• 25 junio 2020

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    “El reto global está servido: el aumento de la brecha de género es una realidad”

    Icíar Bosch, Jimena Cazzaniga y Ana Cirujano, compañeras de la FIIAPP que también forman parte del grupo de género de la Fundación, nos relatan cómo ven peligrar la igualdad de género a nivel global debido a la crisis generada por la COVID19

    Es una realidad que la crisis generada por la COVID19 pone en peligro los avances de la Agenda 2030, especialmente aquellos ligados a la igualdad de género. La FIIAPP, en esta compleja coyuntura, apuesta, a través de su saber hacer, por no dejar atrás a las mujeres. Tal y como nos señalan las cifras, las mujeres están más expuestas al virus y a sus impactos sociales y económicos: aproximadamente el 70% del personal sanitario en el mundo son mujeres, así como el 80% del personal doméstico y de cuidados. Por otro lado, la atención a familiares dependientes recae en mayor medida sobre ellas. Por si esto fuera poco, son las mujeres quienes representan el mayor porcentaje de personas trabajadoras informales y a tiempo parcial en todo el mundo.

    La FIIAPP puede aportar soluciones en materia de políticas públicas desde una perspectiva de género

     En la FIIAPP contamos con algunas experiencias en las que, fortaleciendo las políticas públicas en el marco de la igualdad de género, se busca mejorar la vida de la ciudadanía. Por ejemplo, durante esta crisis se constata un menor acceso a la salud sexual y reproductiva y un grave aumento de la violencia de género; la FIIAPP trabaja en este ámbito desde diferentes perspectivas como el apoyo en la creación de un departamento de Violencia de Género en el seno de AMERIPOL.

    Por otro lado, el área de gobernanza democrática del programa EUROsociAL+ ha puesto en marcha acciones innovadoras como la incorporación del enfoque de género en los sistemas de transparencia y acceso a la información, el acceso a la justicia de grupos de mujeres especialmente vulnerables o el acompañamiento a los países latinoamericanos en la puesta en marcha de presupuestos con enfoque de género como instrumento para reducir desigualdades.

    Consideramos que la necesidad de empoderamiento de las mujeres en momentos de crisis como el actual es un elemento central a la hora de plantear estrategias de desarrollo. En ocasiones, a esta situación se suman los efectos concretos de una violencia específica contra ellas. Otro ejemplo es lo que ocurre en la región del Sahel, donde las mujeres ven sus derechos limitados de manera sistemática. En el proyecto GARSI SAHEL, la FIIAPP cuenta con un enfoque de género, no solo para la protección específica de las mujeres en situaciones de conflicto, sino también como apuesta por el empoderamiento femenino en el campo de las fuerzas de seguridad y el aumento de la presencia de mujeres en estas unidades.

    También sucede que el discurso general que enmarca la crisis del coronavirus es profundamente masculino y plagado de símiles bélicos, en contraste, la comunicación con equidad debería estar presente y extenderse a la utilización de un lenguaje inclusivo que visibilice a las mujeres y las niñas. En la FIIAPP, tanto desde su departamento de comunicación, como desde varios programas, se mantiene una apuesta firme por el uso de un lenguaje que no discrimine. Por ejemplo, el proyecto Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética en Cuba, cuida el lenguaje inclusivo cada vez que comunica mediante una invitación, presentación, etcétera.

    Es por eso que, en un momento donde se percibe la inclusión de la perspectiva de género como un aspecto secundario, se ponen en valor proyectos como Convivir sin discriminación, un enfoque basado en los derechos humanos y el género en el que la FIIAPP aporta una asistencia técnica especializada en género. Tras un profundo diagnóstico, se han desarrollado una serie de herramientas que permiten a todas las personas e instituciones integrar la perspectiva de género a lo largo de toda la intervención. Esto ha permitido tener pautas concretas que permiten asegurar la incorporación de la perspectiva de género en cada tarea, proceso, actividad y resultado del proyecto. Fruto de todo este trabajo, el proyecto ha conseguido que las candidaturas paritarias sean consideradas como mérito en los procesos de contratación de la FIIAPP.

    Pero a pesar de la enorme cantidad de información desarrollada en la crisis de la COVID19, son muy pocos los análisis que contienen datos sobre la situación de las mujeres, que de nuevo son invisibilizadas. El impacto de género en las diversas crisis, incluida la climática, es un hecho innegable. En el marco de programas gestionados por la FIIAPP como EUROCLIMA+, se impulsan iniciativas que tienen en cuenta la perspectiva de género en concreto a través de la recopilación y el uso de información desglosada por sexo, el establecimiento de indicadores sensibles al género, la creación de métodos de participación y consulta de las mujeres.

    Como bien comentábamos al principio, las mujeres ocupan en un gran porcentaje empleos precarios e informales, muchos de ellos ligados a tareas del cuidado no reconocidas. La solución a la crisis actual pasa por posicionar estos empleos y empoderar económicamente a las mujeres. Por ejemplo, el programa Bridging the Gap (BtG), consciente de las múltiples discriminaciones, está trabajando para mejorar la empleabilidad de mujeres con discapacidad o que tienen alguna hija o hijo con discapacidad. El empoderamiento, como en otras acciones de la FIIAPP, está en el centro de la acción de BtG para lograr la autonomía de las mujeres.

    Estas iniciativas,  demuestran que la materia prima existe. Sin embargo, es necesario, por un lado, sistematizar y visibilizar este trabajo y, por otro, poner esta experiencia al servicio de una estrategia de género.  En este sentido, la FIIAPP está trabajando, con el acompañamiento de un grupo de profesionales de la entidad, en la elaboración y puesta en marcha de su I Plan de Igualdad. Esta herramienta tiene un doble objetivo interno y externo: el fomento de la igualdad de género en el seno de institución, así como dotarse de herramientas y procesos que permitan que ésta se incorpore sistemáticamente en los proyectos que gestiona la entidad.

    Con la llegada de la pandemia y la puesta en marcha de diferentes medidas de urgencia para hacerle frente, el reto global está servido: el aumento de la brecha de género es una realidad. Es nuestra responsabilidad trabajar para minimizarlo, en la igualdad de género se encuentra la solución.

    Icíar Bosch, Jimena Cazzaniga y Ana Cirujano

    Técnicas de proyectos e integrantes del grupo de género de la FIIAPP

  • 28 marzo 2019

    |

    Posteado en : Reportaje

    |
    facebook twitter linkedin

    8 de marzo: en busca de la igualdad

    El Día Internacional de la Mujer se ha convertido en uno de los días internacionales más reivindicativos del año. Desde la FIIAPP tomamos conciencia de la importancia que tiene la inclusión de género en nuestros proyectos y apostamos por un plan de igualdad en la Fundación

    Actualmente, habitamos en el planeta alrededor de 7.550 millones de personas. Según datos de Naciones Unidas, un 49,5% son mujeres, lo que se traduce en 3.712 millones 

    Son muchos los obstáculos a los que se enfrenta la mujer por el simple hecho de serlo. El informe elaborado por la OCDE “Perseguir la igualdad de género: una batalla cuesta arriba”, pone de manifiesto que la mujer sigue en desventaja en todos los ámbitos de la vida y en todos los países respecto al hombre. 

     

    El informe mundial sobre salarios 2016/2017 elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destaca que la brecha salarial aumenta a medida que los salarios se ven incrementados. En este sentido, en España, según datos de 2016, la brecha salarial entre géneros fue del 14,9% frente al 16,7% de la media europea, según destaca el informe de Eurostat. 

     

    Asimismo, de todas las personas que viven en extrema pobreza, un 75% son mujeres y niñas. Del total de niños que no asisten a la escuela, un 60% son niñas y, aunque las mujeres producen la mitad de la comida existente, solo poseen un 1% de las tierras cultivadas 

     

    8 de marzo, Día Internacional de la Mujer 

    tw_mujer-1024x512-jpgEl Día Internacional de la Mujer Trabajadora fue institucionalizado por las Naciones Unidas el 8 de marzo de 1975 con el nombre de Día Internacional de la Mujer. Sin embargo, este día fue celebrado por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Europa, concretamente en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, ampliándose desde entonces su conmemoración al resto de países.  

     

    Año tras año, el 8 de marzo se ha convertido en uno de los días internacionales con mayor impacto en la sociedad, convirtiéndose en una jornada de reivindicación a nivel mundial en el que las mujeres unen sus fuerzas para reclamar la igualdad de género y una sociedad más justa. A esta jornada, cada vez son más los hombres que se suman y toman conciencia del problema de desigualdad al que se enfrentan las mujeres. 

     

    “La igualdad de género es, fundamentalmente, una cuestión de poder. Vivimos en un mundo dominado por los hombres, con una cultura dominada por los hombres. Solo cuando entendamos los derechos de las mujeres como un objetivo común, como una ruta hacia el cambio en beneficio de todos, comenzaremos a inclinar la balanza”, ha destacado en su mensaje del Día Mundial de la Mujer de 2019 el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. 

     

    “Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio” 

    Este año 2019, el lema del Día Internacional de la Mujer ha sido “Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio”. Bajo este lema se sitúa a la innovación por parte de las mujeres en el centro de sus esfuerzos para lograr la igualdad de género, ya que para ello se necesitan innovaciones sociales válidas tanto para hombres como para mujeres “sin dejar a nadie atrás”.
     

    Movimiento #Metoo 

    Al igual que el 8 de marzo las mujeres aúnan sus fuerzas para alzar su voz a favor de la igualdad de género, el movimiento #Metoo se ha convertido en un movimiento de denuncia durante los 365 días del año. A través de él, las mujeres de todo el mundo han tenido la oportunidad de contar sus experiencias en las redes sociales, denunciando casos de abuso sexual y recibiendo apoyo.  

     

    ODS 5: Igualdad de género 

    Según destaca Naciones Unidas “la igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacíficopróspero y sostenible”. Con motivo del cumplimiento de la Agenda 2030, la igualdad de género también ocupa uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el número 5, con el que se busca poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y niñas en todas partes, eliminar todas las formas de violencia que sufren, así como adoptar y fortalecer políticas sólidas y una legislación aplicable para la promoción de la igual de género, entre otras muchas metas. 

     

    Asimismo, las personas con discapacidad también sufren desigualdad de género, especialmente si hablamos de acceso a la educación. Según señala Ola Abu Ghraib, directora de Investigación e Influencia Global en la Organización Leonard Cheshire, “se deben mejorar los mecanismos para integrar a las niñas con discapacidad en el sistema de educación, e integrar el género en la Agenda 2030”.  

     

    La FIIAPP y la transversalización de género 

    Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la FIIAPP celebró, el pasado 7 de marzo, una mesa redonda que contó con la presencia de la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Pilar Llop Cuenca, y la directora deObservatorio Español del Racismo y la Xenofobia (OBERAXE), Karoline Fernández, quien destacó la situación de discriminación que sufre la mujer inmigrante en nuestra sociedad. La conclusión de este debate fue la importancia que tiene el “movilizarse y sensibilizar sobre violencia de género a través de la educación”.  

     

    La FIIAPP quiere posicionarse como la primera fundación del sector público de la cooperación española que aplica, tanto a nivel interno como externo, la inclusión de género. En este sentido, la Fundación está desarrollando un plan de igualdad que tiene como fin ofrecer las mismas oportunidades entre hombres y mujeres en la institución. 

     

    Siguiendo esta línea, la FIIAPP ya trabaja con diversos proyectos que cuentan con esta inserción de género, como son EUROsociAL+EL PacCto: Apoyo a AMERIPOL o el proyecto Convivir sin discriminación. 

     

    Según Manuel Sánchez, técnico de proyectos de la FIIAPP, la Fundación “tiene dos retos principales: uno es incluir el enfoque de género dentro de la casa con un plan y con un programa específico para ello y por otro lado la responsabilidad que tenemos los distintos trabajadores y trabajadoras de transversalizarlo en nuestros proyectos”.