• 20 febrero 2020

    |

    Categoría : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Cuando la acetona se convierte en droga: ¿Cómo se controlan los precursores de explosivos y estupefacientes?

    Entrevistamos a Jose Luis Martin, jefe de servicio del área precursores del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). La FIIAPP trabaja con esta institución a través de proyectos como COPOLAD, un programa de cooperación entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea en políticas sobre drogas.

    imagen_blog
    José Luis Martín, jefe de servicio del área precursores del CITCO

    ¿Qué son los precursores?

    El precursor es aquella sustancia que interviene de cualquier manera en un proceso químico, bien para fabricar drogas, estupefacientes, psicotrópicos o bien para fabricar explosivos. Existen estos dos tipos de precursores que están regulados por su propia normativa específica.  Los precursores de droga por un lado y los precursores de explosivos por otro.

    ¿En qué contexto se utilizan unos y otros? 

    A nivel histórico, tenemos lacras tanto en España como a nivel internacional. Hablamos del tráfico de drogas y del terrorismo.

    En referencia al tráfico de drogas, los precursores son sustancias imprescindibles para fabricar drogas desde los procesos primarios hasta prácticamente cuando se pone esa droga a disposición del consumidor.

    En referencia a los precursores de explosivos, ahora estamos viendo que, a nivel internacional, a través de las guerras de Irak, de Siria, Afganistán… ha habido una gran evolución a la hora de confeccionar explosivos partiendo de sustancias de lícito comercio.

    Entonces, los precursores no solo tienen un uso ilícito…

    No, ni mucho menos. Los precursores de drogas y de explosivos tienen un uso absolutamente lícito y legal. Los precursores de drogas, por ejemplo, tienen un uso absolutamente difundido extenso a nivel industrial. Por ejemplo, en sectores como la medicina, veterinaria, el papel, la depuración de aguas, etc.

    En cuanto a los precursores de explosivos, prácticamente igual. La única diferencia es que los precursores de explosivos tienen un uso también particular, por ejemplo en actividades como aeromodelismo, limpieza de agua, etc. Es decir, tienen un uso muy difundido tanto a nivel industrial como a nivel profesional o incluso particular.

    ¿Cualquier persona puede acceder a estos precursores?

    No, los países y sus legislaciones tienen que poner unos límites a ese uso y a esa adquisición. En el caso de los precursores de drogas no es sencillo adquirirlos. Hay unas connotaciones muy particulares. Actualmente la legislación europea y por ende la española marca tres categorías dentro del control de precursores de drogas. La categoría 1 es la que regula precursores que son prácticamente drogas en sí ya que una mera manipulación ya las convierte en drogas de consumo y por ello es una categoría de sustancias muy controladas y hace falta estar en posesión de una licencia para adquirirlos. Luego tenemos la categoría 2 que son sustancias prácticamente imprescindibles, como por ejemplo el permanato potásico, para fabricar cocaína. Los precursores de esta categoría requieren una inscripción en el registro siempre que se superen ciertas cantidades Y, por último, está la categoría 3, que tiene un uso muy difundido a nivel industrial, de venta libre y no se requiera ninguna habilitación especial.

    En relación con los precursores de explosivos, la legislación los incluye en anexos. El anexo I para sustancias potencialmente peligrosas, que a nivel industrial no hace falta ningún tipo de habilitación pero sí para su acceso a nivel particular. El particular que quiera adquirir un precursor de explosivos recogido en el anexo I del reglamento comunitario que regula estas sustancias, debe obtener una licencia que no es fácil de adquirir.

    ¿Qué ejemplos de productos básicos se pueden utilizar para hacer drogas o explosivos?

    La acetona es un producto que se utiliza como disolvente en infinidad de productos. Se utiliza para fabricar medicinas, fibras… pero también se utiliza ilegalmente para fabricar droga en casi todos los procesos. ¿Quién no tiene un bote de acetona en casa? Y como precursor de explosivos es un producto fundamental porque en combinación con otros productos, se puede hacer un explosivo. De hecho, podemos decir que hacer un explosivo es en realidad sencillo, pero afortunadamente, es bastante más compleja su manipulación y su conservación.

    ¿En qué momento se convierten en delito el uso de precursores y cómo se actúa ante ello?

    La legislación nacional define muy claramente los delitos que se pueden cometer con los precursores de drogas y de explosivos. Es decir, la mera tenencia de estos productos no constituye un acto delictivo. Lo que sí lo constituye evidentemente es si se puede acreditar que la tenencia está destinada a un uso ilegal. Nuestro trabajo como Policías y como Guardias Civiles, es acreditar si esa tendencia se va a destinar a un uso ilícito.

    Además de las fuerzas de seguridad, en este proceso de control intervienen muchos actores. No solo a nivel nacional. Hay muchos organismos y muchas personas implicadas en este control. Me gustaría recalcar que una parte fundamental de la labor es de los Estados Miembros de la Unión Europea. Periódicamente, cada vez con más frecuencia, se están convocando grupos de trabajo de especialistas tanto de drogas como de explosivos para ver a lo que nos estamos encontrando fuera de las fronteras europeas, por ejemplo, en Latinoamérica, o en África. Y lógicamente, conforme a esas reuniones que tenemos, se sacan conclusiones y se actúa.

    Últimamente estamos viendo de qué forma se pueden controlar los precursores sin perjudicar al comercio, ya que es algo fundamental. A nosotros, a nivel policial, nos gustaría tener todo fiscalizado, pero sabemos que no puede ser así por el comercio y la industria ya que son productos que, como decía, son de un uso absolutamente cotidiano y normal.

    Nosotros por nuestra parte y en íntima colaboración con la industria química, cuya labor de apoyo es absolutamente fundamental, estamos haciendo muchas reuniones de trabajo y reuniones informativas a la población y a los comercios.

    Me gustaría aprovechar también para decir que tenemos un teléfono permanente de información sobre transacciones sospechosas en el que estamos 24 horas los 7 días de la semana que es el 915 37 27 66 ahí cualquier duda o cualquier transacción sospechosa o algo que no nos cuadre de que un individuo ha ido comprar o se ha interesado por un producto susceptible de ser utilizado para fabricar explosivos, por favor, que descuelgue  el teléfono y que nos lo comunique y nosotros ya gestionamos todo esto.

    ¿Qué importancia tienen los precursores a nivel internacional y cómo se trabaja sobre ello?

    El control de estas sustancias tiene mucha repercusión internacional. Yo recuerdo la última reunión de COPOLAD hace un mes en Buenos Aires y era significativo la diferencia de control, y la trascendencia que se le da a estas situaciones dependiendo los países. Es decir, es muy importante aunar esfuerzos y que todos vayamos remando en la misma dirección.

    También es muy importante la inteligencia. Compartir inteligencia es absolutamente fundamental y en eso nosotros vemos en la perspectiva de la Unión Europea que todo está mucho más tasado y mucho más controlado. Pero también vemos las carencias de otros países que tienen dificultades o que no tienen un sistema aduanero establecido como tal o tienen una policía insuficiente, lo que nos afecta de alguna u otra manera a todos.

    Hay, por ejemplo, rutas de tráfico ilegal de drogas y los narcotraficantes, aprovechan las carencias de los países que las tienen. Por ello, es fundamental seguir con las reuniones de trabajo y que todos pongamos nuestras experiencias encima de la mesa para ir todos en el mismo sentido.

    Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.