• 08 noviembre 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Los servicios públicos, más cerca de los ciudadanos angoleños

    El proyecto Apoyo al Proyecto de Desarrollo Local a través del Fondo de Apoyo Social (FAS IV), contribuye a la municipalización de los servicios sociales en Angola

    Tradicionalmente, Angola ha figurado entre los países más desiguales en la distribución de la renta a nivel mundial. A partir de 2002, con el fin del conflicto armado, el país ha logrado un evidente progreso económico, si bien aún hay margen de mejora en su nivel de desarrollo socioeconómico: Angola aún ocupa el puesto 150 de 187 países en el Índice de Desarrollo Humano (2016), la mortalidad infantil de niños menores de 5 años se sitúa en 157 de cada 1000 y apenas el 36 % de la población tiene acceso al agua potable.

     

    Entre los indicadores sociales, destacan los relativos a la concentración de la renta y la pobreza; por ejemplo, la desigualdad en la distribución de la renta y sus probables resultados sobre la pobreza han sido objeto de diversos estudios en Angola, cuyas conclusiones destacan que la extrema desigualdad en la distribución de la renta provoca una dinámica socioeconómica propia que se asocia con la persistencia de la pobreza absoluta.

     

    En los últimos años, se nota en el país una mayor preocupación por la desigualdad social y económica, comprendiendo así que hay una necesidad urgente de revertir esa situación a través de mecanismos de participación y control social, de políticas, programas, proyectos y acciones. Todo ello indica un movimiento de transformación positivo y cómo la reducción de la desigualdad forma parte de la agenda política.

     

    En este sentido, la Política Nacional de los Agentes de Desarrollo Comunitario y Sanitario (PNADECOS) nació en 2015 a partir del objetivo del Gobierno de Angola de hacer llegar los servicios sociales y de salud a todas las familias, especialmente en las zonas más vulnerables y remotas. En la práctica, constituye un programa del Gobierno de Angola que aspira a estimular el desarrollo comunitario y sanitario en todo el territorio nacional, dando respuesta al compromiso del Ejecutivo angoleño con la expansión de los servicios socioeconómicos a todas las comunidades y la municipalización de los servicios públicos.

     

    La realidad social de la población angoleña todavía hoy demuestra que gran parte de ésta no utiliza y no participa en el proceso general de desarrollo del país y contribuye a él (uso de los recursos y servicios públicos, falta de cuadros especializados, etc.).

     

    Así, la mencionada PNADECOS está dirigida a la población angoleña más vulnerable en sentido amplio, teniendo en cuenta sus determinantes individuales, familiares y sociales. Incorpora la figura de los Agentes de Desarrollo Comunitario y Sanitario (ADECOS). Éstos son promotores de desarrollo que facilitan la interacción entre las comunidades y las instituciones públicas (municipales) o privadas que intervienen en las comunidades. Además, los ADECOS contribuyen al acceso de las comunidades a los servicios públicos y la búsqueda de soluciones a sus problemas locales.

     

    La PNADECOS está siendo puesta en marcha en su etapa piloto por el Ministerio de Salud (MINSA) y el Ministerio de Administración del Territorio y Reforma del Estado (MAT). En el caso de éste, a través del Fondo de Apoyo Social (FAS), en colaboración con los gobiernos provinciales y las administraciones municipales.

     

    El Fondo de Apoyo Social, en coordinación con otros programas de lucha contra la pobreza, contribuye desde hace casi 25 años como agencia gubernamental a la reducción de la pobreza en Angola y la promoción del desarrollo sostenible.

     

    Tutelados por los ministerios señalados, y coordinados por el FAS, los ADECOS son elegidos por la comunidad, viven en ella, la apoyan para alcanzar sus metas de desarrollo social, cultural y económico, y contribuyen así al empoderamiento de la misma.

     

    Instante durante la actuación de un ADECO

    Desde el proyecto de Desarrollo Local se está contribuyendo a la fase piloto de la implementación de la PNADECOS. Éste, financiado por la Unión Europea y gestionado por la FIIAPP junto con el FAS, busca contribuir a la lucha contra la pobreza a través del desarrollo de los municipios de Angola, descentralizando la prestación de servicios públicos y con iniciativas que buscan contribuir a mejorar el acceso de la población angoleña que vive en las zonas rurales y aisladas a servicios sociales básicos. Así, el proyecto está alineado con los compromisos gubernamentales de mejora del acceso de los servicios sociales básicos a la población más vulnerable y la promoción de la cohesión social.

     

    El proyecto y los ADECOS

     

    La contribución del proyecto a la PNADECOS se ha traducido en, por un lado, el apoyo a las acciones de formación, equipamiento y remuneración de los propios ADECOS, para que puedan realizar su cometido; y por otro, en la asistencia técnica de la FIIAPP para asesorar a la Dirección General del FAS en su labor de coordinación nacional de la política, en particular, en la definición de flujos y procesos de trabajo e información entre los diversos actores e interlocutores que intervienen.

     

    Los ADECOS promueven que las familias y los hogares dediquen atención al mantenimiento de la salud materno-infantil (salud de mujeres embarazadas, de niños recién nacidos y menores de cinco años), a la higiene y a la prevención de enfermedades. Con su intervención, contribuyen a promover el desarrollo rural, ambiental y sociocultural, así como al acceso a la educación. En definitiva, impulsan de forma holística las mejores prácticas en todos los determinantes del desarrollo local.

     

    Las informaciones e indicadores producidos a través de la figura de los supervisores de los ADECOS son importantes para los gestores municipales en la toma de decisiones e interfieren positivamente para determinar el nivel de gasto en materia de bienestar sociofamiliar, por ejemplo, en la construcción y el equipamiento de unidades sanitarias o aulas en las escuelas o en la identificación de miembros del hogar que están al margen de la sociedad, sin registros civiles (documento de identidad o partidas de nacimiento). Asimismo, identifican las condiciones del hogar familiar (tipología de casas, condiciones sanitarias y de higiene, fuentes de energía y agua, medios de transporte y comunicación) y las dificultades para acceder a los servicios básicos de educación y salud, entre otros.

     

    Los ADECOS en cifras

     

    Desde 2015, se ha formado a 1.020 Agentes de Desarrollo Comunitario y Sanitario, distribuidos en 30 municipios, beneficiando a en torno a 68.500 familias (unas 342.550 personas). A finales de 2018 se espera llegar a otros 50 municipios, ampliando la cobertura a 2.371 ADECOS, que acompañarán a unas 135.100 familias o (675.500 personas).

     

    Vagno Gomes, experto del proyecto en Formación y Asesoramiento sobre Desarrollo Comunitario y Sanitario

  • 13 septiembre 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Municipios dinámicos en Angola

    Núria Garriga reflexiona sobre lo conseguido y lo aprendido a través del proyecto de apoyo al desarrollo local en Angola

    El Fondo de Apoyo Social (FAS), institución angoleña con la que ha trabajado la FIIAPP en el proyecto de apoyo al desarrollo local, empezó hace casi 24 años a trabajar en la construcción de infraestructuras sociales y, por lo tanto, en el acceso a los servicios públicos en las comunidades más vulnerables o rurales de Angola. 

     

    A partir de ahí, el proyecto financiado por la Unión Europea ha trabajado en tres componentes principales: la construcción de infraestructuras, el fomento de la economía local y el refuerzo de capacidades de las instituciones locales. Ahora se tiene además una visión más articulada de todas ellas, una depende de la otra y no se puede trabajar por libre, un mensaje que al final ha cuajado. 

     

    De estos, el componente clave en torno al cual gira todo es este último, el de refuerzo de las administraciones municipales. ¿Qué hemos hecho? Hemos contribuido al aumento del número de municipios a los que el FAS ya había llegado, hasta alcanzar un total de 36. En 30 de ellos se empezaba de cero, con un proceso que comenzaba por un diagnóstico municipal, diferentes estudios, a los que le sigue una planificación. 

     

    Hasta ese momento, los diagnósticos del municipio eran fotos fijas: el municipio tiene tantas cosas, el estado del sector de salud está así, etc. Otra de las cosas que yo creo que se ha potenciado con nuestro apoyo es que hemos mejorado la idea, que ya tenían, de crear un “perfil dinámico”, es decir, las cosas cambian de un día para otro.  

     

    El logro final, en este refuerzo de capacidades municipales, ha consistido en la implantación de una plataforma web base, un sistema de información básica municipal que permite que cualquier persona tenga acceso desde cualquier punto del planeta. Y que, desde cualquier Ministerio, se pueda acceder a esa información actualizada del sector salud o el sector de asistencia social del municipio, para tomar decisiones al respecto. 

     

    Un diagnóstico para crear oportunidades 

     

    El fomento de la economía local perseguía, a través de estos diagnósticos municipales, identificar aquellos productos o sectores con mayor potencial en el municipio. A partir de ahí, se han hecho estudios de cadenas de valor de estos productos para identificar qué oportunidades de inversión existían para que la economía del municipio se desenvolviera. Normalmente, eran los productos que tienen más mano de obra o que reportan más visitas, existían varios criterios para determinar esto. 

     

    Otra cosa que encaja dentro de este componente y que no estaba prevista, sino que ha surgido de la reflexión y de la influencia del Banco Mundial con sus programas de protección social, es que se ha trabajado la inclusión productiva que, en última instancia, pretende aumentar las rentas de las familias pobres. 

     

    Se pretendía que aquellas personas excluidas del mercado y del sector económico productivo, y que tienen una actividad de subsistencia, tuvieran la oportunidad de desarrollar una actividad económica o de mejorar la que desarrollaban. Se empezó en diez municipios, identificando quienes eran población vulnerable y posibles beneficiarios, y se seleccionaron 1.400 personas. 

     

    A los que no tenían actividad económica, se les ofrecía formación para después presentar un plan de aplicación práctica. A continuación, recibían un kit con el que empezar a trabajar. Para los que tenían su actividad ya en marcha, se hizo una formación en gestión de negocios, para aprender a controlar costes y beneficios y definir las lagunas que tenían en su actividad económica. Con ello, se hacía un plan de mejora del negocio y también se les proporcionaba un kit. 

     

    Del total de los 1400 seleccionados, unos 1200 han recibido el kit, ya que algunos no terminaron su formación o no hicieron el proyecto de aplicación que se exigía. Este incluía el material que necesitaban para poner en marcha la actividad. Pueden ser un equipamiento físico, como una máquina de coser o un generador, o incluso unas señoras que hacen harina (reciben grano, lo transforman, lo entregan y se quedan con la cáscara que venden para el ganado) pidieron baldes, pero también grano para tener más fondo, para seguir trabajando. 

     

    Una de las cosas importantes de esta parte del proyecto es que hay mucha diversidad porque hay muchas actividades diferentes, y se ha ajustado a la necesidad de cada una. 

     

    Actualmente, se está haciendo un monitoreo de cómo ha cambiado la vida de estas personas y cuál es el grado de satisfacción. Un compañero ha estado visitando a varios de estos beneficiarios y ha podido ver si ese kit ha sido utilizado o no. Había un riesgo, y es que cuando te entregan un kit con todo nuevo, lo primero que puedes hacer es ir a venderlo.  

     

    Con el cuestionario y la visita in situ, se hace una primera evaluación. Como se trataba de una fase piloto, ha habido bastantes lecciones aprendidas: desde que la formación no debería ser obligatoria, sino un elemento más del kit, o que algunas personas se colaban, aparecía gente no seleccionada.  

     

    Lecciones aprendidas en Angola 

     

    Un estudio de lecciones aprendidas puede servir mucho a otros proyectos de cooperación: cómo se constituye el equipo, cómo se establece en terreno, cómo se ejecuta, cómo se hace el monitoreo, la rendición de cuentas, etc. 

     

    En algunos casos, también necesitamos poder beber de otros proyectos gestionados por la FIIAPP; es interesante saber cómo se han desarrollado y si tenemos puntos en común con ellos.  Esta me parece una lección aprendida para la Fundación: se podría pensar en una estrategia de gestión del conocimiento. 

     

    Núria Garriga, experta en fortalecimiento institucional del proyecto

  • 24 mayo 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Angola 2030

    Conocemos las acciones del proyecto que contribuye al desarrollo local del país y a mejorar la realidad de los municipios angoleños

     

    Miércoles, 5 de marzo de 2030, 38 grados a la sombra, hay electricidad y el termostato está a 23 grados (hace ya tiempo que no hay cortes eléctricos).

     

    -Buenos días, Ministro. Tenemos algunos problemas: nos han intentado hackear la red de información de las familias, aunque no pudieron. Hay que intentar aumentar la seguridad, si no tendremos problemas con la ley de privacidad de la información.

    -Pero… ¿lograron entrar y copiar alguna información?

    -No, el firewall que nos instalaron hace poco los españoles lo evitó, pero no sin problemas.

    -Por cierto, Joao, estoy viendo que en Cuando-Cubango los mapas indican en amarillo claro que 3 micro-áreas entre Cuito Cuanavale y Mavinga están en prealerta por dengue, pero hay una en el medio que no está sombreada…

    -Déjeme ver… Sí, no parece lógico, voy a ver que está ocurriendo y le aviso.

     

    Joao Mungamba va a ver que está ocurriendo con el sistema de información del registro de las familias, integrado con los sistemas de información municipal.

     

    -Ministro, hablé con la Dirección de Menongue y al parecer el ADECOS de esa micro-área no logró introducir la información desde su móvil por un problema de conectividad, pero ya está solucionado y en breve tendremos la información actualizada. También me han informado de que hay presencia del mosquito en esa micro-área y que, cuando actualicen la información, también estará en prealerta. Vi en el sistema que un equipo de fumigación tuvo problemas con el pulverizador, pero que lo solucionaron y ahora mismo están fumigando en Longa.

     

    Esto que ahora ficcionamos podría ser para 2030 una realidad en Angola, gracias al trabajo que están desarrollando desde 2015 la FIIAPP y el Fondo de Apoyo Social (FAS), para la ejecución del proyecto de “Apoyo al Programa de Desarrollo Local”, financiado por la Unión Europea.

     

    Los municipios angoleños, en tiempo real

     

    En el marco de este proyecto, la FIIAPP viene apoyando una nueva modalidad de perfiles municipales en la cual, gracias a la presencia de nuevas tecnologías, pasan a ser dinámicos. Es decir, van cambiando de acuerdo con la evolución del municipio. Este proceso de elaboración ha ayudado a empoderar a las Administraciones Municipales.

     

    Los perfiles municipales ya no son fotos estáticas de la realidad del territorio que quedaban rápidamente desfasadas. Con esta nueva metodología, la foto del municipio se actualiza en tiempo real cada vez que se recoge un nuevo dato, lo que facilita a las Administraciones Municipales angoleñas el ajuste de planes y la toma de decisiones.

     

    adecos-luanda-blog-web
    Recogida de datos en Luanda

     

     

    Pero, ¿cómo funciona? El proceso de elaboración de los perfiles municipales dinámicos consiste en alimentar una base de datos a través de aplicaciones móviles en las visitas de campo realizadas por los técnicos municipales. Esto permite la recogida de datos georeferenciados y fotografías, que se actualizan constantemente con los distintos cambios en el municipio.

     

    A partir de dicha información se analizan los datos y se elaboran tablas y gráficos con información específica para diferentes sectores: educación, salud, saneamiento básico, etc. Así se facilita la elaboración de mapas de forma automatizada. Con estas representaciones, agrupadas de forma sectorial y por comuna (división político-administrativa de los municipios angoleños), los municipios apoyados por el proyecto han elaborado sus perfiles municipales.

     

    La ventaja de esta modalidad no sólo reside en su carácter dinámico, sino que también supone una contribución al desarrollo endógeno de los municipios, puesto que la información es recogida, generada y almacenada a nivel local. Una base importante para el desarrollo de los municipios en el país (las primeras elecciones municipales están previstas para el año 2020).

     

    Para complementar el proceso, el proyecto ha contribuido al desarrollo del Sistema de Información Básica Municipal (SIBM), una herramienta web que permite acceder a las bases de datos del municipio desde cualquier punto del globo y que ofrece información sobre el municipio por sectores.

     

    Esta herramienta permite al Ministerio de Administración del Territorio y Reforma del Estado (MATRE) de Angola acceder a información actualizada sobre la situación de los municipios de forma inmediata, facilitando la toma de decisiones y el diseño de políticas públicas en base a las necesidades reales de los municipios.

     

    Los ADECOS como altavoz de las comunidades

     

    En paralelo, el proyecto está implementando la fase piloto del Programa Nacional de Agentes de Desarrollo Comunitario y Sanitario (ADECOS). Los ADECOS constituyen el eslabón de comunicación entre la comunidad y la Administración Local en materia de servicios básicos dirigidos al fomento de la inclusión social y la promoción de la ciudadanía. Tienen la responsabilidad de promover el desarrollo de la comunidad y de los hogares de su área de intervención, trabajando diariamente con las familias y los líderes de la comunidad.

     

     

    adecos-blog-web
    Grupo de ADECOS

     

     

    Tutelados por el MATRE y el Ministerio de Salud, y coordinados por el FAS en colaboración con los Gobiernos Provinciales y las Administraciones Municipales, cada ADECO se encarga de hacer el registro y seguimiento mensual de 30 familias de una micro-área. Esta etapa piloto, financiada por el proyecto, cuenta con 670 ADECOS, beneficiando a una población de más de 130.000 personas en 18 municipios de 6 provincias angoleñas. Actualmente, la recogida de información se hace de forma manual, pero se está trabajando para que sea recogida de forma digital y se incorpore a la base de datos municipal para la elaboración del perfil municipal dinámico.

     

    El programa ADECOS busca ser una experiencia exitosa y convertirse en un modelo de referencia internacional, principalmente para el escenario del continente africano, por tener características de gran escala e impacto positivo para toda la sociedad, La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF destacan y recomiendan a los Agentes de Desarrollo Comunitarios como una de las estrategias de mayor efectividad en el marco de la promoción de acciones básicas de ámbito social.

     

    Este trabajo desarrollado a nivel municipal podría dar pie a la informatización de muchos de los datos que solo existen en formato papel, facilitando su tratamiento, mejorando su calidad y permitiendo su difusión, convirtiéndose en la herramienta de seguimiento y planificación que ficcionamos al principio de este reportaje. En definitiva, hará que las autoridades locales, provinciales y nacionales puedan planificar con una información más adecuada en beneficio de los ciudadanos angoleños.

     

    Jaime Lodeiros, Nuria Garriga, Vagno Gomes y Aran Palau. Equipo de la FIIAPP en Angola

  • 06 agosto 2015

    |

    Posteado en : Opinion

    |

    Keys to ending poverty in Angola

    Helena Farinha, Directora general adjunta del FAS, nos cuenta qué es el FAS y cuáles son sus objetivos en la lucha contra la pobreza en Angola.

    HISTORY OF THE FAS

    Actions to fight poverty by the Angolan government started to take shape with the creation of the Social Support Fund (FAS) on 28th October 1994 through Decree No. 44/94 of the Council of Ministers within the framework of the Economic and Social Programme – PES/94. As a government body, it was granted legal personality and administrative and financial autonomy in its founding statutes.

    To accomplish its mission, the FAS has utilised funds from the Angolan government and grants from diverse funding sources, such as World Bank credits, multilateral donations from the European Union and bilateral donations (Norway, Japan, Sweden, Italy, the Netherlands, and the United States of America) totalling 186.3 US dollars.

     

    WHY FUNDS WERE REQUESTED FROM THE EU

    In 2013, the FAS expanded its scope to provide national coverage and invest in regions of the countries with extremely vulnerable populations in terms of access to goods, services and opportunities.

    The main objective of the Local Development Project (LDP) financed by the European Union is to combat poverty in Angola through effective decentralisation of service delivery, increased opportunities for business, and income generation. Its specific objectives are the following:

    Improve the access of rural and vulnerable families to basic social services and economic opportunities.

    Strengthen the institutional capacities of Angolan municipalities.

    FAS pobreza Angola

    The FAS has always been attentive to context changes in order to adapt them to the real needs of the target public, i.e., the most vulnerable populations. This has meant transitioning from emergency intervention, whose main priority was reconstruction and construction of local physical capital (peri-urban and rural areas), to a type of intervention focused on strengthening physical, human and social forms of capital, and, more recently, economic capital (since 2011). The primary objective of this is to strengthen the 26 municipalities so that local and municipal leaders participate in their development process through better utilisation of the potential and productivity they have.

    In this way, with this intervention, the FAS is working in the following areas:

    Strengthening physical capital in the face of growing limitations on the access of populations to basic social and economic services (education, health, water, market, bridges and temporary bridges).

    Strengthening social capital to address the need to continue stimulating the participation of citizens in identifying and solving the problems of their towns through public consultation mechanisms, bringing citizens, the civil society sector, the private sector and public bodies (municipal administrations) closer together.

    Strengthening human capital because, during the war, there was a great exodus from rural zones towards the cities in search of protection; the majority of municipalities were left without qualified administrators, and so it is necessary to invest in training, not only of organised civil society but also to build the capacities of the employees of the local administration.

    Strengthening economic capital because most economic and productive sectors which could be a means of lifting the local economy are not trained or developed enough to represent an added value for collecting revenue for municipalities, and because the main source of income for families tends to be the informal sector, especially in the case of women.

    Helena Farinha

    Deputy Director General of the FAS