• 02 julio 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La cooperación policial y judicial debe luchar contra la desinformación”

    El Inspector Jefe Diego Alejandro Palomino nos habla de las fake news, qué son, los problemas que generan y cómo han afectado en la actual crisis sanitaria de La COVID19

    Diego Alejandro Palomino durante la entrevista

    La FIIAPP, a través de algunos de los proyectos que gestiona, trabaja de la mano con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en la prevención y lucha contra todas las formas de delincuencia organizada transnacional. Una de estas formas de delinquir actualmente se hace a través de las nuevas tecnologías. Vamos a conocer un poco más a través del especialista de la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la Policía Nacional.

     

    ¿Qué son las fake news?

    Las “fake news” pueden definirse como informaciones creadas con apariencia real, pero con la intención de desinformar y con finalidades políticas, propagandísticas y/o económico-financieras.

    Todas las noticias que se engloban en la categoría de “fake new” buscan influir o manipular las ideas de los receptores, provocando confusión o engaño, y aprovechando circunstancias que favorecen el miedo, la incertidumbre y la precariedad de las personas, que las hacen más influenciables.

    Los elementos esenciales de éste tipo de noticias unen los conceptos de intencionalidad y falsedad.

    ¿Cuáles son los principales problemas que generan?

    El principal problema que genera una “fake new” es la desinformación. El tener conocimiento de ciertas informaciones suele generar malestar en los receptores de las mismas, que a su vez, puede derivar en la toma de decisiones.

    El estado de alarma y la problemática relacionada con la pandemia, está implicando una alta demanda de bienes, restricciones en la movilidad, ansiedad y miedo en las personas, así como las limitaciones en las cadenas de suministro.

    Todas las noticias que se generan en torno a todas y cada una de esas actividades o circunstancias, están siendo tomadas de modo absoluto, y más cuando muchas de ellas son contradictorias, lo cual genera una mayor incertidumbre. Esto, a su vez, provoca que las personas lleguen, incluso, a tomar menos precauciones a la hora de analizar la situación en la que se encuentran y que puedan tomar medidas mucho más arriesgadas que de costumbre.

    Otro problema a tener en cuenta, es que en muchas ocasiones, las informaciones no son contrastadas y son reenviadas o difundidas sin conocimiento de su veracidad, lo que contribuye a su rápida expansión y a generar un efecto de “veracidad por repetición”. De hecho, muy poca gente difunde una noticia falsa, siendo consciente de su falsedad.

    ¿Por qué son tan perjudiciales?

    Las noticias falsas suelen llegar a mucha más gente que la información veraz, pudiendo alterar el criterio para distinguir unas y otras. Apuntan normalmente a un sensacionalismo exagerado, que repercute de forma directa en la opinión de la gente. Este tipo de información por su naturaleza, contenido y objetivo, impide la creación de un juicio objetivo y racional, por tanto suponen una distorsión de la realidad y busca el desprestigio de informaciones contrarias, que condiciona la toma de decisiones.

    Llegados a un extremo máximo, este tipo de informaciones puede generar un efecto dominó, que derive en cambios sustanciales en diversos aspectos sociales, políticos, laborales y económicos.

    En diversos aspectos se puede llegar a afirmar que las noticias falsas contribuyen de alguna forma a la polarización de la sociedad y pueden llegar a ser consideradas como un ataque directo a la calidad de la democracia, influenciando sobre manera a la opinión pública

    ¿Cómo se detectan?

    A nivel de la Policía Nacional, se utilizan las dos herramientas fundamentales con las que se cuentan en la actualidad, debidas a la capacidad operativa sufrida por el estado de alarma, y a las funciones encomendadas de forma directa por las Instrucciones recibidas, consistente, fundamentalmente, en el ciberpatrullaje, que consiste en la monitorización de las redes sociales y el rastreo de actividades en la red, además, de la comprobación de las informaciones recibidas a través de la participación ciudadana.

    Toda la información recibida es comprobada, verificada y contrastada, emitiendo en cada ocasión las correspondientes notas informativas e informes que dan cuenta de los hechos y las gestiones practicadas.

    Además, a través de los diversos servicios policiales y de la Secretaría de Estado de Seguridad, se están emitiendo informes sobre control de las noticias falsas, como es el caso de los realizados por parte del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), órgano de coordinación y análisis del que participan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en España.

    ¿Ha habido un aumento de desinformación durante la crisis sanitaria?

    La desinformación en líneas generales ha aumentado de forma exponencial. Por un lado, en lo relativo a la poca información veraz y contrastable que se tiene sobre la propia enfermedad, que ha generado gran cantidad de información errónea en cuanto a los medios de contagio, exposición a la misma, métodos para evitar el contagio, formas de cura, llegando hasta el punto de generar fraudes en torno a remedios milagrosos e, incluso, a la vacuna del COVID-19.

    Pero, por otro lado, en torno a la enfermedad, se han generado una serie de necesidades sociales y económicas, que han generado el ofrecimiento de ayudas por parte de los gobiernos para paliarlas, que han generado nuevamente informaciones falsas sobre las formas en que se pueden obtener dichas ayudas, los requisitos para conseguirlas y, finalmente, los delincuentes han aprovechado tales circunstancias para generar climas idóneos para lanzar “ganchos” para captar a las víctimas y obtener sus datos personales y transmisiones económicas.

    ¿Qué papel juega la cooperación para hacer frente a este problema?

    La cooperación tiene un papel fundamental en la lucha contra cualquier actividad delictiva o aquella que anteponga los intereses de unos pocos para generar cambios transcendentales, ya sea en la sociedad o en la forma de vida de las personas.

    Los países deben ir de la mano, desde el momento en que la globalización supone una ausencia de barreras y fronteras en el intercambio de la información, el acceso rápido a la misma y, por tanto, el peligro que supone la expansión de informaciones incorrectas que se generalizan y que se convierten en fiables sólo por el hecho de la repetición.

    La cooperación policial y judicial debe luchar contra la desinformación, al igual que lo hace contra la delincuencia organizada, intercambiando experiencias y buenas prácticas, y promoviendo la publicidad de las actuaciones públicas en lucha contra las prácticas que pretenden subvertir los órdenes políticos establecidos, puesto que la desinformación confronta de forma directa contra la democracia y la libertad de las personas.

  • 18 junio 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La cooperación internacional es un instrumento muy útil para los países que deseen realizar reformas en materia de seguridad”

    Entrevistamos a Julio Bueno, Inspector de Policía y experto en gestión de masas del proyecto MYPOL en Myanmar

    El especialista nos relata cómo trabaja el proyecto MYPOL junto a la Policía Nacional de Myanmar. MYPOL es un proyecto gestionado por la FIIAPP y financiado por la Comisión Europea que tiene como como objetivo modernizar y mejorar la capacidad institucional de los cuerpos policiales de este país, promoviendo la igualdad de género y el respeto a los derechos humanos.

    ¿Podrías explicarnos en qué consiste el proyecto de MYPOL, sus objetivos y cómo se inserta el componente de Control de Masas en él?

    El objetivo general del proyecto es contribuir a la modernización de la Policía de Myanmar a través de una aproximación más preventiva, equilibrada y profesional, basada en las mejores prácticas internacionales, con un cuidado especial en el respeto a los derechos humanos. Específicamente se pretende contribuir a un efectivo, eficiente y responsable servicio Policial, en el que las diferentes comunidades confíen.

    Desde el punto de vista de funciones operativas de la Policía, el proyecto pretende apoyar el desarrollo de un modelo policial de servicio público, incluyendo una especial sensibilidad de género, en tres áreas principales, la policía de proximidad, las unidades de investigación, que conocemos en España como policía judicial y policía científica, y finalmente el control de masas, entendido en sentido general, más próximo a la seguridad ciudadana.

    En el tema específico de “control de masas”, el resultado esperado del proyecto es literalmente “reforzar la capacidad de la Policía de Myanmar de manejar diferentes tipos de masas de acuerdo con los estándares internacionales de derechos humanos”. En este sentido, masas no se refiere solo a manifestaciones o concentraciones. El concepto legal de masa en Myanmar es la reunión o coincidencia de cinco o más personas en cualquier lugar. En ese sentido nos hemos adaptado completamente a la legislación y a la situación de Myanmar para desarrollar un programa que conduzca al cumplimiento del objetivo del proyecto.

    ¿Qué diferencias existen entre el sistema de gestión de masas de Myanmar y el de España?

    Hay muchas diferencias entre el sistema de Myanmar y el español. Para empezar, en España existen dos cuerpos nacionales y varios autonómicos que realizan esas funciones, en Myanmar hay un solo cuerpo policial que realiza todas ellas. España realizó hace más de veinte años una transformación a un modelo de servicio público. En Myanmar se está realizando ahora ese proceso, dando los primeros pasos, partiendo de un modelo militar, dirigido por mandos militares. Con carácter general, en seguridad ciudadana, la Policía de Myanmar está evolucionando a un modelo de servicio público, similar al español, partiendo desde un modelo basado en la vigilancia y la ocupación de lugares clave.

    En cuanto al modelo de orden público, o control de masas en el sentido de control de concentraciones y manifestaciones, el modelo español y el de Myanmar son muy diferentes. España adoptó un modelo flexible y móvil, común en los países mediterráneos. Myanmar originariamente seguía un modelo heredado de la administración colonial, de origen británico, y durante el proyecto anterior a éste se volvió a elegir el modelo británico, participando en su formación policías belgas, británicos, alemanes y polacos.

    Para este proyecto, una de las condiciones iniciales obligatorias consistía en no cambiar el sistema elegido en el proyecto anterior. Para mejorarlo y crear una base sólida, legal y operativa, que fuera a la vez eficiente y pueda perdurar en el tiempo, elegí el sistema estándar de ONU, impartido por formadores entrenados y cualificados por ONU para enseñar esas técnicas y sistemas.

    ¿Y cuáles son las diferencias y similitudes entre las unidades que realizan la gestión de masas en España y en Myanmar?

    La primera y fundamental es el número de cuerpos, la policía de Myanmar realiza las funciones que en España realizan la Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas, policías locales, policía portuaria y el servicio de vigilancia aduanera. La policía de Myanmar es de origen y estructura militar, muchos de sus mandos provienen directamente de unidades militares, sin formación policial.

    Las unidades de control de masas, denominadas de seguridad, tienen muchas más funciones en Myanmar y tienen una estructura similar, organizadas en distritos y patrullas. Otra gran diferencia son los medios disponibles, equipamiento, transporte, que son muy escasos. Aunque algunas unidades son similares en estructura y funciones, la formación es muy distinta, sobre todo en los escalones más bajos, en los cuales la preparación en España es muy superior, más específica y larga.

    En cuanto a la igualdad de género en la organización, el caso de Myanmar es muy particular comparado con el español. En España no hay ninguna restricción al acceso de mujeres a todos los puestos y servicios y además hay políticas activas para fomentar la integración. En Myanmar, la presencia femenina en la organización es similar a la española, alrededor de un 13%, pero no tienen acceso a las unidades especiales de orden público. Sin embargo, en la unidad especial de la policía, con la que también trabajamos, la presencia femenina es elevada y muy activa, sin restricciones, mientras que en España, y el resto de países occidentales, es muy reducida o no existe. A pesar de las diferencias, dificultades y pequeñas resistencias a los cambios, la tendencia general es a la plena integración futura.

     ¿Cuáles son los retos de llevar a cabo este tipo de fortalecimiento en un lugar como Myanmar?

    Myanmar ha sido un país aislado del mundo por muchos años, con una cultura y valores muy diferentes y arraigados. El mayor reto ha sido ganarse la confianza de las instituciones y mostrar poco a poco los beneficios de los nuevos modelos y sistemas. La dificultad para la comunicación, desde el punto de vista cultural y organizativo han estado siempre presentes.

    Desde el punto de vista exclusivamente policial, la fuerte estructura jerárquica y la necesidad de seguir una rígida cadena de mando para cualquier iniciativa, han sido un reto y una dificultad desde el primer día, pero creo que el proyecto ha conseguido adaptarse, como todo su personal, y superar, en la medida de lo posible, esas dificultades.

    ¿Y cuáles son los principales retos que enfrenta el país de cara a poder consolidar una reforma de la policía de Myanmar?

    Existen problemas y dificultades de todo tipo para realizar y consolidar una reforma policial. Hay que tener en cuenta que el país se encuentra en pleno debate sobre su propia naturaleza, con propuestas federalistas que podrían cambiar el panorama completamente. Las fuerzas armadas, que controlan el Ministerio de Interior y una cuarta parte del parlamento, son un actor esencial en cualquier proceso.

    A estos problemas políticos hay que añadir la presencia de numerosos grupos terroristas y criminales en las regiones periféricas, crimen organizado muy poderoso, entre otros. En relación con la igualdad de género, también está pendiente una plena integración de la mujer en todas las unidades y escalones de la estructura, sin restricciones. Cómo se vayan resolviendo esos problemas dará forma al modelo de administración, y por tanto, al modelo policial resultante.

     ¿Qué aporta en materia de seguridad la cooperación internacional al proyecto?

    El principal beneficio de la cooperación internacional es compartir la experiencia de las personas procedentes de diferentes lugares del mundo, que a su vez tienen una dilatada experiencia en misiones y proyectos, lo que aporta una visión global de los problemas, y con el tiempo, una aproximación similar a las circunstancias. La cooperación internacional difunde unos valores y técnicas que son aceptados internacionalmente, y por tanto cuentan con un apoyo de instituciones internacionales y el respaldo de los miembros de la comunidad internacional.

    En materia de seguridad, la cooperación internacional asegura la implantación de esos estándares, como las mejores prácticas internacionales y el respeto a los derechos humanos, dando un respaldo internacional a los países que han decidido abordar reformas en ese sentido, y han decidido también aceptar la ayuda de organizaciones o instituciones internacionales para llevarlas a cabo.

    Para las materias relacionadas con la seguridad, requerir la cooperación internacional es un instrumento muy útil para países que desean realizar reformas, pero cuentan con resistencias internas o problemas de otro tipo que hacen difícil su implementación, como culturales o económicos.

    ¿Cómo es el intercambio entre Administraciones Públicas españolas y de Myanmar en el marco de este proyecto?

    Las Administraciones Públicas españolas han apoyado a este proyecto desde el origen, en primer lugar, cediendo a dos miembros del Cuerpo Nacional de Policía como Jefes de equipo del proyecto, en asignaciones sucesivas, y un experto principal para el componente de control de masas que permanece desde el inicio del proyecto.

    Para las actividades que se han realizado, el Cuerpo Nacional de Policía ha cedido en comisión de servicio, en varias ocasiones, a otros 6 miembros del cuerpo, la mayoría de ellos con amplia experiencia internacional en misiones de ONU y UE. El apoyo de instituciones ha sido esencial para el buen desarrollo de las actividades que se han realizado hasta ahora.

    ¿Cómo se puede ver beneficiada la ciudadanía de Myanmar gracias a este proyecto?

    La ciudadanía es el principal cliente del servicio policial. La orientación de la función policial hacia el servicio público, y el hecho de que se base en mejores estándares internacionales y el respeto a los derechos humanos, suponen un beneficio claro para cualquier sociedad.

    En el caso particular de Myanmar se ha visto un claro cambio en la manera en la que se solucionan muchos conflictos, con una muy significativa reducción en el uso de la violencia y un incremento del diálogo policial con actores sociales. Esto es algo completamente nuevo en Myanmar, de lo cual el proyecto anterior y MYPOL son responsables en gran medida. Nuestro trabajo ha impulsado cambios en muchos aspectos, desde el comportamiento individual hasta la estructura de unidades o la creación de otras nuevas.

    Un buen ejemplo de esto es la Policía Marítima, la cual ha participado en varias actividades de manera entusiasta, apoyando al proyecto en todo momento. De acuerdo con su responsable, el mero hecho de realizar actividades de formación visibles en el puerto de Yangon ha reducido considerablemente los delitos en la zona, incluyendo robos, contrabando, entre otros.

     

  • 28 mayo 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Expatriados FIIAPP: José Manuel Colodrás

    'Considero que la FIIAPP es un instrumento clave para la proyección internacional de la administración española'

    El inspector jefe de Policía y coordinador del proyecto EU-ACT, José Manuel Colodrás

    José Manuel Colodrás, inspector jefe de Policía y coordinador del proyecto que financia la Unión Europea y gestiona la FIIAPP,  EU-ACT, nos habla de su experiencia y de su día a día trabajando y viviendo en Ucrania 

    ¿Cómo fue tu llegada a Ucrania? ¿Recuerdas alguna anécdota? 

    Mi primer contacto con Ucrania fue en el mes de marzo de 2017, aunque mi despliegue definitivo no se produjo hasta mayo del mismo año. Me sorprendieron algunas costumbres, relaciones y actitudes de los ucranianos, entre otras cosas, la aparente frialdad de los eslavos. Hay que decir que es una primera impresión, ya que, en cuanto te ganas su confianza, puedes encontrar aquí amigos que te dan tanta o más confianza que en España, incluso con la barrera que supone el idioma.  

    Una anécdota que me llamó la atención es que el plato nacional en Ucrania es el «сало» pronunciado |salo| (tocino) loncheado y acompañado de ajo crudo y encurtidos (fundamentalmente pepinillos en vinagre). Se suele tomar como acompañamiento del vodka o de otras bebidas similares (el whisky es aquí tan popular como el gorilka, que es como se llama al vodka ucraniano. Me sorprendió, ya que no pensaba que se mantuvieran tradiciones culinarias que en muchos países de Europa están totalmente desterradas, la del salo y la de hacer encurtidos en casa. La relación familiar también es algo que, de forma un poco diferente a España, se cultiva en Ucrania: las comidas los domingos o las barbacoas al aire libre.  

    ¿Y el periodo de adaptación? ¿Qué fue lo que más te costó y lo que menos? 

    El periodo de adaptación fue rápido. La vida en la ciudad es relativamente fácilLo que más me costó (y aún me cuesta) es adaptarme a la mentalidad burocrática, herencia de la tradición soviética que impregna no sólo a la administración sino incluso al trabajo de las empresas privadas.  Cualquier gestión es complicada y los procedimientos para contratar, para realizar una simple transferencia bancaria, una solicitud de un certificado dificultan enormemente la implementación de nuestros proyectos de cooperación internacional y, a veces, también la vida diaria. 

    ¿Es tu primera experiencia fuera de España? ¿Cuánto tiempo llevas ya allí y cuánto te queda? 

    He tenido experiencias previas, pero solo por unos meses (en África Occidental: Nigeria y Senegal). Como he comentado llevo unos 3 años y me quedan, en principio, unos meses, hasta diciembre de 2020. 

    ¿Cómo es tu trabajo y tu día a día? ¿Es muy diferente a la rutina que llevabas en España? 

    , hay que decir que la rutina es muy diferente. En España como Inspector Jefe del Cuerpo Nacional de Policía, las relaciones personales, tanto con los subordinados y con los colegas, como con otras instituciones y personas, ocupaban la mayor parte del tiempo. 

     En el proyecto EU-ACT, en el día a día, incluso antes de esta cuarentena obligada por la COVID19, una parte muy importante del trabajo se desarrollaba telemáticamente, especialmente, la interacción con los otros miembros del proyecto: llamadas, correos electrónicos, mensajes y la utilización de una plataforma propia de nuestro proyecto que nos permite compartir todo el material en la nube. En ese sentido, el trabajo es muy diferente y ha hecho que la transición a estos momentos en el que el teletrabajo es obligado haya sido rápida y relativamente sencilla. 

    Las relaciones personales que se dan con beneficiarios (ucranianos) y con otros socios internacionales, también llevan bastante tiempo y, en este caso, también son muy distintas. Es necesario ponerse en una posición de colaborador y facilitador, más que pretender ser el protagonista de las actividades, es en ese sentido un cambio de perspectiva también muy interesante y enriquecedor.  

    Desde el punto de vista de la representación institucional, ahora represento no sólo a España, sino a toda la Unión Europea, y eso, desde luego, también amplía la visión que tenemos de nuestro trabajo, se tiene una consciencia clara de que la UE es un todo y que desde fuera cada vez nos ven más así, como “europeos”.  

    ¿Cómo es la relación con la FIIAPP? 

     Mi relación con la FIIAPP ha sido siempre muy positiva. Solo puedo decir que la mayoría de mis compañeros son también amigos, en especial los colegas que apoyan desde Madrid, que han hecho mucho más fácil mi trabajo y que he aprendido enormemente de ellos. Lo que espero es que esta relación con la FIIAPP, que empezó ya antes de este proyecto, se prolongue cuando el mismo se termine. Desde luego, considero que la FIIAPP es un instrumento clave para la proyección internacional de la administración española, algo de lo que históricamente hemos adolecido en comparación con otros países.  

    ¿Cómo valoras tu experiencia de trabajar como expatriado de la FIIAPP? 

    Como he comentado, me ha permitido conocer una nueva metodología de trabajo, nuevos ámbitos de conocimiento (cuestiones socio-sanitarias, elaboración de políticas públicas, funcionamiento de los proyectos internacionales) y finalmente, me ha dado una visión más amplia de mi trabajo policial. Desde un punto de vista personal e incluso familiar, está siendo una gran experiencia que no solo recordaré toda mi vida, sino que sin duda va a tener un gran impacto en mi desarrollo personal y profesional. Es una oportunidad que tengo que agradecer a la administración española y que me motiva para dar lo mejor de  mismo en cada actividad, evento o reunión que mantengo en el marco del proyecto EU-ACT. 

    #Etiquetas: ,

  • 14 mayo 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “Internet no tiene fronteras y los delincuentes encuentran la forma de atacar”

    El 17 de mayo se celebra el día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, la FIIAPP trabaja en varios proyectos como EL PAcCTO y Apoyo a AMERIPOL que fomentan la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad contra los delitos en internet.

    Diego Alejandro Palomino

    Para conmemorar este día, entrevistamos a Diego Alejandro Palomino, de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional para que nos aclare conceptos relacionados con la seguridad en las telecomunicaciones y el trabajo de ciberpatrullaje que realizan para la lucha de delitos cibernéticos.

    ¿Qué es la dark web y cuál es la diferencia con la deep web?

    El contenido de la web es un conglomerado de archivos de todo tipo, que suelen encontrarse indexados, es decir, permiten su búsqueda a través de los diferentes motores de búsqueda que existen. En éste caso, estaríamos hablando de la “surface web”, aquella a la que todos los usuarios tienen acceso y que, sin embargo, se puede corresponder con apenas un 4-5% del contenido de la red.

    La dark net, por el contrario, se corresponde con aquel contenido que no se encuentra indexado, es decir, aquel contenido oculto, a priori, a los motores de búsqueda habituales. Los contenidos de la “dark web” persiguen el anonimato en el origen y destino de las informaciones que se transmiten, deliberadamente o no, por lo que en muchas ocasiones se accede a través de aplicaciones específicas. Pese a ello, dichas aplicaciones son utilizadas de igual forma para la búsqueda en la “surface web”.

    Si bien se puede hablar de una diferenciación entre la “dark net” y la “deep web”, en la práctica dicha diferenciación carece de mucho sentido. Es cierto que para referirse a la “deep web” se suele utilizar el ejemplo de un iceberg, diferenciándose tres partes en el mismo: la superior, que se encuentra sobre el agua, que se correspondería con la “surface web”; la sumergida en el agua a continuación (o parte intermedia) que se corresponderían con las redes y tecnologías que persigue el anonimato en origen y destino de sus transmisiones, que sería la dark net”; y el pico inferior, que serían los sitios web o bases de datos que escapan a todo tipo de indexación de los motores de búsqueda y de muy difícil acceso, que correspondería con la “deep web”.

    ¿Cuál es la labor de la Unidad de Investigación Tecnológica en la dark web?

    La Unidad Central de Ciberdelincuencia tiene entre sus cometidos la realización de investigaciones de todos los delitos relacionados con las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs), y buena parte de sus cometidos son desarrollados en la web, sin caer en diferenciar dónde se encuentran las informaciones, dónde se cometen los delitos y dónde se encuentran los delincuentes.

    Una de las principales tareas desarrollada por la Policía Nacional consiste en la prevención e investigación de los delitos, incluidos los realizados en la red. Para tales tareas, se disponen de diferentes fuentes de información: denuncias policiales, comunicaciones de autoridades públicas, informaciones de participación ciudadana e informaciones obtenidas de forma directa.

    En el ámbito de la red, una de las fuentes fundamentales para la Policía Nacional constituye el ciberpatrullaje, que consiste en una mezcla de técnicas, en su mayoría preventivas, con el objeto de localizar actividades ilícitas y a los autores de las mismas, y que no se tienen que encontrar ligadas necesariamente a investigaciones concretas. Es una técnica que permite la recolección, almacenamiento y análisis de los datos para que sean transformados en información relevante. En líneas generales, el ciberpatrullaje consiste en la observación de las redes sociales, el rastreo en la darknet  y comprobaciones en la web, diferenciando la actividad que puede ser desarrollada en redes abiertas, como cualquier usuario de la red, y en redes privadas, con autorización judicial y, normalmente, para la investigación concreta de determinados delitos.

    ¿Ha aumentado la actividad en esta red durante el estado de alarma?

    La actividad en la red ha aumentado de forma considerable en base a diversos factores. Por un lado, las personas que se encuentran confinadas en casa y tienen posibilidad de teletrabajar, están teniendo acceso remoto desde sus domicilios, lo cual genera un aumento de las brechas de seguridad y vulnerabilidades de las empresas que facilitan éste tipo de trabajo.

    Por otro lado, el hecho en sí de no realizar actividades al aire libre, genera que como ocio o entretenimiento, las personas lo busquen en la red, lo cual supone un control mayor sobre los correos electrónicos, un amento en el uso de las redes sociales, búsquedas en la web de información, la necesidad de la adquisición de productos farmacéuticos y de primera necesidad, etc. Todo ello deriva en un incremento importante en la actividad ilícita y, sobre todo, de la efectividad de las acciones desarrolladas por los ciberdelincuentes.

    Dentro de las actividades que se están encontrando en toda la información obtenida de un modo u otro, podemos destacar diferentes bloques de actividades irregulares, como fake news, fraudes de todo tipo y delitos contra las personas y protección al menor.

    A modo de ejemplo y resumiendo la actividad ilícita detectada desde la Unidad Central de Ciberdelincuencia, se pueden resaltar los siguientes aspectos entre otros muchos: Se han detectado más de 130.000 dominios relacionados con el COVID-19, Correos electrónicos, páginas web y mensajería instantánea ofreciendo remedios milagrosos, incluso las vacunas del COVID-19, Páginas web falsas de venta de material farmacéutico, suplantación de organismos oficiales para la regularización de ERTES, compensaciones económicas de la Seguridad Social o Ayudas económicas a parados y autónomos y un incremento desmesurado de “Phising utilizando la imagen corporativa de las principales entidades financieras.

    En la red no hay fronteras… ¿es necesario realizar el ciberpatrullaje contando con la cooperación de varios países o unidades policiales?

    La Policía Nacional trabaja de la mano de las instituciones públicas internacionales en la realización del ciberpatrullaje y la detección de “fake news”, como no puede ser de otra manera. Internet no tiene fronteras y los delincuentes encuentran, en ella, una forma de atacar a las víctimas y sentirse impunes penalmente frente a los Estados. Por ello, el intercambio de información de inteligencia y en investigaciones continúa siendo vital.

    La cooperación policial internacional juega un papel fundamental en las investigaciones y en el ciberpatrullaje que se está llevando a cabo en la actualidad. Es una forma de intercambio de experiencias y de buenas prácticas, no sólo de información, a la hora de afrontar cualquier investigación y tener conocimiento de la situación actual de la ciberdelincuencia.

    El apoyo de las principales instituciones internacionales, EUROPOL e INTERPOL, donde se están compartiendo experiencias y buenas prácticas a llevar a cabo, así como sistemas de alerta temprana y comunicaciones de nuevos fenómenos criminales en la red. De hecho, se siguen manteniendo contactos fluidos de cara a comprobaciones en la red solicitadas a través de dichas vías.

    Recientemente, la reunión con AMERIPOL, desarrollada en el marco de la cooperación de EUROPOL y, concretamente, de la Policía Nacional de España, ha supuesto un importante hito, para el acercamiento, colaboración y comprensión, entre las policías de diversos países, que, por regla general, y más en la situación actual, requieren de generosidad, comprensión y apoyo mutuo, porque todos estamos en el mismo barco, que, a veces, va a la deriva y, a veces, nos sentimos como Quijote y Sancho Panza recorriendo la meseta luchando contra Gigantes o Molinos.


    Más información sobre los proyectos en: EL PAcCTO, Programa de Asistencia Contra el Crimen Transnacional Organizado  y en EL PAcCTO: Apoyo a AMERIPOL

  • 23 abril 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “El español es ese “gran oro” que dejamos en Latinoamérica del que hablaba Pablo Neruda”

    El Instituto Cervantes es una prestigiosa institución que promueve la enseñanza, el estudio y el uso del español y que, también, participa en la Cooperación Española. Con motivo del día internacional del idioma español, establecido por la ONU en el 23 de abril, entrevistamos a Sonia Pérez Marco, su jefa de comunicación y prensa, que nos explica sus principales cometidos y cuál es la situación del idioma español en la actualidad.

    Fotografía de la Fachada de la sede central del Instituto Cervantes

    ¿Qué es el Instituto Cervantes?

    El Instituto Cervantes es el organismo creado por el Gobierno español en 1991 para promover y difundir la lengua española y las culturas hispánicas en todo el mundo. A día de hoy, contamos con 86 centros en 45 países de los cinco continentes.

    ¿Por qué se celebra el Día del Idioma español y cómo lo conmemora el Instituto Cervantes? 

    El 23 de abril es el Día Internacional del Libro, fecha elegida también para conmemorar el fallecimiento de Miguel de Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso. Lo creó la UNESCO hace más de dos décadas, y, en 2010, la ONU lo estableció también como el Día del Español, lo cual es una feliz coincidencia.

    Como institución que promueve la cultura en español de todos los países hispanohablantes, es un día muy relevante que hemos convertido en semana. En toda nuestra red de centros celebramos en torno a este día la Semana Cervantina, con múltiples actividades. Este año, lleva como título “La libertad es una librería”, un verso del último premio Cervantes Joan Margarit. Como nos encontramos en estas circunstancias tan excepcionales, tanto en la sede central en Madrid como en los centros de todo el mundo, las actividades e iniciativas son virtuales y utilizamos las redes sociales como plataforma. Cuando lo presencial no es posible, recurrimos a lo virtual para llegar a todos los rincones. Pero lo importante es que alrededor del Día del Libro y del Día del Español se despliega el panorama de la gran calidad de la literatura, el arte, la ciencia y, en definitiva, la cultura en español. 

    ¿Cuál es la situación del idioma español en el mundo?

    Diría que efervescente. Casi 700 millones de personas lo hablan en todo el mundo, y más de 22 millones lo estudian. Es la segunda lengua de comunicación internacional detrás del inglés, y la segunda en hablantes nativos después del chino. Tenemos mucho que celebrar.

    En Estados Unidos y el continente africano es donde encontramos los focos más activos del español. De hecho, se estima que en 2050 EE.UU. será el segundo país hispanohablante del mundo, detrás de México. Y África es un descubrimiento. El 6,5% de las personas que aprenden español en el mundo están en el África Subsahariana, y por eso hemos creado un programa de formación de profesores de español en cinco países –Benín, Camerún, Cabo Verde, Costa de Marfil y Gabón– en colaboración con Casa África y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

    Nuestra lengua es considerada una lengua de prestigio y forma parte de sus sistemas educativos. A parte, claro, de que el fútbol y las telenovelas han jugado un papel impagable en la difusión del español. Por otro lado, Asia sigue considerándolo como una lengua de interés por sus potencialidades económicas, y la demanda de certificaciones no deja de crecer. Pero no todo son triunfos, tenemos que ser capaces de consolidarla como lengua de trabajo en los organismos internacionales, y eso exige una gran labor de compromiso. Por no hablar de que el español debe plantearse en serio conquistar el mundo de la ciencia y la tecnología, o nos espera un futuro menos prometedor de lo que imaginamos. La potencia está ahí, ahora tenemos que saber muy bien por dónde encauzarla.

    ¿Qué relevancia tiene el idioma español a la hora de generar un vínculo entre la ciudadanía?

    El español es la lengua vehicular de España, una lengua que convive con respeto y se enriquece con el resto de lenguas cooficiales del país, el gallego, el euskera y el catalán. Desde el Instituto Cervantes llevamos manteniendo reuniones con el Instituto Etxepare, el Ramón Llull y el Consello de Cultura Galega porque creemos que la riqueza de las lenguas aporta a los ciudadanos, suma, en vez de resta.

    En nuestra red de centros, en todo el mundo, programamos actividades en torno a la cultura en estas lenguas, así como ofrecemos clases cuando hay suficientes personas interesadas. El español, al final, asegura y sirve de contexto cultural general a todo el país. Todas las lenguas tienen la misma dignidad, aunque no todas han tenido la misma suerte, y en España deberíamos ser conscientes de que este es el momento de que tengan más suerte, sin quitarles la dignidad. Desde luego, por el Instituto Cervantes no será.

    ¿Y entre las instituciones de los países hispanohablantes?

    Si una cosa está clara es que el español será lo que quiera América. España solo supone el 8% de los hablantes de español en todo el mundo. El resto, está al otro lado del Atlántico, ese territorio de La Mancha del que hablaba el escritor Carlos Fuentes. El hecho de compartir una misma manera de expresar el mundo hace que nos consideremos una comunidad con estrechos lazos. Veintiún países unidos por una misma frase: hablamos español. El español es ese “gran oro” que dejamos en Latinoamérica del que hablaba Pablo Neruda. 

    Los dos grandes ejes en estos momentos en el mundo a nivel cultural y lingüístico son el anglófono y el hispano. En nuestras manos está que seamos capaces de convertir el poder de ser millones de hablantes en todo el mundo en su correspondiente influencia.

    Somos una región muy diversa, una familia donde abundan más los encuentros que los desencuentros. Cada tres años celebramos en uno de los 21 países hispanohablantes el Congreso Internacional de la Lengua Española, el último, el octavo, el año pasado en Argentina, y el próximo, en dos años, en Perú. Son reuniones de alto nivel, pero al mismo tiempo, populares. Se habla, se discute, hay grandes discursos, pero también charlas en pequeños centros culturales. Hay consensos y disensos. Pero lo que queda, siempre, es la unidad en la diversidad.

    ¿En la FIIAPP gestionamos diversos proyectos de cooperación internacional en países hispanohablantes… qué crees que aporta el hecho de compartir un idioma a la hora de establecer alianzas? 

    Bueno, las alianzas poco tienen que ver con hablar el mismo idioma, más bien con compartir el mismo objetivo. En este sentido, las instituciones de los países latinoamericanos y las españolas, y sus gobiernos, tienen claro que hay una serie de horizontes que son los marcados por los ODS y que son irrenunciables, aunque no fáciles de conseguir. Más educación, erradicación de la pobreza, lucha contra el cambio climático, igualdad real entre géneros, respeto por las normas democráticas, etc… Compartir el mismo idioma ayuda a entendernos a nivel lingüístico, pero no te asegura que manejemos el mismo significado.

    Dicho esto, es cierto que un idioma es más que un significado, es un sistema de valores, y aporta cercanía en la cooperación y una perspectiva de unidad muy importante en esta época.

    En este sentido, el año pasado lanzamos el proyecto CANOA, que busca la cooperación cultural entre instituciones hermanas de Latinoamérica. Los socios fundadores son el Instituto Caro y Cuervo, de Colombia; la UNAM, de México, el Centro Inca Garcilaso, de Perú, y el Instituto Cervantes. Es un proyecto que nos hace especial ilusión.

    ¿Por dónde pasa el futuro del idioma español?

    Por el panhispanismo y por la ciencia.

    En cuanto al primero, por una concepción de la lengua y la cultura en español como un puente que une a todos los países hispanohablantes. Debemos sentirnos no dueños, sino participantes de una comunidad iberoamericana con un claro predominio hispano. El que haya un idioma común entre 21 países es un gran tesoro.

    En cuanto a lo segundo, el futuro del español no se entenderá si no va ligado al desarrollo del ámbito de la ciencia y la tecnología. Necesitamos más ciencia con ADN español. Y lo más poético de todo, como dice el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, que es el dinero. El British Council se fundó en 1934 y tiene más de 1.300 millones de euros de presupuesto; el Cervantes se creó en 1991 y cuenta con 60 millones procedentes de fondos públicos.

  • 02 abril 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Expatriados FIIAPP: Alberto Herrera

    ‘Esta vivencia está suponiendo un reto fascinante’

    El coordinador del twinning, Alberto Herrera

    Alberto Herrera, coordinador del proyecto Twinning ‘Fortalecimiento de la autoridad de la competencia de Albania, nos habla sobre su experiencia como expatriado de la FIIAPP.                                                                                                    

    ¿Cómo fue tu llegada a Albania? ¿Recuerdas alguna anécdota?

    El comienzo del proyecto Twinning fue a finales del pasado mes de julio, concretamente el día 23, coincidiendo con el inicio del periodo de vacaciones estivales preferido por los albaneses que, al igual que en España, y debido a las altas temperaturas, es el mes de agosto.

    En consecuencia, durante todo ese mes, mi equipo (compuesto por un asistente y una intérprete) y yo estuvimos trabajando prácticamente solos, lo que, recién llegado y trabajando en una institución extranjera hizo que los inicios fuesen un poco más complicados.

    Incluso, en una ocasión, nos llegamos a quedar encerrados dentro del edificio de la Institución beneficiaria del proyecto, la Autoridad de Competencia de Albania. Los encargados de cerrar las instalaciones a la finalización del horario laboral, al comprobar que el personal albanés habitual había abandonado las mismas, procedieron a su cierre, olvidando que continuaban trabajando “los españoles”, como entonces nos llamaban a mis colaboradores (también albaneses) y a mí. Nos costó localizar a la persona con las llaves pero nos lo tomamos con mucho humor.

    Por lo demás, destacaría los momentos complicados vividos como consecuencia del terremoto sufrido en la región de Tirana-Durrës, en la madrugada del 25 al 26 de noviembre, y las fuertes réplicas que se sucedieron durante más de una semana.

    ¿Y el periodo de adaptación? ¿Qué fue lo que más te costó y lo que menos?

    Con carácter general, Tirana es una ciudad agradable y tranquila, llena de cafés, restaurantes y terrazas. Los albaneses tienen un carácter mediterráneo y cálido: les gusta disfrutar de los espacios públicos y reunirse alrededor de una buena mesa o conversar horas en los cafés. Su cocina, además de muy elaborada, es resultado de una interesante mezcla entre su herencia balcánica y las influencias italiana, turca y griega. Llama especialmente la atención la variedad y calidad de su pescado, lo que para una persona de la costa como yo, natural de Cartagena (España), es muy apreciado.

    Los principales problemas de adaptación vienen derivados de los diferentes códigos culturales vigentes, así como de los problemas de comunicación. En este sentido, el lenguaje gestual y corporal (modos de asentir, mostrar disconformidad, etc.), es diferente al empleado en España o en otros países de nuestro entorno, lo que, en ocasiones, puede resultar desconcertante.

    ¿Es tu primera experiencia fuera de España? ¿Está siendo muy diferente a las anteriores? ¿Cuánto tiempo llevas ya allí y cuánto te queda?

    Sin perjuicio de estancias en el extranjero por razones académicas que tuvieron lugar en países pertenecientes al mismo contexto histórico y cultural, como Portugal, esta es mi primera experiencia laboral de larga duración en otro país.

    Dado que el proyecto comenzó a finales de julio de 2019 y que tiene una duración prevista de un año, puede decirse que acabo de pasar el ecuador del mismo.

    ¿Cómo es tu trabajo y tu día a día? ¿Es muy diferente a la rutina que llevabas en España?

    Mi rutina diaria es muy similar a la que llevaba en España, dado que el horario de la Administración Pública albanesa es muy similar al vigente en nuestro país. Se comienza a trabajar muy temprano y se finaliza a una hora razonable, lo que facilita bastante la conciliación.

    En lo que sí difiere bastante es en el modo de trabajar con respecto a mi puesto en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya que mis funciones como Consejero Residente del Proyecto (en sus siglas en inglés, RTA) exigen una coordinación constante entre múltiples actores, no sólo de Albania sino también españoles y, por supuesto, de las instituciones europeas, al tratarse de un proyecto financiado por la Unión Europea.

    ¿Cómo es la relación con la FIIAPP?

    La FIIAPP se encarga de la gestión del presupuesto y organización de los viajes de los expertos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), así como de la supervisión y asesoramiento en la elaboración de los documentos internos y en el seguimiento de los procedimientos administrativos que rigen el mismo.

    Por tanto, existe una colaboración muy estrecha y constante con el personal de FIIAPP, sin la cual, la consecución de los objetivos no sería posible. Las funciones y apoyo prestados por la técnica de FIIAPP encargada de este proyecto, Ángela García-Monge, son fundamentales.

    Asimismo, resulta esencial la labor desempeñada por el personal encargado de la organización de los viajes de los expertos participantes en las actividades del proyecto Twinning. Por último, me gustaría destacar el asesoramiento prestado por el departamento de Comunicación de FIIAPP así como la siempre rápida respuesta y atención prestada por Recursos Humanos.

    ¿Cómo valoras tu experiencia de trabajar como expatriado de la FIIAPP?

    Sin lugar a dudas, y superado el primer semestre de la ejecución del proyecto, mi experiencia está resultando muy positiva. Desde el punto de vista profesional, se trata de una oportunidad para ampliar y diversificar mi currículum y habilidades de trabajo.

    Desde el punto de vista personal, la experiencia de vivir en un país con una cultura e idiosincrasia diferentes, en el que conviven en armonía personas de distintas religiones, resulta totalmente enriquecedora.

    Pero, además de una oportunidad, esta vivencia está suponiendo un reto fascinante: salir de mi zona de confort y enfrentarme a nuevas formas de pensar, trabajar, observar y entender la vida.

    En definitiva, poder darnos cuenta de que, con nuestras diferencias o a pesar de ellas, todos somos iguales. O, en palabras de la escritora brasileña Clarice Lispector:

    A vida é igual em toda a parte e o que é necessário é a gente ser a gente”.