• 28 octubre 2016

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Intercambio de experiencias y formación especializada en la cooperación internacional

    La Directora Información y Programas Especiales de la FIIAPP, Isabel Ramos Talma, reflexiona sobre los beneficios del intercambio de experiencias y conocimientos de expertos de diferentes regiones en la cooperación internacional.

    Llevamos unos largos meses de duro trabajo. Muchas reuniones, consensos y negociaciones para conseguir alcanzar nuestro objetivo: traer expertos latinoamericanos a nuestras instituciones españolas para compartir a través de nuestros expertos, nuestro saber hacer, nuestras experiencias y conocimientos a través de nuestros expertos.

     

    Pero, ¿qué es lo que realmente hace de este intercambio una experiencia increíble?

     

    Tras asistir a varias inauguraciones y cierres de seminarios de diversa índole, como por ejemplo sobre derecho registral, tratamiento de aguas residuales, innovación social, fiscalidad internacional o lucha contra el fraude fiscal; se llega a la conclusión de la enorme utilidad de este tipo de actividades.

     

    Actividades que podríamos denominar de intercambio cultural especializado, y que dan como resultado la creación de redes de expertos que van mucho más allá de los simples conocimientos. Acaban derivando en lazos personales inseparables y en lazos institucionales que se convierten en redes de intercambio profesional y cultural.

     

    Esta conclusión nos hace reconciliarnos una vez más con nuestro trabajo, si es que en algún momento teníamos dudas de lo que se consigue a fuerza de esfuerzo y con mucho tesón.

     

    Nos hace volver a creer en nuestras pequeñas aportaciones en el marco de la cooperación internacional al desarrollo, siempre centradas en el fortalecimiento institucional, a través de la cooperación técnica y la movilidad de expertos.

    29860102911_d17b3f0bed_k

    Nos hace confirmar también que estas acciones son importantes, ya que ponen de manifiesto, una vez más, que quienes comparten experiencias y conocimientos son las personas que conseguimos reunir durante unas semanas en torno a una temática concreta, siempre prioritaria para la cooperación española.

     

    Pero no nos quedemos ahí. Aún podemos ir más lejos y ser más ambiciosos con nuestras expectativas ya que ponen de manifiesto, que con estas iniciativas fomentamos que se comparta una gran dosis de cultura y confianza en las instituciones de países diferentes.  Porque en la FIIAPP trabajamos para las personas, y de esta forma mejoramos la calidad de vida de los ciudadanos; que a fin de cuentas, es nuestro objetivo final.

     

    Resulta siempre gratificante poder constatar de primera mano, a través de las experiencias directas, escuchadas en primera persona de nuestros invitados y colaboradores, que el esfuerzo ha tenido una recompensa, que la recompensa te está hablando y solicitando que continúes trabajando en esta dirección y que con mucho esfuerzo, aunque no con tanto dinero, se pueden alcanzar grandes y ambiciosos objetivos.

     

    Todo esto nos anima a seguir sumando esfuerzos y trabajando día a día para mejorar nuestras instituciones a través de las personas. Con ello, nosotros también progresamos y nos convertimos en mejores personas e instituciones.

     

    Por Isabel Ramos, Directora de Área de Información y Programas Especiales

  • 30 junio 2016

    |

    Posteado en : Entrevista

    |

    “El trato entre iguales, es muy importante para que sigan confiando en nosotros”

    El Director de Relaciones Internacionales del Colegio de Registradores nos habla de las oportunidades de colaboración con la FIIAPP y del potencial de la cooperación con América Latina

    En el marco de un monográfico formativo realizado en las oficinas de la FIIAPP en Madrid, Fernando Pedro Méndez González, Director de Relaciones Internacionales, responde a nuestras preguntas sobre la función del Colegio de Registradores de España en el ámbito internacional. Hablamos sobre las aportaciones del colegio en países como Cuba y Colombia, y sobre las oportunidades de trabajo con el resto de la región.

     

    ¿Por qué es importante la cooperación internacional del Colegio de Registradores con los países de América Latina?

    Una de las condiciones para que cualquier país entre en la Unión Europea es que tenga un sistema legislativo solvente. Por qué es tan importante esto, porque un buen sistema legislativo garantiza que los derechos que existen sobre los inmuebles de un país puedan ser utilizados, por ejemplo, como garantía de créditos hipotecarios; y esto permite tener recursos para iniciar actividades empresariales o profesionales.

     

    Pero esto no se puede hacer si las titularidades no están claras y son fácilmente trasmisibles. Y esto, en un entorno de contratación impersonal en un mundo compuesto por millones de personas es muy difícil, y requiere una tecnología muy específica y muy sofisticada que son los registros de la propiedad. Si los registros se desarrollan el mercado inmobiliario se desarrolla. Todo esto tiene, por tanto, una repercusión enorme en el desarrollo económico de un país.

     

    ¿Cuáles son los fuertes del Colegio de Registradores del Registro español?

    El principal activo que tenemos es nuestra reputación. El prestigio del sistema registrador español y del Colegio de Registradores es muy alto. Esta es la razón fundamental por la que instituciones de otros países se dirigen a nosotros.

     

    No tanto porque nuestros sistemas registrales se parezcan, como es el caso de Cuba o Puerto Rico; sino porque creen que nosotros les podemos aportar innovaciones, etc.

     

    Además, nosotros vamos a otros países de una manera absolutamente respetuosa. Es decir, no vamos a imponer nada. Lo que vamos es a contestar las preguntas que nos hagan o a hacer las sugerencias que nos parecen oportunas, a la vista de lo que estamos viendo. Y yo creo que este trato entre iguales, por así decir, es muy importante para que ellos sigan confiando en nosotros.

     

    ¿En qué podría colaborar un colegio como el de Registradores con una Fundación como la FIIAPP?

    La FIIAPP es una rara avis buenísima porque está dedicada precisamente al fortalecimiento institucional, maneja fondos importantes con este objetivo y el Colegio de Registradores tiene, precisamente por objetivo, el fortalecimiento institucional en el área del registro de la propiedad, el registro mercantil, el registro de bienes inmuebles, y los temas fiscales relacionados con estos registros, lo que constituye un aspecto institucional básico.

     

    Por lo tanto somos dos instituciones llamados a entendernos y a colaborar lo más intensamente posible.

     

    ¿Qué pueden aportar los Registradores en Cuba?

    En el caso de Cuba venimos colaborando desde el pasado en el tema de la liberalización de la propiedad en el país y ahora mismo en el desarrollo de su sistema registral en tres áreas: formación de capital humano, transferencia de tecnología y asesoramiento legislativo. Siempre en la medida en la que nos lo demanden.

     

    Existe un convenio firmado con el gobierno cubano que ahora está pendiente de ejecución. Y que queremos desarrollar en las próximas semanas.

     

    Lo primero que se va a desarrollar es la formación de capital humano con un curso para unos 25 registradores cubanos que ya están trabajando para que se familiaricen con las tecnologías que estamos usando. Para que vean cómo funcionan los registros españoles, y cuáles son las prestaciones que pueden obtener de un registro para que, en el caso de que lo consideren interesante, lo apliquen allí.

     

    ¿Y en el caso de Colombia?

    El caso de Colombia está todo pendiente del escenario post conflicto. Digamos que hay un montón de energías que están en este momento a la espera de que, efectivamente, surja el escenario post conflicto.

     

    Y aquí estamos colaborando en una política de vivienda accesible. Queremos colaborar, porque nos han pedido hacerlo, en relación a, en qué medida, el desarrollo registral podría colaborar a la regularización de las tenencias de propiedad alteradas como consecuencia de tantos años de conflicto.