• 30 octubre 2015

    |

    Categoría : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    La sala de máquinas del encuentro EUROsociAL

    Cada encuentro anual de EUROsociAL ha tenido su sala de máquinas. En Lima fue la habitación 212; en Bruselas, la oficina “antena” de FIIAPP; en Antigua, nos dejamos llevar por los pasillos y claustros del Centro de Formación; y finalmente, en Madrid, ha sido la sala Octavio Paz.

    imagen_blog
    Sala de máquinas del encuentro

    Cada lugar tiene su propio anecdotario. En Lima nos reuníamos después de cenar hasta altas horas de la madrugada en un ambiente más parecido a la redacción de un periódico que a una habitación de hotel. Allí, el teléfono dejaba de sonar a las dos de la madrugada… pero a las cinco ya estaba timbrando de nuevo. Quien les escribe era el “huésped”. En Bruselas, la tensión se apoderó de la oficina de FIIAPP dos horas antes del inicio del “EUROsociAL Meeting” con la Comisión Europea. 120 minutos para comenzar y todavía montando bolsas. La capacidad de improvisación made in EUROsociAL y un productor cinematográfico multifacético que llenó su Fiat Panda hasta las trancas de materiales, nos salvaron justo antes del “toque de campana”. En Antigua, la belleza y elegancia de la ciudad colonial y la solemnidad de los claustros del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús (actual Centro de Formación), nos impregnó de tal manera que la preparación y el desarrollo del encuentro fluyó sin sobresaltos.

     

    Y llegamos a Casa de América, en pleno centro de Madrid. El lunes 19 de octubre de 2015 comenzó el último encuentro de EUROsociAL, y desde muy temprano la sala Octavio Paz, la oficina desplazada, fue escenario de tensión, risas, lágrimas, alegría y desesperación en una auténtica montaña rusa de emociones. Eva, Dani, Federica, Clara, Darío, Matteo, Sergio, Laura, David, Danae y otras muchas personas se cruzaban en tiempo y espacio desde el alba hasta el anochecer, cohabitando con las leyendas del Palacio de Linares. Allí, casi sin saberlo, todos jugábamos en el mismo equipo.

     

    Como escribió el autor que da nombre a un lugar que quedará grabado en la memoria de EUROsociAL, “el amor nace de un flechazo; la amistad del intercambio frecuente y prolongado”. No sabemos si surgió el amor, pero lo que está claro es que la amistad encontró su sitio en la sala Octavio Paz.

    Hasta pronto,

    Enrique Martínez, responsable de comunicación de EUROsociAL

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.