera árabe es solo un ejemplo de como la FIIAPP apoya la modernización y democratización de la administración pública a través de este tipo de proyectos. Otros ejemplos abarcan temáticas tan diversas como migración, políticas sociales, derechos, fomento, comunicaciones, seguridad y economía verde.

     

    La FIIAPP, junto a otros operadores europeos, está contribuyendo al desarrollo de este instrumento y su participación e implicación en distintos grupos de trabajo sobre el futuro del Twinning. Una muestra del compromiso con esta herramienta de financiación de la UE.

     

     

    Perspectivas de futuro del instrumento de hermanamiento

     

    Reconociendo el éxito de este instrumento, la Comisión está planteando la extensión del instrumento a otras regiones, como América Latina y el Caribe. Dada su evolución, al pasar de ser un instrumento dedicado únicamente a los países candidatos a ser un instrumento dedicado a la vecindad europea en general, esta extensión parece posible.

     

    twinning-2

     

    Sin embargo, falta por concretar un argumento convincente sobre las ventajas que este marco presenta, por ejemplo, en comparación con las iniciativas financiadas por el Instrumento de Cooperación al desarrollo.

     

    Mientras que en el caso de América Latina un marco normativo similar puede facilitar este tipo de emprendimiento, en otras regiones el trabajo que queda es aún mayor si los hermanamientos se quieren transformar en un instrumento global, aplicable a la política de cooperación de la UE en varias partes del mundo. En este sentido, la contribución de la FIIAPP puede ser relevante y oportuna dada su experiencia con este instrumento de financiación.

     

     

    Daniela Serban, Técnica del Departamento de Estrategia en la FIIAPP

  • 05 abril 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (III)

    En la última entrega del viaje con EUROsociAL+, ponemos rumbo a San Vicente del Caguán para asistir a la inauguración del NAF en el centro de convivencia ciudadana

    NAF en el centro de convivencia ciudadana de San Vicente del Caguán

     

    San Vicente del Caguán es un municipio especialmente marcado por el conflicto armado. Sus habitantes intentan librarse del estigma de vivir en ‘tierra de guerrilleros’, por haber sido una zona de despeje –en la que no entraba el Ejército– durante el gobierno de Andrés Pastrana, lo que permitió consolidar la influencia de las FARC en el territorio.

     

    Nos desplazamos a este municipio para inaugurar un NAF. El trayecto de tres horas desde Florencia ofrece paisajes idílicos, salpicados de retenes militares. Las historias sobre el conflicto armado son inevitables: “en este mismo trayecto secuestraron a Ingrid Betancourt, candidata a la presidencia, tres días después de que Pastrana interrumpiera los contactos con las FARC”, “aquí asesinaron al parlamentario Diego Turbay, unos minutos antes de llegar al municipio de Puerto Rico”.

     

    Un coche que se cruza, un movimiento extraño, todo nos pone en alerta. El vehículo sospechoso ha cambiado de carril para acceder a una finca. Falsa alarma. Son nuevos tiempos, pero los miedos del pasado siguen ahí. Todavía hay grupos disidentes de las FARC que no han abandonado las armas.

     

    Impuestos para el desarrollo

     

    El NAF está ubicado en un centro de convivencia ciudadana que ofrece servicios a personas vulnerables: comisaría de familia, inspección de policía, coordinación de juntas comunales, unidad de atención a las víctimas… El alcalde de San Vicente del Caguán, contrario a los acuerdos de paz, se encuentra estos días en Europa para conocer de primera mano las lecciones aprendidas en Irlanda del Norte. Un 53% de la población de Caquetá votó en contra del acuerdo, por lo que la reconciliación tiene un arduo camino por delante.

     

    Nos recibe en su lugar Cecilia Collazos, alcaldesa en funciones y secretaria de Desarrollo Social. A su juicio, el fraude fiscal se debe sobre todo a la cultura del impago: “más que dificultades para entender el sistema tributario, lo que existe es una cultura del no pago, de ocultar los ingresos reales, de evadir. Los acuerdos de paz han traído algunos cambios, pero aún persiste el tema de la extorsión, sigue habiendo guerrillas disidentes en la zona. La paz real se logra con obras, con inversión, con empleo”.

     

    Cristián, estudiante de Contaduría, ve en los NAF una experiencia muy útil para su futuro profesional: “la parte contable se enfoca mucho en la parte tributaria, y esa es la oportunidad que nos están dando los NAF de brindar una orientación a quienes tienen bajos recursos y poder luego ser competitivos en un mercado como el de San Vicente del Caguán, donde hay mucho comercio y en el que se requieren muchos contadores”. Cristián tiene claro que el desarrollo debe ir de la mano del pago de los tributos: “si queremos inversión social, debemos hacer nuestros aportes en el impuesto. Será un trabajo duro, nos van a mirar mal al principio, pero poco a poco iremos haciendo un buen servicio para el bienestar de las comunidades”.

     

    La creación del NAF es recibida con satisfacción por el sector empresarial de San Vicente. Así nos lo transmite César Augusto España, coordinador del Centro de Atención Empresarial Cámara de Comercio de Caquetá: “Estamos a tres horas de Florencia, donde la DIAN (Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia) tiene las oficinas, y el NAF va a agilizar el proceso de formalización fiscal en todos los municipios”. España argumenta que “existe resistencia al pago de los tributos por el limitado acceso a servicios públicos y la escasa presencia del Estado. El 98% de las empresas del Caquetá son microempresas y el aporte en materia impositiva es muy pequeño, pero los acuerdos de paz están empezando a dinamizar la economía: en 2017, las empresas crecieron en un 34%”.

     

    Luz al final del túnel

     

    Pese a los múltiples obstáculos, Hernando Vásquez, Director Distrital de la DIAN, ve el nuevo escenario con optimismo: “he recorrido casi el 80% de los municipios y he encontrado más receptividad. Los ciudadanos nos están pidiendo que los acompañemos, que los orientemos para cumplir de manera voluntaria con sus obligaciones tributarias”.

     

    La paz duradera y el desarrollo económico son el principal anhelo de los habitantes del Caquetá. Una tierra fértil, acogedora, con enorme potencial para el turismo rural y el desarrollo agropecuario, con grandes deseos de demostrar que su destino no está escrito, que puede ser diferente. Ahora depende de ellos mismos dar los pasos necesarios para recuperar la seguridad y la cohesión social.

     

    También de las instituciones, que deben construir una nueva relación entre el Estado y los ciudadanos basada en la reciprocidad, un proceso en el que resultará de enorme utilidad la educación cívico-tributaria como puente de comunicación entre unos y otros.

     

    Ciudadanos e instituciones saben que, si unos esperan a que el otro haga algo, el círculo vicioso de ‘impago de impuestos-escasos servicios públicos-desconfianza en el Estado’ puede hacerse perpetuo. Para salir del laberinto del pos conflicto es preciso caminar de manera decidida, con la vista puesta en un futuro mejor.

     

    Borja Díaz Rivillas, Técnico Sénior en el Área de Gobernanza Democrática del Programa EUROsociAL+ 

     

    Lee las dos primeras partes:

    Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (I)

    Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (II)

  • 15 marzo 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (II)

    La educación es un factor clave para transformar la cultura fiscal en los territorios que han vivido inmersos en el conflicto armado. Continuamos el viaje con EUROsociAL+ en Caquetá (Colombia)

    Participantes del taller sobre cultura tributaria

    La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) de Caquetá sabe que no es factible vencer mediante la coacción, es preciso convencer. Ante la imposibilidad de situar a sus diez únicos auditores “bajo de la cama de cada contribuyente”, hay que tender puentes. Además de ‘palos’, se necesitan ‘zanahorias’.

     

    Así, los incentivos fiscales creados para impulsar la formalización y la inversión deben ir acompañados por mejores servicios de información y atención tributaria a los ciudadanos, así como por una buena dosis de pedagogía sobre el sentido social de los impuestos y el gasto público. La educación fiscal desde edades tempranas puede hacer sostenible este proceso y, a largo plazo, contribuir al cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias.

     

    Desde hace varios años, la DIAN de Colombia promueve encuentros infantiles y juveniles sobre cultura fiscal con escuelas del Caquetá y realiza ferias de servicios tributarios para socializar su función y acercarse a la ciudadanía. Se abren ahora oportunidades para consolidar y multiplicar estos esfuerzos a través de la Universidad, mediante el proyecto de los Núcleos de Asistencia Fiscal (NAF).

     

    La Universidad como puente entre la DIAN y los ciudadanos

     

    El pasado noviembre, EUROsociAL+ – el Programa regional de cooperación de la Unión Europea con América Latina – organizó un taller en la Universidad de la Amazonia, en Florencia, dedicado a impulsar estrategias de cultura tributaria en el pos conflicto. Con presencia de instituciones de enseñanza superior y seccionales de la DIAN de las Zonas más Afectadas por el Conflicto Armado (Zomac) de Colombia.

     

    La Universidad de la Amazonia no es una institución cualquiera. Es la única universidad pública del Caquetá. Y está fuertemente comprometida con el proceso de paz, el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

     

    Su programa de Contaduría Pública se ha sumado al reto del pos conflicto creando un Núcleo de Asistencia Fiscal (NAF), un punto de información en el cual estudiantes universitarios ofrecen asesoría contable y fiscal gratis a personas de baja renta y micro emprendedores.

     

    naf-amazonia-web
    NAF de la Universidad de la Amazonia

     

    Los universitarios, capacitados por la administración tributaria, dedican todo el tiempo necesario a los ciudadanos, escuchan sus problemas, sus inquietudes. Les generan confianza y les ayudan a comprender el sistema impositivo y a mejorar sus pequeños negocios.

     

    Los NAF son un puente entre la DIAN y la ciudadanía. La experiencia, ideada en Brasil, está ya presente en más 450 universidades de 10 países. En Colombia se han adherido 43 universidades, 20 de ellas en las Zomac.

     

    En los últimos 4 años, EUROsociAL+ ha apoyado la expansión de esta iniciativa a través del intercambio de experiencias. El taller organizado en Florencia ofreció la posibilidad de compartir aprendizajes aplicables al contexto del pos conflicto.

     

    Los jóvenes como motor de cambio

     

    Hernando Vásquez, Director Distrital de la DIAN, ve en los NAF una vía para que los jóvenes transformen la realidad: “los NAF son una oportunidad para generar confianza en la administración fiscal y crear conciencia cívico-tributaria. Y qué mejor que los futuros contadores, administradores y abogados tengan una visión real de lo que está pasando”.

     

    Los estudiantes atienden todos los días en el campus, pero también se desplazan a los comercios de Florencia y a los municipios. Los jóvenes conocen la realidad del pos conflicto y las oportunidades que abre la paz para el desarrollo de su territorio.

     

    hernando-web
    Hernando con los estudiantes del NAF

     

    Uno de los universitarios del NAF nos cuenta su experiencia: “Caquetá ha sido muy golpeada por el conflicto armado. Ahora tenemos la oportunidad de llegar a lugares antes inaccesibles, y que los colombianos de otras zonas y los extranjeros puedan ver que Caquetá quiere dar lo mejor de sí. Pagar impuestos supone contribuir a nosotros mismos”.

     

    Y continúa: “los empresarios han tenido la excusa de que, por motivo del conflicto, no debían pagar impuestos. Ahora esas excusas se han acabado. Nos hemos desplazado con el NAF a los lugares más duros, como San Vicente del Caguán o Cartagena del Chairá, donde la gente se está preparando para que la legalidad sea más fuerte. Es necesario mostrar en qué se utilizan los impuestos, que el campesino o el comerciante vean que se construye una carretera para facilitarle su trabajo”.

     

    Esta realidad no es ajena a la de otras zonas afectadas por el conflicto armado y que comparten sus experiencias en el taller. Natalia es otra de las jóvenes de los NAF de las Zomac, en este caso de Ibagué: “Es muy gratificante que lleguen personas con necesidades, que no saben ni leer ni escribir y mucho menos manejar un computador, y que salgan contentos y con conocimiento”.

     

    Borja Díaz Rivillas, Técnico Sénior en Gobernanza Democrática del Programa EUROsociAL+

     

    Lee la primera parte del viaje: Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (I)

  • 22 febrero 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Tributación, estado y ciudadanía en el laberinto del pos conflicto (I)

    Viajamos con EUROsociAL+, programa financiado por la UE, a Caquetá (Colombia). En esta primera entrega, conocemos la situación de la cultura fiscal en uno de los territorios que han vivido durante décadas al margen del Estado, inmersos en el conflicto armado

    Llegada a Caquetá (Colombia)

     

    Nuestro avión bimotor aterriza en el aeropuerto de Florencia, capital del Departamento de Caquetá, la puerta de entrada a la Amazonia colombiana. La tormenta que precedió a nuestra llegada ha dejado una tarde limpia y luminosa. El sol se derrama sobre un paisaje verde esmeralda de sobrecogedora belleza. Ganado cebú rodeado de garzas blancas, ríos serpenteantes, cultivos de arroz, plátano y yuca, ceibas, campesinos terminando su jornada laboral… un remanso de paz y armonía en una tierra sacudida por el conflicto armado, el narcotráfico y la pobreza.

     

    Caquetá, tierra de informalidad

     

    Caquetá vive principalmente de la producción ganadera y agrícola. Sus 480.000 habitantes se reparten en 16 municipios, aunque más de la mitad de los caqueteños se concentran en Florencia, una ciudad joven fundada en 1902.

     

    La vida en Florencia discurre en un mar de economía sumergida. Según cifras del Banco de la República, el 76 por ciento de sus trabajadores son informales. La débil presencia del Estado, la baja calidad de los servicios públicos y la corrupción se retroalimentan de costumbres arraigadas en la ciudadanía, como el fraude fiscal, la violencia o el pobre respeto por los bienes públicos. Los problemas sociales de la ciudad se han acentuado con la llegada masiva de personas desplazadas por el conflicto armado, equivalentes al 60 por ciento de su población.

     

    rio-guayas-web
    El río Guayas a su paso por Caquetá

     

    “Para qué pagar si se lo roban, ¿qué nos da el Estado? Pago impuestos mientras otros florecen en la informalidad. No es justo”, se quejan los empresarios. “Hay ganaderos ricos que no cumplen con sus obligaciones tributarias por puro egoísmo y así los servicios públicos nunca van a mejorar”, nos cuenta una funcionaria.

     

    El departamento de Caquetá, al igual que otras zonas del pos conflicto colombiano, está sumido en un círculo vicioso que complica el contrato social y la construcción de un nuevo marco de convivencia. La reciprocidad entre el Estado y los ciudadanos y la confianza interpersonal resultan complicadas.

     

    El duro oficio de recaudar impuestos

     

    Ser funcionario en Caquetá supone un desafío, pero ser recaudador de impuestos amerita una medalla al valor. Si alguien lo sabe bien es Hernando Vásquez. Hasta llegar al cargo de Director Distrital de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN) en Caquetá, Hernando pasó por prácticamente todos los puestos del escalafón: “Hace muchos años, cuando inicié en la Administración tributaria, recorría como único auditor todo el territorio de Caquetá y se notaba una fuerte resistencia de los comerciantes y de los contribuyentes. Yo realizaba censos y en alguna ocasión temí por mi vida, me tocó casi salir corriendo”.

     

    Una manifestación de la ausencia del Estado en gran parte del territorio era que, en muchos lugares, se cobraba la ‘vacuna’, un impuesto exigido a los ciudadanos por la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Esto obligaba a los comerciantes a llevar una contabilidad ‘B’ para cumplir con las extorsiones, mantener su negocio y, lo más importante, su integridad física y la de su familia. Las extorsiones de paramilitares también eran frecuentes.

     

    En ocasiones, los comerciantes acudían a los grupos armados para evitar pagar al Estado. Así, una vez, nos cuenta Hernando, en uno de los municipios avisaron a las FARC de la presencia de los auditores de la DIAN. Ante la irrupción de los guerrilleros, los funcionarios tuvieron que huir del lugar para salvar la vida.

     

    Palos y zanahorias

     

    Aunque los tiempos han cambiado desde los acuerdos de paz entre el Gobierno y los grupos armados, cobrar impuestos en esta zona de Colombia continúa siendo complicado y pagarlos es un deber cívico ausente en el imaginario de buena parte de los caqueteños.

     

    El Estado y la DIAN son vistos con desconfianza. Existe desconocimiento sobre el tema tributario. Muchos se ven forzados a subsistir en la economía sumergida. Otros, conociendo sus obligaciones y teniendo capacidad financiera, no pagan por falta de solidaridad. Las bandas criminales que se benefician del contrabando y la extorsión suponen todavía una amenaza para comerciantes, empresarios y, por supuesto, para los funcionarios de la DIAN.

     

    Para que los tributos resulten claves en la vertebración de la paz y la construcción de una sociedad más igualitaria y con mejores servicios públicos, es imprescindible transformar la cultura tributaria de la población y cambiar los paradigmas en la relación entre el fisco y los ciudadanos.

     

    El Gobernador de Caquetá, Álvaro Pacheco, es consciente de la necesidad de lograr una mayor reciprocidad: “En la medida en que los ciudadanos nos concienciemos, paguemos nuestros tributos y lo veamos reflejado en las verdaderas obras que necesita nuestro país, podremos avanzar. Pagar tributos no es el coco”.

     

    consulta-tributaria-web
    Uno de los centros de consulta de temas fiscales

     

    La DIAN de Caquetá sabe que no es factible vencer mediante la coacción, es preciso convencer. Ante la imposibilidad de situar a sus diez únicos auditores “bajo de la cama de cada contribuyente”, hay que tender puentes. Además de ‘palos’, se necesitan ‘zanahorias’.

     

    Así, los incentivos fiscales creados para impulsar la formalización y la inversión deben ir acompañados por mejores servicios de información y atención tributaria a los ciudadanos, así como por una buena dosis de pedagogía sobre el sentido social de los impuestos y el gasto público. La educación fiscal desde edades tempranas puede hacer sostenible este proceso y, a largo plazo, contribuir al cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias.

     

    Desde hace varios años, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN) promueve encuentros infantiles y juveniles sobre cultura fiscal con escuelas del Caquetá y realiza ferias de servicios tributarios para socializar su función y acercarse a la ciudadanía. Se abren ahora oportunidades para consolidar y multiplicar estos esfuerzos a través de la Universidad, mediante el proyecto de los Núcleos de Asistencia Fiscal (NAF).

     

    Borja Díaz Rivillas, Técnico Sénior en Gobernanza Democrática del Programa EUROsociAL+

  • 01 febrero 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Perú: cooperación con resultados

    El proyecto contra el crimen organizado y el tráfico de drogas capacita a las instituciones involucradas en el país

    Formación en el marco del proyecto

    La directora para América Latina y el Caribe de EuropeAid, Jolita Butkeviciene, twitteaba hace unas semanas que “la Unión Europea no impone programas, acompaña políticas nacionales y esta es nuestra forma de ver la cooperación”.

     

    Estas declaraciones encajan perfectamente con los resultados que se están alcanzando en la lucha contra el crimen organizado y el tráfico de drogas en Perú. Una política apoyada y acompañada de manera efectiva por la Unión Europea, a través de un proyecto gestionado por la FIIAPP y otros fondos adicionales que en total suman 32 millones de euros.

     

    Durante 2017, nuestros socios peruanos, a los que apoyamos y acompañamos en sus políticas nacionales, han conseguido las mayores cifras históricas en la lucha contra el crimen organizado. A saber, la desarticulación de 111 organizaciones criminales dedicadas al tráfico ilícito de drogas, la destrucción de 78 pistas de aterrizaje clandestinas para el traslado de la droga a otros países y la incineración de 334 laboratorios de producción de cocaína, un buen número de ellos identificados gracias a tareas de inteligencia. Asimismo, se logró erradicar 22.165 hectáreas de hoja de coca, hecho que evitó la producción potencial de 204,8 toneladas de cocaína. Estas cifras no tienen  parangón con las de años anteriores y denotan un claro esfuerzo de la nueva administración peruana para mejorar los resultados en esta materia.

     

    El proyecto, implementado por la FIIAPP, capacita y presta asistencia técnica a las principales instituciones que luchan contra el crimen organizado y el tráfico de drogas en este país andino. Los socios peruanos del proyecto están obteniendo muy buenos resultados y se ha verificado, mediante una evaluación independiente, que se están aplicando con éxito los conocimientos y herramientas transmitidas por los funcionarios de los Estados Miembros a sus homólogos peruanos.

     

    SUNAT Aduanas es una de las instituciones que reciben el apoyo del proyecto. En este caso, en la prevención del contrabando:

     

    También cabe destacar el apoyo y acompañamiento que se ha dado por parte del proyecto a los operadores judiciales para resolver exitosamente los grandes casos nacionales vinculados a bandas organizadas internacionales y los logros alcanzados en materia de inteligencia, como es la creación del primer sistema informatizado de gestión de información contra el crimen organizado en Perú (SIIETID).

     

    Proyectos a demanda

    Vivimos en un mundo interconectado y la cooperación es un factor imprescindible en la resolución de los problemas relacionados con el crimen organizado transnacional. Eso influye en muchos elementos de la agenda birregional euro-latinoamericana.

     

    Hay que diseccionar el problema del tráfico de drogas según su impacto y naturaleza, tanto en las instituciones como en las personas. No es lo mismo un país productor que otro de tránsito o uno consumidor. En América Latina el tráfico de drogas tiene un efecto directo en la gobernabilidad de los estados. Las enormes cantidades de dinero que mueven las bandas organizadas pueden llegar a comprar estructuras gubernamentales y desestabilizar países – tristemente hay varios ejemplos en la región. Eso sin mencionar la violencia que genera y el deterioro en la cohesión social. En Europa el impacto es profundo a nivel delincuencial pero principalmente se trata de un tema de salud pública. Son dos problemas interconectados a los dos lados del océano.

     

    La UE, a través de grandes proyectos bilaterales gestionados por FIIAPP en Perú o Bolivia y regionales como EL PAcCTO y COPOLAD, acompaña las políticas de lucha contra el crimen organizado y el tráfico de drogas, que tanto impacto tienen en América Latina y Europa. Este apoyo se aplica a través de una metodología a demanda, cosa que agradecen nuestros socios latinoamericanos, felicitando la forma de trabajar horizontal y no paternalista de la UE. Definitivamente ésta es una de las recetas para obtener buenos resultados.

     

    De hecho, el método de trabajo participativo es uno de los emblemas del “Soft Power” que caracteriza la cooperación europea. Sin duda alguna, estos proyectos en los que se intercambian conocimientos y se crean lazos duraderos entre administraciones públicas a los dos lados del Atlántico son la mejor apuesta para lograr resultados sostenibles en el tiempo. Sin ir más lejos, a través de nuestro proyecto se han creado redes de contacto que ya están trabajando para investigar asuntos relacionados con el crimen organizado transnacional, no solo entre Europa y Perú sino también a nivel regional.

     

    La seguridad de los ciudadanos como objetivo

    Sin embargo, no se debe caer en la autocomplacencia, la lucha contra el crimen organizado es policéntrica y comporta muchos desafíos como el lavado de activos y la colaboración eficaz entre administraciones. Para mejorar la calidad de vida de la población en muchos países América Latina es necesario avanzar en esta materia ya que tiene un impacto directo en la seguridad y bienestar de los ciudadanos. Solo en 2017, 25.000 personas murieron de forma violenta en México por razones vinculadas al crimen organizado, lo cual nos debería hacer reflexionar sobre cómo apoyar a nuestros socios en la región.

     

    América Latina es un socio estratégico, cultural y comercial para la Unión Europea y como tal debemos tener una política continuista y mejorada de colaboración que ayude a optimizar el bienestar de su población y asegurar el Estado de derecho. La FIIAPP, a los 20 años de su creación, es sin duda un instrumento adecuado y maduro para canalizar e implementar proyectos de cooperación birregional euro-latinoamericana que tan buenos resultados están dando. No olvidemos que, tal y como se subraya en el último informe Elcano, en la Estrategia Global Europea de 2016 se habla de un “espacio atlántico ampliado”, y señala que la UE tratará de expandir la cooperación y de construir una fuerte asociación con América Latina y el Caribe.

     

    La Fundación, por su amplia experiencia y reconocimiento en la región, ya es un actor clave en la consecución de este acervo y un importante aliado de las instituciones europeas en materia de fortalecimiento del Estado. Por esa misma razón, tenemos que seguir visibilizando con fuerza los resultados obtenidos por nuestros socios latinoamericanos. Demostrando con hechos que estas acciones, además de fortalecer nuestras instituciones homólogas al otro lado del atlántico, sobre todo, mejoran la vida de sus ciudadanos. 

     

    Gerard Muñoz, Coordinador del Proyecto de lucha contra el tráfico de drogas en Perú

     

    Más información sobre el proyecto, en nuestro espacio en Radio Nacional de España (RNE):

  • 14 diciembre 2017

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Servicios locales sostenibles en el norte de Jordania

    El proyecto Qudra contribuye a aliviar el peso que la situación bélica ha supuesto para esta región

    La crisis de los refugiados de Siria se ha dejado notar en los países vecinos y muy en particular en Jordania que tras acoger alrededor de 700.000 refugiados sirios se ha convertido en el segundo país del mundo en proporción de refugiados sobre población autóctona.

     

    La mayor parte de los sirios refugiados en Jordania, huyendo del conflicto bélico que desde hace más de cinco años asola su país, se han establecido en las localidades fronterizas de los Gobernorados de Irbid y Al Mafraq , zona en la que pivota el proyecto Qudra; solo una parte, en torno al 20%, ha sido instaladada por ACNUR  en campos para refugiados.

     

    Razones geográficas y humanas están detrás de la acogida inicial de los refugiados sirios en las localidades de Jordania limítrofes con Siria. La afinidad de los grupos humanos a un lado y otro de la frontera sirio-jordana no solo se explica por la geografía sino que está determinada también por lazos históricos, culturales y hasta familiares.

     

    Buena parte de los municipios de acogida ha visto multiplicada su población y con ella el volumen de servicios a prestar: desde los más servicios más inmediatos de alumbrado público o recogida de basuras pasando por los servicios de urbanismo necesarios para organizar el asentamiento de los nuevos vecinos y dotar a los municipios de las infraestructuras básicas.

     

    El importante reto derivado de la afluencia de refugiados sirios no es el único al que han tenido que dar respuesta los municipios del norte de Jordania. El Gobierno Jordano puso en marcha en 2015 un ambicioso programa de descentralización municipal que supone para las administraciones locales un enorme desafío de racionalización y mejora para lograr mayores cotas de autonomía política y eficiencia económica.

     

    La respuesta a los desafíos que tienen planteados los municipios jordanos pasa por el fortalecimiento de sus capacidades de gestión, en particular en los aspectos económicos y financieros, de las que depende la sostenibilidad de los servicios públicos y la autonomía financiera de estas administraciones.

     

    La ayuda internacional junto con el Gobierno de Jordania está acompañando a las administraciones en este proceso de reformas. En particular, y por iniciativa de la Comisión Europea, el Fondo Madad está financiando diversas líneas de cooperación dirigidas a reforzar a los ayuntamientos del norte de Jordania. Dentro de este programa, el Proyecto Qudra que coordina el GIZ, organismo de cooperación de Alemania, prevé una acción específica orientada a reforzar la capacidad de los municipios jordanos para proveer mejores servicios y garantizar su sostenibilidad financiera. Esta acción ha sido encomendada en régimen de cooperación delegada a los órganos de cooperación españoles AECID y FIIAPP. El Instituto de Estudios Fiscales (IEF), organismo de estudio y formación de funcionarios al servicio de la Hacienda Pública Española, ha llevado a cabo el diagnóstico de situación, el diseño de las actividades de cooperación y la selección de los funcionarios expertos.

     

    Intercambio de experiencias

    La estrategia de colaboración se fundamenta en el intercambio de experiencias de gestión entre funcionarios españoles y jordanos. Los expertos españoles, en estrecha colaboración con  los funcionarios jordanos, de las localidades de Ramtha, Sarham y Mafraq, diseñarán e implementarán programas de reforma en las áreas de gestión económico-financiera con objetivos definidos de mejora en los indicadores de suficiencia financiera y eficiencia en la producción de servicios públicos. Las experiencias de reforma se harán extensivas, mediante acciones de formación, a un conjunto más amplio de municipios de la región y a la totalidad del sector local jordano a través de manuales de buenas prácticas que compendien las experiencias de reforma y los materiales formativos.

     

    Este proyecto representa una oportunidad valiosa para compartir las experiencias de gestión de los funcionarios españoles con los funcionarios locales del Reino de Jordania y contribuir a aliviar el peso que la situación bélica ha supuesto para esta región, sentando las bases para la mejora de la calidad de vida de los vecinos, refugiados y nativos, de estos municipios.

     

    Javier Hernández Pascual. Instituto de Estudios Fiscales (IEF)

    #Etiquetas: , ,