Europa y América Latina, juntas contra el cambio climático
Una excepción dolorosa