• 25 junio 2020

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    “El reto global está servido: el aumento de la brecha de género es una realidad”

    Icíar Bosch, Jimena Cazzaniga y Ana Cirujano, compañeras de la FIIAPP que también forman parte del grupo de género de la Fundación, nos relatan cómo ven peligrar la igualdad de género a nivel global debido a la crisis generada por la COVID19

    Es una realidad que la crisis generada por la COVID19 pone en peligro los avances de la Agenda 2030, especialmente aquellos ligados a la igualdad de género. La FIIAPP, en esta compleja coyuntura, apuesta, a través de su saber hacer, por no dejar atrás a las mujeres. Tal y como nos señalan las cifras, las mujeres están más expuestas al virus y a sus impactos sociales y económicos: aproximadamente el 70% del personal sanitario en el mundo son mujeres, así como el 80% del personal doméstico y de cuidados. Por otro lado, la atención a familiares dependientes recae en mayor medida sobre ellas. Por si esto fuera poco, son las mujeres quienes representan el mayor porcentaje de personas trabajadoras informales y a tiempo parcial en todo el mundo.

    La FIIAPP puede aportar soluciones en materia de políticas públicas desde una perspectiva de género

     En la FIIAPP contamos con algunas experiencias en las que, fortaleciendo las políticas públicas en el marco de la igualdad de género, se busca mejorar la vida de la ciudadanía. Por ejemplo, durante esta crisis se constata un menor acceso a la salud sexual y reproductiva y un grave aumento de la violencia de género; la FIIAPP trabaja en este ámbito desde diferentes perspectivas como el apoyo en la creación de un departamento de Violencia de Género en el seno de AMERIPOL.

    Por otro lado, el área de gobernanza democrática del programa EUROsociAL+ ha puesto en marcha acciones innovadoras como la incorporación del enfoque de género en los sistemas de transparencia y acceso a la información, el acceso a la justicia de grupos de mujeres especialmente vulnerables o el acompañamiento a los países latinoamericanos en la puesta en marcha de presupuestos con enfoque de género como instrumento para reducir desigualdades.

    Consideramos que la necesidad de empoderamiento de las mujeres en momentos de crisis como el actual es un elemento central a la hora de plantear estrategias de desarrollo. En ocasiones, a esta situación se suman los efectos concretos de una violencia específica contra ellas. Otro ejemplo es lo que ocurre en la región del Sahel, donde las mujeres ven sus derechos limitados de manera sistemática. En el proyecto GARSI SAHEL, la FIIAPP cuenta con un enfoque de género, no solo para la protección específica de las mujeres en situaciones de conflicto, sino también como apuesta por el empoderamiento femenino en el campo de las fuerzas de seguridad y el aumento de la presencia de mujeres en estas unidades.

    También sucede que el discurso general que enmarca la crisis del coronavirus es profundamente masculino y plagado de símiles bélicos, en contraste, la comunicación con equidad debería estar presente y extenderse a la utilización de un lenguaje inclusivo que visibilice a las mujeres y las niñas. En la FIIAPP, tanto desde su departamento de comunicación, como desde varios programas, se mantiene una apuesta firme por el uso de un lenguaje que no discrimine. Por ejemplo, el proyecto Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética en Cuba, cuida el lenguaje inclusivo cada vez que comunica mediante una invitación, presentación, etcétera.

    Es por eso que, en un momento donde se percibe la inclusión de la perspectiva de género como un aspecto secundario, se ponen en valor proyectos como Convivir sin discriminación, un enfoque basado en los derechos humanos y el género en el que la FIIAPP aporta una asistencia técnica especializada en género. Tras un profundo diagnóstico, se han desarrollado una serie de herramientas que permiten a todas las personas e instituciones integrar la perspectiva de género a lo largo de toda la intervención. Esto ha permitido tener pautas concretas que permiten asegurar la incorporación de la perspectiva de género en cada tarea, proceso, actividad y resultado del proyecto. Fruto de todo este trabajo, el proyecto ha conseguido que las candidaturas paritarias sean consideradas como mérito en los procesos de contratación de la FIIAPP.

    Pero a pesar de la enorme cantidad de información desarrollada en la crisis de la COVID19, son muy pocos los análisis que contienen datos sobre la situación de las mujeres, que de nuevo son invisibilizadas. El impacto de género en las diversas crisis, incluida la climática, es un hecho innegable. En el marco de programas gestionados por la FIIAPP como EUROCLIMA+, se impulsan iniciativas que tienen en cuenta la perspectiva de género en concreto a través de la recopilación y el uso de información desglosada por sexo, el establecimiento de indicadores sensibles al género, la creación de métodos de participación y consulta de las mujeres.

    Como bien comentábamos al principio, las mujeres ocupan en un gran porcentaje empleos precarios e informales, muchos de ellos ligados a tareas del cuidado no reconocidas. La solución a la crisis actual pasa por posicionar estos empleos y empoderar económicamente a las mujeres. Por ejemplo, el programa Bridging the Gap (BtG), consciente de las múltiples discriminaciones, está trabajando para mejorar la empleabilidad de mujeres con discapacidad o que tienen alguna hija o hijo con discapacidad. El empoderamiento, como en otras acciones de la FIIAPP, está en el centro de la acción de BtG para lograr la autonomía de las mujeres.

    Estas iniciativas,  demuestran que la materia prima existe. Sin embargo, es necesario, por un lado, sistematizar y visibilizar este trabajo y, por otro, poner esta experiencia al servicio de una estrategia de género.  En este sentido, la FIIAPP está trabajando, con el acompañamiento de un grupo de profesionales de la entidad, en la elaboración y puesta en marcha de su I Plan de Igualdad. Esta herramienta tiene un doble objetivo interno y externo: el fomento de la igualdad de género en el seno de institución, así como dotarse de herramientas y procesos que permitan que ésta se incorpore sistemáticamente en los proyectos que gestiona la entidad.

    Con la llegada de la pandemia y la puesta en marcha de diferentes medidas de urgencia para hacerle frente, el reto global está servido: el aumento de la brecha de género es una realidad. Es nuestra responsabilidad trabajar para minimizarlo, en la igualdad de género se encuentra la solución.

    Icíar Bosch, Jimena Cazzaniga y Ana Cirujano

    Técnicas de proyectos e integrantes del grupo de género de la FIIAPP

  • 05 marzo 2020

    |

    Posteado en : Reportaje

    |
    facebook twitter linkedin

    La perspectiva de género en la cooperación internacional

    La FIIAPP gestiona proyectos que trabajan con enfoques de género y promueven la lucha contra la desigualdad que viven las mujeres

    Suena paradójico, pero no lo es. Para hablar de igualdad entre hombres y mujeres, hay que hablar de desigualdad. “Por fin una mujer es candidata a la presidencia de la Comisión Europea”. Lo dijo Ursula von der Leyen en su discurso cuando todavía era candidata para presidir el ejecutivo europeo. Ese ‘por fin’ es un ejemplo de las diferencias entre la realidad que viven los hombres y la que viven las mujeres. Unas diferencias que se traducen en desigualdades.

    El discurso seguía: “Hace 40 años Simone Veil se convirtió en la primera mujer presidenta del Parlamento Europeo. Gracias a ella y otras figuras icónicas me presento yo”. Veil es un referente para Von der Leyen, pero bien podría serlo también para las mujeres latinoamericanas que han sacado a la calle el pañuelo verde, o para las que han enseñado al mundo ‘el violador eres tú’. Tanto Veil, Von der Leyen como las miles de mujeres latinoamericanas mencionadas viven una realidad concreta por el hecho de ser mujeres. Siendo conscientes de ello, los proyectos de cooperación internacional que gestiona la FIIAPP y financia la Unión Europea aplican la perspectiva de género en sus acciones.

    EUROSOCIAL+

    Marie Dominique de Suremain es coordinadora del área de igualdad de género en Expertise France de EUROSOCIAL+, uno de los proyectos que financia la UE en América Latina y que bajo la coordinación de la FIIAPP cuenta con la gestión de la IILA, Expertise France y la propia FIIAPP.

    “El área de género es una innovación en EUROSOCIAL+, organizamos el trabajo en torno a tres áreas: la autonomía física, política y económica” explica Suremain.  La autonomía física aborda la lucha contra las violencias de género ya que detrás de las denuncias, se requieren respuestas institucionales apropiadas. Por ello, EUROSOCIAL+ impulsa herramientas que permitan desarrollar mecanismos efectivos de protección. El área de género también impulsa cambios en las masculinidades. Según Sureiman, “se trata de generar replanteamientos colectivos de género específicamente en torno a la masculinidad como política para abordar algunos fenómenos relacionados con la violencia y las desigualdades”. La autonomía política aborda la problemática de las mujeres para acceder a determinados cargos. “Nos hemos dado cuenta de que muchas veces se impide a las mujeres, no solo acceder a los cargos, sino una vez acceden, desarrollar su trabajo”, comenta Sureiman. Por último, la autonomía económica promueve políticas para disminuir la feminización de la pobreza. En este sentido, se promueven reformas para mejorar la inclusión laboral y evitar la discriminación, y se buscan resultados en la diferencia salarial, tipo de empleo, trabajo de tiempo parcial, tasas de desempleo, e informalidad.

    “Además de este atraso en lo económico y lo político, el tema más preocupante es el de bajar las altas tasas de feminicidio y de violencia contra las mujeres, por ello, es una prioridad expandir la perspectiva de género de cara a todas las instituciones, dar respaldo a las políticas públicas y garantizar la existencia de planes integrales de igualdad”, asegura la coordinadora del área de género.

    Convivir sin discriminación, un enfoque basado en los derechos humanos y el género

    El proyecto “Convivir sin discriminación, un enfoque basado en los derechos humanos y el género” trabaja en el refuerzo de instrumentos y políticas públicas de Marruecos para prevenir y luchar contra el racismo y la xenofobia hacia la población migrante. El proyecto potencia la protección de los derechos fundamentales de los migrantes prestando una consideración particular a la inclusión del enfoque de género. “Contamos con una asistencia técnica especializada en género que nos acompaña para asegurar la inclusión de esta perspectiva en todas las intervenciones que se realicen” explica Lucía Molo, técnica del proyecto en la FIIAPP.

    Desde el proyecto se potencia la creación de herramientas que ayuden a las instituciones socias españolas y marroquíes a asegurar la perspectiva de género. Entre ellas se encuentran un plan de acción de género para el proyecto, el check-list en el que se desarrollan las fases a realizar para asegurar la perspectiva de género, así como un documento explicativo que garantiza el uso de un lenguaje inclusivo.

    EUROCLIMA+

    EUROCLIMA+ es un programa financiado por la Unión Europea que facilita el diálogo regional y da apoyo a las instituciones para lograr la adaptación al cambio climático y desarrollar políticas de mitigación en América Latina. Desde EUROCLIMA+, son conscientes de que el cambio climático tiene implicaciones específicas de género, por lo que la igualdad es un compromiso para el programa.

    EUROCLIMA+ impulsa la perspectiva de género a través de acciones como la recopilación y el uso de información desglosada por género y establecimiento de indicadores sensibles al género o la creación de métodos de participación y consulta de las mujeres, así como el seguimiento, evaluación y rendición de cuentas desde una perspectiva de género. Para ello, EUROCLIMA+ aborda el género en el marco lógico e indicadores del programa, así como en los diferentes componentes temáticos, de forma que se aproveche al máximo la estructura y el mandato de EUROCLIMA+.

    GAR SI SAHEL

    “La necesidad de empoderamiento de las mujeres en zonas de conflicto es un elemento central a la hora de plantear estrategias de desarrollo. En la región del Sahel, atravesada por el terrorismo, las mujeres sufren los efectos concretos de una violencia específica contra ellas. Si en Estados de paz las mujeres ven sus derechos limitados de manera sistemática, las dificultades aumentan en situaciones de guerra”. Son las palabras de Beatriz Moreno de la Vara, técnica de apoyo del proyecto GAR SI SAHEL.

    El Sahel es una zona geográfica con una gran inestabilidad política, lo que provoca problemas en torno a la migración irregular y la presencia de grupos terroristas. Por ello, frente a esta realidad, la seguridad y el desarrollo son la piedra angular de la estrategia de la Unión Europea para la región del Sahel.

    Desde el proyecto GARSI SAHEL, se plantea la necesidad de contar con un enfoque de género no sólo para la protección específica de las mujeres en situaciones de conflicto, sino también en una apuesta por el empoderamiento femenino en el campo de las fuerzas de seguridad.

    Una de las propuestas llevadas a cabo en el marco del proyecto son las formaciones en género y Derechos Humanos a las unidades creadas, como la desarrollada en Senegal. Estos cursos también han sido impulsados en Mali y Níger en colaboración con otros actores relevantes de la zona, como EUCAP Sahel y la Organización Internacional de las Migraciones, creando sinergias alrededor del quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible: la igualdad de género.

    Además, desde el proyecto GAR SI SAHEL apostamos por el aumento de la presencia de mujeres en estas unidades, que cuenta en la actualidad con tres agentes mujeres en las de Senegal y una en la de Malí.

    Por Cristina Blasco,  (@cbm_cris). Equipo de comunicación FIIAPP.