• 26 agosto 2014

    |

    Categoría : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Respuesta ante una crisis epidemiológica en los países del Mediterráneo

    José Jaime de Domingo, director técnico del proyecto MEDIPIET en el Instituto de Salud Pública Carlos III, explica en este artículo los objetivos y acciones a desarrollar por el programa que dirige y que tiene como objetivo formar a los países del mediterráneo para intervenir en caso de una crisis epidemiológica.

    imagen_blog

    La reciente epidemia de Ébola en África del Oeste, junto con otras alertas sanitarias como MERS-Cov en Oriente Medio y el aumento de casos notificados de polio en lugares donde se había declarado eliminado, demuestra la importancia de desarrollar procedimientos estandarizados de prevención y control de enfermedades en la Región con el fin de implementar una respuesta internacional coordinada frente a estos riesgos para la  salud pública.

    Como es de todos sabido, las amenazas biológicas no tienen fronteras y el notable incremento del trasiego de personas, animales y mercancías que se está produciendo en todo el mundo, nos hacen cada vez más vulnerables a los riesgos biológicos.

    El  Programa Mediterráneo para la Formación en Epidemiología de Campo, MediPIET, es un programa de cooperación en Salud Pública dirigido a formar epidemiólogos en los países no pertenecientes a la UE que forman parte de la cuenca Mediterránea.

    La iniciativa de crear este programa de formación surge de la demanda de los países socios para paliar sus déficits en personal cualificado a la hora de hacer frente con solvencia a las amenazas  epidemiológicas que pudieren afectar a sus países o países aledaños y a la necesidad de armonizar la respuesta técnica, entre ellos y con la UE, utilizando procedimientos comunes y canales de comunicación unificados y entendibles, es decir, hablar un mismo “idioma epidemiológico” en todo el Mediterráneo.

    La Comisión Europea (CE), como pilar de la Unión Europea (EU) encargada de llevar a cabo las políticas de salud y de cooperación para el desarrollo es quien financia el Programa a través de la Dirección General de Desarrollo y Cooperación (EuropeAid-DEVCO). DEVCO aporta las pautas, sinergias y complementariedades necesarias para que el Programa sea reconocido, apreciado y aprehendido por los países participantes, mientras que la DG de Salud y Consumo, DG SANCO, a través del Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha generado y aportado los conocimientos científicos y técnicos para que la ejecución del Programa consiga los resultados de mejora en cantidad y calidad de los epidemiólogos de campo en los países socios del Programa.

    MediPIET es un proyecto de cooperación en seguridad sanitaria que se enmarca en las políticas de cooperación internacional de la UE y en el Instrumento de Estabilidad[1], a través de la activa participación de los Centros de Excelencia NRBQ[2]  y que beneficia a: Albania, Armenia, Argelia, Bosnia i Herzegovina, Egipto, Georgia, Jordania, Kosovo, Líbano, Libia, Macedonia, Marruecos, Moldavia, Montenegro, Palestina, Serbia, Túnez y Ucrania. Además, Israel y Turquía participan como observadores.

    España es líder del proyecto a través de un Consorcio formado por la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), institución vinculada a la cooperación internacional, cuyos principales cometidos en este Proyecto son la interlocución con la Comisión Europea, llevar a cabo las tareas técnicas, logísticas y hacer el seguimiento presupuestario, y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), vinculado al desarrollo de las políticas de salud pública y cuya principal tarea en el Proyecto es la de asesoramiento científico-técnico de las actividades, principalmente las de formación de epidemiología de campo.

    Dentro del ISCIII, es el Centro Nacional de Epidemiología quien se responsabiliza de las tareas anteriormente mencionadas, en coordinación con el ECDC, organismo europeo que asume la coordinación científica.

    Los Objetivos que el Programa se ha propuesto cumplir son los siguientes:

    1. Constituir una red de epidemiólogos y formadores en epidemiologia de campo de las instituciones de salud pública de los países participantes, con el fin de reforzar la capacidad de respuesta ante amenazas para la salud pública en el marco del Reglamento Sanitario Internacional.

    2. Formar epidemiólogos de campo a cargo de las actividades esenciales de salud pública para la prevención y el control de las enfermedades infecciosas y otros riesgos, con un lenguaje común en la región.

    3. Promover la colaboración, el intercambio de experiencias y conocimientos entre los países de la cuenca del Mediterráneo, y el compromiso hacia la sostenibilidad de los programas nacionales y regionales, para garantizar las capacidades de profesionales cualificados en  salud pública para responder a los desafíos sanitarios nacionales y transfronterizos.

     


    [1]Financia aquellas políticas que deben contribuir a la preparación y a la reacción ante las crisis de origen natural o humano, así como a la rehabilitación de los países tras una crisis o una situación de inestabilidad.
    [2]CBRN CoE (Centros de Excelencia nuclear, radiológico, biológico y químico): iniciativa de la UE financiada por el Instrumento de Estabilidad.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.