• 30 abril 2020

    |

    Categoría : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    El futuro lo tejemos juntos

    Shedy Plaza, del programa Eurosocial+, nos hace partícipes de sus pensamientos durante el confinamiento. Un texto que nos invita a abrir nuestras mentes a una reflexión serena y profunda sobre los cambios que podría implicar la pandemia y la necesidad de que la cooperación siga contribuyendo a construir un futuro mejor.

    imagen_blog
    Fotografía de la autora del artículo, Shedy Plaza

    En la casi séptima semana de mi confinamiento, desde mi recién descubierto y permanente espacio no elegido en el que, por motivos ajenos a mi voluntad, tengo que trabajar, asisto exhausta e incluso incrédula por momentos al despropósito causado por el llamado El COVID-19, comúnmente, llamado Coronavirus.

    A veces quiero despertar de semejante pesadilla y no puedo, quiero soñar que es una novela o una película de ciencia ficción pero no es así, es real, estoy siendo espectadora de los aspectos más sórdidos y desagradables del envite que nos está haciendo perder todo lo que habíamos logrado, todo lo que habíamos soñado o lo que queríamos alcanzar. Y me pregunto ¿y ahora qué?

    Me cuesta pensar que tan Coronado bicho nos conduzca hacia lo que el mundo anglosajón llama appeasement (apaciguamiento) ser espectadores de lo que está pasando sin hacer nada  o casi nada y nos conduzca hacia un idealismo que haga chocar la realidad y al desengaño. La realidad de lo que estamos viendo y/o padeciendo cada uno en nuestros propios contextos y el desengaño  de esperar que cambien las cosas y quedarnos a la espera permanente.

    Hace ya algunos meses tuve el privilegio de asistir a una actividad  organizada por EUROsociAL + en Antigua Guatemala, en la que puede presenciar como diferentes actores sociales de diferentes ámbitos sociales, políticos y culturales,  conversaban, comparaban  y exponían como en diferentes países y diferentes contextos, la desigualdad, la desconfianza, la falta de transparencia, los recursos y desniveles de riqueza e incluso la corrupción empañaban las democracias, generando falta de confianza en las Instituciones y al mismo tiempo compartían y buscaban sinergias para seguir luchando por un  proyecto común.

    Nuevos actores, nuevos espacios,  siempre han marcado los lineamientos del programa y en general de la Fundación y en esos lineamientos y espacios está, precisamente, el tejido que se nutre de la cooperación, la solidaridad y la ayuda mutua, donde la estabilidad y la moderación producen y  producirán transformaciones sociales quizás nunca imaginadas, donde la sobriedad y la verosimilitud se basaran en la realidad cotidiana, alcanzada dando pequeños grandes pasos y siempre con un realismo que describa la realidad social donde vivimos, tejiendo confianza, basada en la igualdad de oportunidades, el sentido de pertenencia y la solidaridad,  siendo tejedores de esa confianza que nos espera, que nos invita a seguir trabajando por nuestro futuro entre pares  y por el de los demás.

    Nos esperan nuevos retos, nuevos propósitos, nuevos horizontes, nuevas metas.   De eso se trata, de no soñar, de no idealizar, sino de tejer el futuro juntos, de acompañar demandas estratégicas, seguir sumando y apoyando las redes y planes de trabajo, donde la cooperación en este caso, como elemento vital y esencial, como recurso, nos hace agruparnos y compartir el mismo telar, ahora más que nunca.

    Shedy Plaza, técnica de apoyo de la oficina del programa  EUROsociAL +

     

    Las opiniones vertidas en este blog son exclusiva responsabilidad de la persona que las emite.