• 20 marzo 2014

    |

    Categoría : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Egipto, más allá del Día del Consumidor

    Artículo de Alejandro Bueno, responsable del equipo de Administración Pública y Asuntos Sociales de la FIIAPP, publicado en el blog 3500 Millones del diario El País el pasado 15 de marzo, Día Mundial de los Derechos del Consumidor.

    21 de Enero del 2014, 20:30 horas, terminal 3 del aeropuerto internacional del Cairo. Entre un enjambre de ofrecimientos de taxis (legales o no) descubrimos un cartel escrito a mano con nuestro nombre a la salida de la terminal y el amable egipcio que lo sostiene nos incorpora rápidamente a un coche todoterreno para trasladarnos al hotel reservado. Mientras sorteamos todos los coches, personas y obstáculos que se cruzan por las calles de una agobiante y caótica ciudad, nos ponemos a sonsacarle toda la información de más rabiosa actualidad: si Estados Unidos ofrecerá o no ayuda financiera, qué ha pasado con los hermanos musulmanes, con Mohamed Mursi, dónde está  Safuat el Hegazy y qué opinión le merece Mohamed El Baradei, así como el gobierno provisional formado tras las manifestaciones de junio de 2013.

    El hombre, con ganas de dar a conocer su opinión a unos extranjeros como nosotros, va desgranando cada cuestión paso por paso, impertérrito en la expresión y tajante en sus afirmaciones. Sólo se desazona por dos cuestiones: explicar cómo la población más humilde sufre las peores consecuencias de la situación política y cómo la ciudad está apagada de turistas. Por este motivo, muchas familias están viendo arruinadas sus alternativas de subsistencia. En definitiva, el consumo está desplomándose y con ello el modo de vida del 12,5% de la población de un país de más de 80 millones de personas, según datos de 2012 del Banco Mundial, y cuyos ingresos suponían un 11% del PIB de Egipto.

    Hoy 15 de marzo de 2014, se celebra el Día Mundial de los Derechos del Consumidor. Francamente, he de reconocer que hasta hace unos años ignoraba totalmente su existencia, así como el origen del día concreto de celebración, cuya base de partida parece ser un discurso del fallecido presidente Kennedy en el congreso de los Estados unidos en 1963.

    Ya no me es desconocido. 51 años después de aquel discurso y tras dos años de trabajo en Egipto, la Agencia de Protección al Consumidor Egipcia (CPA), una institución joven creada en el 2007, lo celebra hoy por todo lo alto con el fin de hacerse oír y ver entre las agitaciones políticas del país.
    En un evento en el hotel Conrad en el Cairo, auspiciado por el Ministro de Cooperación Internacional y Planificación, Dr. Ashaf El Arabi, y el Ministro de Abastecimiento y comercio interno, Dr. Khaled Hanafy, se muestran los resultados del proyecto de cooperación “Reforzamiento de la red de protección al consumidor y mejora de las capacidades de la Agencia de Protección del Consumidor” de un consorcio integrado por el Ministerio de Alimentación y Agricultura Alemán, el Ministerio de Asuntos Económicos, Financieros e Industria Francés y la Dirección General de Consumo de Castilla-La Mancha, cuya gestión ha sido liderada por la FIIAPP junto a otras agencias europeas. Financiado por la Comisión Europea, el objetivo principal del proyecto ha sido apoyar a la CPA como autoridad líder nacional para fortalecer sus funciones básicas de acción, así como cubrir el marco efectivo de protección de los consumidores.

    A raíz del proyecto nadie pone en duda la mejora del marco normativo y legislativo, del aprendizaje de capacidades de la propia agencia de protección, la colaboración con las ONG en este campo y la elaboración de campañas de concienciación a consumidores, comerciantes y otras partes interesadas. Aun así, queda mucho por hacer en una situación de inestabilidad política, reformas estructurales acuciantes y problemas de generación de recursos económicos y, por tanto, no es sino un acicate para seguir colaborando con las autoridades egipcias.

    Estos pequeños pasos son los que generan que la titánica labor de una institución como la CPA a la que no le faltan, salvo recursos, ni ganas ni esfuerzos, perviva e intente mejorar la cultura dinámica entre los productores, los comerciantes y los consumidores para mejorar todos los sectores de la economía egipcia, desde la agricultura hasta la industria y el turismo. Como me dijo el Sr. Atef Amin Yacoub, director de la Agencia Egipcia, cualquier ayuda será bienvenida e intentar darse a conocer es un buen comienzo. Que continúe.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.