• 18 junio 2020

    |

    Categoría : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La cooperación internacional es un instrumento muy útil para los países que deseen realizar reformas en materia de seguridad”

    Entrevistamos a Julio Bueno, Inspector de Policía y experto en gestión de masas del proyecto MYPOL en Myanmar

    imagen_blog

    El especialista nos relata cómo trabaja el proyecto MYPOL junto a la Policía Nacional de Myanmar. MYPOL es un proyecto gestionado por la FIIAPP y financiado por la Comisión Europea que tiene como como objetivo modernizar y mejorar la capacidad institucional de los cuerpos policiales de este país, promoviendo la igualdad de género y el respeto a los derechos humanos.

    ¿Podrías explicarnos en qué consiste el proyecto de MYPOL, sus objetivos y cómo se inserta el componente de Control de Masas en él?

    El objetivo general del proyecto es contribuir a la modernización de la Policía de Myanmar a través de una aproximación más preventiva, equilibrada y profesional, basada en las mejores prácticas internacionales, con un cuidado especial en el respeto a los derechos humanos. Específicamente se pretende contribuir a un efectivo, eficiente y responsable servicio Policial, en el que las diferentes comunidades confíen.

    Desde el punto de vista de funciones operativas de la Policía, el proyecto pretende apoyar el desarrollo de un modelo policial de servicio público, incluyendo una especial sensibilidad de género, en tres áreas principales, la policía de proximidad, las unidades de investigación, que conocemos en España como policía judicial y policía científica, y finalmente el control de masas, entendido en sentido general, más próximo a la seguridad ciudadana.

    En el tema específico de “control de masas”, el resultado esperado del proyecto es literalmente “reforzar la capacidad de la Policía de Myanmar de manejar diferentes tipos de masas de acuerdo con los estándares internacionales de derechos humanos”. En este sentido, masas no se refiere solo a manifestaciones o concentraciones. El concepto legal de masa en Myanmar es la reunión o coincidencia de cinco o más personas en cualquier lugar. En ese sentido nos hemos adaptado completamente a la legislación y a la situación de Myanmar para desarrollar un programa que conduzca al cumplimiento del objetivo del proyecto.

    ¿Qué diferencias existen entre el sistema de gestión de masas de Myanmar y el de España?

    Hay muchas diferencias entre el sistema de Myanmar y el español. Para empezar, en España existen dos cuerpos nacionales y varios autonómicos que realizan esas funciones, en Myanmar hay un solo cuerpo policial que realiza todas ellas. España realizó hace más de veinte años una transformación a un modelo de servicio público. En Myanmar se está realizando ahora ese proceso, dando los primeros pasos, partiendo de un modelo militar, dirigido por mandos militares. Con carácter general, en seguridad ciudadana, la Policía de Myanmar está evolucionando a un modelo de servicio público, similar al español, partiendo desde un modelo basado en la vigilancia y la ocupación de lugares clave.

    En cuanto al modelo de orden público, o control de masas en el sentido de control de concentraciones y manifestaciones, el modelo español y el de Myanmar son muy diferentes. España adoptó un modelo flexible y móvil, común en los países mediterráneos. Myanmar originariamente seguía un modelo heredado de la administración colonial, de origen británico, y durante el proyecto anterior a éste se volvió a elegir el modelo británico, participando en su formación policías belgas, británicos, alemanes y polacos.

    Para este proyecto, una de las condiciones iniciales obligatorias consistía en no cambiar el sistema elegido en el proyecto anterior. Para mejorarlo y crear una base sólida, legal y operativa, que fuera a la vez eficiente y pueda perdurar en el tiempo, elegí el sistema estándar de ONU, impartido por formadores entrenados y cualificados por ONU para enseñar esas técnicas y sistemas.

    ¿Y cuáles son las diferencias y similitudes entre las unidades que realizan la gestión de masas en España y en Myanmar?

    La primera y fundamental es el número de cuerpos, la policía de Myanmar realiza las funciones que en España realizan la Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas, policías locales, policía portuaria y el servicio de vigilancia aduanera. La policía de Myanmar es de origen y estructura militar, muchos de sus mandos provienen directamente de unidades militares, sin formación policial.

    Las unidades de control de masas, denominadas de seguridad, tienen muchas más funciones en Myanmar y tienen una estructura similar, organizadas en distritos y patrullas. Otra gran diferencia son los medios disponibles, equipamiento, transporte, que son muy escasos. Aunque algunas unidades son similares en estructura y funciones, la formación es muy distinta, sobre todo en los escalones más bajos, en los cuales la preparación en España es muy superior, más específica y larga.

    En cuanto a la igualdad de género en la organización, el caso de Myanmar es muy particular comparado con el español. En España no hay ninguna restricción al acceso de mujeres a todos los puestos y servicios y además hay políticas activas para fomentar la integración. En Myanmar, la presencia femenina en la organización es similar a la española, alrededor de un 13%, pero no tienen acceso a las unidades especiales de orden público. Sin embargo, en la unidad especial de la policía, con la que también trabajamos, la presencia femenina es elevada y muy activa, sin restricciones, mientras que en España, y el resto de países occidentales, es muy reducida o no existe. A pesar de las diferencias, dificultades y pequeñas resistencias a los cambios, la tendencia general es a la plena integración futura.

     ¿Cuáles son los retos de llevar a cabo este tipo de fortalecimiento en un lugar como Myanmar?

    Myanmar ha sido un país aislado del mundo por muchos años, con una cultura y valores muy diferentes y arraigados. El mayor reto ha sido ganarse la confianza de las instituciones y mostrar poco a poco los beneficios de los nuevos modelos y sistemas. La dificultad para la comunicación, desde el punto de vista cultural y organizativo han estado siempre presentes.

    Desde el punto de vista exclusivamente policial, la fuerte estructura jerárquica y la necesidad de seguir una rígida cadena de mando para cualquier iniciativa, han sido un reto y una dificultad desde el primer día, pero creo que el proyecto ha conseguido adaptarse, como todo su personal, y superar, en la medida de lo posible, esas dificultades.

    ¿Y cuáles son los principales retos que enfrenta el país de cara a poder consolidar una reforma de la policía de Myanmar?

    Existen problemas y dificultades de todo tipo para realizar y consolidar una reforma policial. Hay que tener en cuenta que el país se encuentra en pleno debate sobre su propia naturaleza, con propuestas federalistas que podrían cambiar el panorama completamente. Las fuerzas armadas, que controlan el Ministerio de Interior y una cuarta parte del parlamento, son un actor esencial en cualquier proceso.

    A estos problemas políticos hay que añadir la presencia de numerosos grupos terroristas y criminales en las regiones periféricas, crimen organizado muy poderoso, entre otros. En relación con la igualdad de género, también está pendiente una plena integración de la mujer en todas las unidades y escalones de la estructura, sin restricciones. Cómo se vayan resolviendo esos problemas dará forma al modelo de administración, y por tanto, al modelo policial resultante.

     ¿Qué aporta en materia de seguridad la cooperación internacional al proyecto?

    El principal beneficio de la cooperación internacional es compartir la experiencia de las personas procedentes de diferentes lugares del mundo, que a su vez tienen una dilatada experiencia en misiones y proyectos, lo que aporta una visión global de los problemas, y con el tiempo, una aproximación similar a las circunstancias. La cooperación internacional difunde unos valores y técnicas que son aceptados internacionalmente, y por tanto cuentan con un apoyo de instituciones internacionales y el respaldo de los miembros de la comunidad internacional.

    En materia de seguridad, la cooperación internacional asegura la implantación de esos estándares, como las mejores prácticas internacionales y el respeto a los derechos humanos, dando un respaldo internacional a los países que han decidido abordar reformas en ese sentido, y han decidido también aceptar la ayuda de organizaciones o instituciones internacionales para llevarlas a cabo.

    Para las materias relacionadas con la seguridad, requerir la cooperación internacional es un instrumento muy útil para países que desean realizar reformas, pero cuentan con resistencias internas o problemas de otro tipo que hacen difícil su implementación, como culturales o económicos.

    ¿Cómo es el intercambio entre Administraciones Públicas españolas y de Myanmar en el marco de este proyecto?

    Las Administraciones Públicas españolas han apoyado a este proyecto desde el origen, en primer lugar, cediendo a dos miembros del Cuerpo Nacional de Policía como Jefes de equipo del proyecto, en asignaciones sucesivas, y un experto principal para el componente de control de masas que permanece desde el inicio del proyecto.

    Para las actividades que se han realizado, el Cuerpo Nacional de Policía ha cedido en comisión de servicio, en varias ocasiones, a otros 6 miembros del cuerpo, la mayoría de ellos con amplia experiencia internacional en misiones de ONU y UE. El apoyo de instituciones ha sido esencial para el buen desarrollo de las actividades que se han realizado hasta ahora.

    ¿Cómo se puede ver beneficiada la ciudadanía de Myanmar gracias a este proyecto?

    La ciudadanía es el principal cliente del servicio policial. La orientación de la función policial hacia el servicio público, y el hecho de que se base en mejores estándares internacionales y el respeto a los derechos humanos, suponen un beneficio claro para cualquier sociedad.

    En el caso particular de Myanmar se ha visto un claro cambio en la manera en la que se solucionan muchos conflictos, con una muy significativa reducción en el uso de la violencia y un incremento del diálogo policial con actores sociales. Esto es algo completamente nuevo en Myanmar, de lo cual el proyecto anterior y MYPOL son responsables en gran medida. Nuestro trabajo ha impulsado cambios en muchos aspectos, desde el comportamiento individual hasta la estructura de unidades o la creación de otras nuevas.

    Un buen ejemplo de esto es la Policía Marítima, la cual ha participado en varias actividades de manera entusiasta, apoyando al proyecto en todo momento. De acuerdo con su responsable, el mero hecho de realizar actividades de formación visibles en el puerto de Yangon ha reducido considerablemente los delitos en la zona, incluyendo robos, contrabando, entre otros.

     

    Las opiniones vertidas en este blog son exclusiva responsabilidad de la persona que las emite.