• 09 mayo 2014

    |

    Categoría : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    La construcción europea sigue siendo la más hermosa utopía del siglo XXI

    Hoy 9 de mayo celebramos el Día de Europa, una fecha en que los 28 países de la UE festejan su deseo y su sentimiento de pertenecer a un proyecto común. Íñigo Méndez de Vigo, Secretario de Estado para la Unión Europea, nos habla en esta entrevista del presente y futuro de la UE y del papel de España en Europa.

    -. Estamos a punto de elegir a nuestros representantes para el Parlamento Europeo para los próximos cinco años. A escasos días para las elecciones europeas, ¿qué cree que ha supuesto la Unión Europea para España?

    -. La adhesión de España a la UE ayudó a la consolidación de nuestra democracia, a modernizar nuestra economía, a adquirir mayor relevancia internacional. Asimismo, los fondos estructurales recibidos, la liberalización del mercado interior y la adopción de la moneda única han propiciado el crecimiento socio-económico y la modernización de la estructura productiva de España. Nuestro país no se podía quedar aislado ante los nuevos retos que planteaba la globalización. Formar parte de la Unión Europea ha contribuido a adaptarnos a ella y a mejorar la situación de España en todos los niveles.

    -. ¿Qué papel ha jugado España en la construcción europea?

    -. La construcción de Europa es un trabajo paciente, que se está haciendo poco a poco pero sustentado en una sólida y firme base cultural común. Y España ha contribuido a ello. La aportación de ideas e iniciativas por parte española ha ayudado a la consolidación de las instituciones europeas, hemos abanderado propuestas en materia de inmigración, lucha contra el terrorismo o violencia de género; y hemos propiciado el acercamiento de Europa a América Latina y a los países del sur del Mediterráneo.

    España, además, tiene una vocación europeísta. Aboga por que la Unión Europea crezca. Cuantos más países adopten todas las políticas sociales, culturales, medioambientales, económicas, de seguridad, etc; que se aplican en la UE, tendremos un entorno más pacífico, más social y más democrático en el que apoyarnos para alcanzar mayores oportunidades de crecimiento. Un ejemplo de la apuesta de España en este sentido se puede visualizar en la labor que ha realizado a través de la FIIAPP, que ha asistido a prácticamente todos los países de reciente incorporación en la UE con proyectos de hermanamiento entre instituciones públicas que han posibilitado la adaptación de las legislaciones y administraciones de los mismos a la normativa europea.

    -. La Unión Europea de hoy día nada tiene que ver con aquel primer paso de unión económica y política que dieron seis países del continente en los años 50 al crear la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA)…

    -. Europa ha evolucionado mucho desde entonces. No sólo ha crecido en cuanto a su composición, de esos seis países fundadores a los 28 que lo conforman en la actualidad, sino que ha avanzado hacia una unión real en todos los órdenes. Se han abolido las fronteras físicas entre nuestros países gracias a los acuerdos de Schengen. Tenemos un mercado común y una moneda única. Existe también una mayor cooperación judicial, penal y policial; y como ejemplo de ello podemos citar la constitución de Europol o la creación de Eurojust. Se ha potenciado la formación y el conocimiento mutuo entre los europeos con programas que favorecen los desplazamientos, el aprendizaje de lenguas, los intercambios culturales, el trabajo común de las universidades. Tenemos una Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Aún nos queda mucho por hacer, pero seguimos trabajando en ello. La construcción europea sigue siendo la más hermosa utopía del siglo XXI.

    -. ¿Existe entre los ciudadanos de la UE un sentimiento de identidad europeo?

    -. Según una reciente encuesta, sólo el 43% de los consultados conocía el significado de pertenecer a la Unión Europea y el 48 % afirmaba desconocer sus derechos. Es necesario que Europa cree una nueva narrativa lo suficientemente atractiva para enganchar a la ciudadanía. Necesita un mensaje, y en éste habría que poner en valor los logros alcanzados durante las últimas seis décadas en términos de libertades, de justicia, de respeto a los derechos fundamentales y de progreso. Una nueva narrativa que aúne convicción y corazón, dos poderosas fuerzas movilizadoras. Hay que incidir en este aspecto porque como bien decía Salvador de Madariaga: “Europa no será una realidad hasta que lo sea en la conciencia de sus ciudadanos”.

    -. ¿Cómo valora la actividad de la cooperación interregional y con los países de vecindad?

    -. Europa se sigue construyendo y, en este sentido, no pierde de vista otros países que podrían incorporarse a la UE. Pero además, se ha demostrado que las políticas de cohesión comunitarias se pueden ampliar a otros países del entorno. Ahora mismo, la UE está llevando a cabo programas para fomentar los valores democráticos y el estado de derecho en esos países de la vecindad y se va a cooperar más con ellos. España, en este sentido, es muy activa con proyectos de cooperación con nuestros vecinos del sur e incluso del este, con los que históricamente no hemos tenido relaciones bilaterales, pero a los que nos hemos acercado gracias a múltiples programas financiados por la Unión Europea.

    España, asimismo, ha luchado para que la UE mantenga la cooperación con América Latina que, al haber alcanzado unos estándares de desarrollo establecidos, ya no es considerada una zona prioritaria de actuación. Nuestro país, a pesar de ello, ha defendido el mantenimiento de la actuación en esta región al considerar que aún siguen existiendo muchas desigualdades.

    -. ¿Cuáles son los principales desafíos de la UE de cara al futuro?

    -. La crisis económica dejó patente que si bien el pilar monetario de la Unión Europea estaba organizado no ocurría lo mismo con el pilar económico. De esto hemos aprendido y se han comenzado a dar pasos para una mayor integración y convergencia económica que pasa por la unión bancaria, y como resultado de este proceso, por la unión fiscal y presupuestaria, con el fin último de alcanzar la unión política. Este es el puerto de llegada en la larga travesía de esta hermosa aventura que se llama Europa.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.