• 12 noviembre 2020

    |

    Categoría : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Nos importa la gestión de los ingresos, pero lo que más importa es la salud

    El programa Intercambio de expertos Cuba-Unión Europea II, financiado por la Unión Europea y gestionado por la FIIAPP, trabaja con la Oficina Nacional de Administración Tributaria de Cuba (ONAT). El Vicejefe de la Oficina, Reinaldo W. Alemán Mondeja, nos habla de cómo ha adaptado su trabajo a la pandemia de la COVID19

    imagen_blog

    ¿Qué medidas ha adoptado la ONAT para seguir trabajando durante la pandemia? 

    La ONAT, no sólo no ha interrumpido el trabajo, sino que lo ha intensificado y transformado durante este período de pandemia en que nos encontramos.  

    El Ministerio de Finanzas y Precios estableció un conjunto de medidas tributarias y financieras para el enfrentamiento a la COVID19, dirigidas principalmente a tres temas: las garantías salariales a los trabajadores interruptos del sector empresarial, las adecuaciones para el pago de los tributos a las personas naturales y también para el pago de los tributos a las personas jurídicas 

    Para garantizar su cumplimiento, desde la ONAT hemos diseñado un sistema de trabajo que incluye las acciones siguientes: Videoconferencias con directivos de la Oficina; partes semanales para monitorear el nivel y control de las suspensiones de actividades; rebajas de cuotas; aplazamientos de pagos y su impacto en la recaudación; revisión del estado de la recaudación de ingresos y rediseño de las acciones de control fiscal. 

    Además, se han tomado unas medidas generales para la prevención de la enfermedad en las dependencias de la ONAT. A modo de ejemplo, diariamente se realiza un seguimiento de todos los trabajadores para identificar posibles manifestaciones de la enfermedad; labores de desinfección en los locales y vehículos de la oficina; y se garantiza un adecuado flujo de aire y ventilación. También se ha potenciado el trabajo a distancia y el teletrabajo limitando la actividad a lo estrictamente necesario evitando reuniones, capacitación presencial y cualquier otra actividad que implique la aglomeración de personas. 

    ¿Qué se ha hecho para prevenir y evitar la propagación de la COVID19? 

    Nuestra prioridad ha sido el cumplimiento de las medidas relacionadas con la prevención e higienización para proteger a los trabajadores. Así mismo, se ha evitado por todas las vías la afluencia de personas a las oficinas. En casos en los que ha sido indispensable, se ha priorizado la atención a los contribuyentes adultos mayores, para evitar prolongar su estancia en nuestros locales.  

    Se han establecido y potenciado el uso del correo electrónico y la comunicación telefónica para realizar diferentes gestiones y se ha habilitado una línea directa para la atención a los contribuyentes en todas las oficinas municipales, provinciales y centrales. Por ejemplo, en el caso de las personas jurídicas, las solicitudes de los aplazamientos se hacen obligatoriamente por correo electrónico. 

    Otras medidas a resaltar han sido las dedicadas a la divulgación a la ciudadanía de todas las acciones emprendidas. A través de los diferentes medios de comunicación, se han dado a conocer los teléfonos y direcciones de todas las oficinas del país, así como una aplicación informática que facilita el contacto de la persona usuaria con la ONAT. También se han difundido a través de redes sociales y sitios web, la posibilidad de solicitar aplazamientos de pagos informando los datos obligatorios para estos trámites. 

    Y también hemos incrementado las acciones de comunicación en las redes sociales y en nuestro sitio web, dirigidas al enfrentamiento de la COVID19, a través de mensajes tales como: “Evite acudir a las oficinas de la ONAT, contáctenos por teléfono o correo electrónico. Protegiéndose usted, nos protegemos todos”, o “Utilice la vía electrónica de las pasarelas de pago del Banco, cuide su salud y la de su familia”. Como Oficina Nacional de Administración Tributaria nos importa la gestión de los ingresos, pero lo que más nos importa es la salud de la ciudadanía. 

    ¿Cuál ha sido la respuesta de la ciudadanía? 

    El grado de aceptación que han tenido estas medidas en la población ha sido favorable. Por ejemplo, el servicio de: consultas@onat.gob.cu, ha sido muy utilizado. Hemos respondido a un número bastante alto de preocupaciones y dudas acerca de las novedades que se han dado por esta situación. Antes en Cuba habíamos tenido eventos, más bien de tipo meteorológico, que habían afectado a determinadas zonas del país, pero no de una forma tan generalizada como con esta pandemia.   

    Ha tenido mucha aceptación el canal de Telegram de la ONAT, que cuenta hoy día con un gran número de suscriptores, las noticias que se cuelgan en la web, así como los perfiles institucionales de la ONAT en Facebook, Youtube y Twitter. Estamos usando las redes sociales, muchas infografías y pequeños vídeos que explican los procesos a realizar.  

    Realmente, puedo decir que el trabajo realizado por la ONAT ha sido muy bien acogido y pienso que ha sido por la seriedad en la respuesta de esas consultas y por todos los esfuerzos realizados para facilitar los trámites a la ciudadanía en todo nuestro territorio.  

    El programa intercambio de expertos trabaja con la ONAT en diferentes ámbitos ¿Considera que la colaboración del programa en materia de digitalización ha favorecido en la adaptación de la Oficina a la pandemia? 

    Tanto el trabajo en digitalización de procesos como la adquisición del equipamiento informático a través del programa han resultado clave en estos momentos.

    La adquisición de la tecnología para la realización de videoconferencias ha sido decisiva, ya que no solo nos está sirviendo para conectar con las provincias y gestionar los distintos trámites con ellas, sino que también nos ha servido para conectarnos a nivel internacional, por ejemplo, con el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT). 

    Pero lo más importante no ha sido solo eso. El sistema de videoconferencias ha servido también para capacitar a distancia a nuestro personal hasta el último municipio de Cuba, indicar, intercambiar, supervisar y controlar, ante la imposibilidad de movilidad por las provincias.  

    Consideramos de gran importancia la diversificación de actividades que se han desarrollado en el marco del Programa Intercambio de expertos Cuba -Unión Europea II: talleres en Cuba o en otros países, pasantías en el exterior, participación en eventos nacionales e internacionales, intercambios en conferencias con organismos internacionales, así como los encuentros que hemos tenido entre las instituciones que formamos parte del Programa. Todo eso ha ayudado a elevar el nivel profesional técnico y la capacidad innovadora de nuestros especialistas y personal funcionario y directivo. Todo esto se ha conectado con algunas medidas implementadas en esta fase de la COVID, por ejemplo, estamos trabajando en la mejora de servicios al contribuyente en lo referente al pago de impuestos online, poniendo en marcha algunas aplicaciones informáticas y métodos, cuyo conocimiento ha sido adquirido en las actividades del Programa.  

    Realmente es una necesidad seguir buscando soluciones a los problemas que se nos van presentando. Si hemos sido capaces de dirigir una sesión administrativa de la Asamblea del CIAT, de capacitar a nuestra gente… todo de manera virtual, estamos seguros de que podremos seguir acometiendo acciones de capacitación en el marco del Programa. 

    Hasta el momento no hemos dejado de trabajar y se ha hecho mucho por el bien del contribuyente, de la nación y de nuestra propia organización. Hemos tenido experiencias muy valiosas que han llegado para quedarse, así que estamos seguros de que el Programa continuará contribuyendo en todos los aspectos a que nuestra organización y nuestro país sigan saliendo adelante.   

    Les reitero el placer de formar parte de este equipo y de contar con el apoyo de la FIIAPP en este camino. 

    Las opiniones vertidas en este blog son exclusiva responsabilidad de la persona que las emite.