• 26 abril 2017

    |

    Categoría : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Expatriados FIIAPP: Inmaculada Zamora

    Entrevista a Inmaculada Zamora, coordinadora del proyecto ARAP, para conocer su experiencia como expatriada en Ghana.

    imagen_blog
    Inmaculada Zamora, coordinadora de proyecto ARAP

    Volvemos a poner el foco en el terreno para conocer las experiencias de nuestros expatriados. En esta ocasión nos dirigimos a Accra, capital de Ghana, para entrevistar a Inmaculada Zamora.

     

    Ella es coordinadora del proyecto de Rendición de Cuentas, Estado de Derecho y anti-corrupción en Ghana (ARAP por sus siglas en inglés). Inmaculada lleva en Accra desde junio de 2016, momento en que dio comienzo el proyecto.

     

    Esta no es la primera vez que trabaja en terreno, ya lo hizo en otras ocasiones para la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) como coordinadora general en Vietnam y Filipinas, como Directora del Centro de Formación de la Antigua Guatemala y como experta en República Dominicana.

     

    Le preguntamos sobre su experiencia personal en Ghana.

     

    ¿Cómo ha sido la adaptación al país?

    Sinceramente, este país es cómodo y la adaptación personal y social es suave, aunque no es uno de los grandes países africanos, sino más bien pequeño, y sin grandes atractivos turísticos.

     

    Ghana tiene cualidades que no se encuentran tampoco en muchos de sus vecinos: la gente es muy agradable, y en general el país es tranquilo, seguro y uno se puede mover con cierta facilidad. En definitiva es acogedor y familiar.

     

    Desde el punto de vista profesional es otra cosa. Existen retos de diseño de proyecto y cuestiones culturales, políticas y de relaciones de poder, que a veces no es fácil comprender y abordar. La construcción de relaciones de confianza con las contrapartes es un proceso lento sometido a vaivenes, pero vamos trazando puentes y avanzando a buen paso. Estamos contentos.

     

    ¿Cómo es tu trabajo y tú día a día?

    Podríamos decir que el día a día es muy semejante en esencia al que se desarrolla en cualquier parte del mundo. Con la diferencia de que aquí la vida profesional, personal y social está muy entrelazada y las líneas entre estas demarcaciones se difuminan. Los amigos son a menudo las personas con las que trabajas, y la línea entre horas de trabajo y horas de ocio tampoco es tan clara como en tu propio país. Se puede trabajar por la tarde o el fin de semana sin la sensación de que no estás conciliando tu vida laboral y personal.

     

    El horario habitual sería de 8 a 5h con una hora de almuerzo en medio, pero la gente local viene de muy lejos y tarda hasta tres horas en llegar por lo que suelen llegar antes y salir antes también. Tenemos reuniones casi todos los días con las contrapartes, con otros donantes y muchas reuniones de equipo así que el trabajo de verdad, el de leer, escribir, pensar, y sacar adelante documentos y acciones, se realiza a menudo “after hours”.

     

    ¿Y tu vida personal?

    Accra es una ciudad africana famosa por tener una noche muy viva. Hay muchos restaurantes, bares de música en directo y bastante movimiento nocturno, así que al menos dos días a la semana se sale a cenar, a tomar una cerveza, a vivir la ciudad. Las tardes y los fines de semana también aprovecho para hacer ejercicio, leer, escuchar música y ver películas y documentales, mis actividades favoritas.

     

    Hay muchos centros comerciales y se encuentra casi de todo. Durante los primeros meses pedía a mis visitas que trajeran cosas de España porque cuesta saber dónde encontrar lo que necesitas. Pero después de 6 meses ya he comprobado que hay de todo, como en todos los sitios (¡menos jamón de jabugo!).

     

    ¿En qué materias del proyecto estás más especializada?

    Mi materia de especialización en este proyecto es la rendición de cuentas del sector público. Mi carrera de funcionaria en España y también mis destinos internacionales, me han proporcionado una perspectiva bastante amplia e integral de lo que es y debe ser la ética en el sector público. Soy sobre todo muy reivindicativa en recordar siempre para quien trabajamos: los ciudadanos, los cuales son los propietarios de los servicios que prestamos, los que han depositado la confianza en nosotros para que realicemos las tareas que ellos mismos nos han encomendado con los fondos que han depositado mediante sus impuestos.

     

    La transparencia hacia los ciudadanos en los actos administrativos, su derecho de acceso a todo tipo de información pública, la participación de los ciudadanos en las tomas de decisiones, etc., son todos mecanismos a los que los ciudadanos deben tener acceso fácil para poder exigir aquello a lo que el poder político se ha comprometido.

     

    En esta área (rendición de cuentas) el programa ARAP se centra en apoyar a instituciones públicas ghanesas con el diseño y la realización de campañas de educación pública para aumentar la conciencia ciudadana, dándoles a conocer sus derechos y los mecanismos que existen para pedir cuentas a los poderes públicos.

     

    ¿Cómo es tu relación con la sede en Madrid? ¿Y con los compañeros en Ghana?

    La relación con la sede es diaria y de gran confianza y colaboración. Se discute de todo y sobre todo.

     

    Respecto a mis compañeros en Ghana, tengo que decir que la conformación del equipo se ha demorado por muchas razones estos 8 meses, y que la incorporación de todos los compañeros últimamente ha sido una gran alegría, más al comprobar sus capacidades de trabajo y sus cualidades personales. Espero que en los años que nos quedan podamos afrontar juntos y con una visión común los interesantes retos que nos esperan.

     

    ¿Cómo valoras la experiencia de trabajar como expatriada de la FIIAPP en Ghana?

    Los primeros tiempos son siempre difíciles, montar una oficina desde cero impone grandes desafíos. Pero luego las satisfacciones son también más ciertas, más reales, más palpables.

     

    Sumarse a los esfuerzos que las propias instituciones locales están haciendo y poderles complementar sus carencias es un trabajo bastante efectivo y se pueden sentir de cerca los pequeños cambios que a veces tienen lugar y que pueden provocar reacciones en cadena para que al final la vida de la gente se vea afectada de forma positiva. Testificar esto de cerca, es una experiencia maravillosa.

     

    Y podría contar muchas cosas más pero en definitiva quiero terminar diciendo que los aspectos de esta experiencia que puedan resultar más difíciles quedan empequeñecidos al lado de sus otras brillantes y variadas facetas, que la convierten en una vivencia inigualable.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.