• 12 noviembre 2020

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Nos importa la gestión de los ingresos, pero lo que más importa es la salud

    El programa Intercambio de expertos Cuba-Unión Europea II, financiado por la Unión Europea y gestionado por la FIIAPP, trabaja con la Oficina Nacional de Administración Tributaria de Cuba (ONAT). El Vicejefe de la Oficina, Reinaldo W. Alemán Mondeja, nos habla de cómo ha adaptado su trabajo a la pandemia de la COVID19

    ¿Qué medidas ha adoptado la ONAT para seguir trabajando durante la pandemia? 

    La ONAT, no sólo no ha interrumpido el trabajo, sino que lo ha intensificado y transformado durante este período de pandemia en que nos encontramos.  

    El Ministerio de Finanzas y Precios estableció un conjunto de medidas tributarias y financieras para el enfrentamiento a la COVID19, dirigidas principalmente a tres temas: las garantías salariales a los trabajadores interruptos del sector empresarial, las adecuaciones para el pago de los tributos a las personas naturales y también para el pago de los tributos a las personas jurídicas 

    Para garantizar su cumplimiento, desde la ONAT hemos diseñado un sistema de trabajo que incluye las acciones siguientes: Videoconferencias con directivos de la Oficina; partes semanales para monitorear el nivel y control de las suspensiones de actividades; rebajas de cuotas; aplazamientos de pagos y su impacto en la recaudación; revisión del estado de la recaudación de ingresos y rediseño de las acciones de control fiscal. 

    Además, se han tomado unas medidas generales para la prevención de la enfermedad en las dependencias de la ONAT. A modo de ejemplo, diariamente se realiza un seguimiento de todos los trabajadores para identificar posibles manifestaciones de la enfermedad; labores de desinfección en los locales y vehículos de la oficina; y se garantiza un adecuado flujo de aire y ventilación. También se ha potenciado el trabajo a distancia y el teletrabajo limitando la actividad a lo estrictamente necesario evitando reuniones, capacitación presencial y cualquier otra actividad que implique la aglomeración de personas. 

    ¿Qué se ha hecho para prevenir y evitar la propagación de la COVID19? 

    Nuestra prioridad ha sido el cumplimiento de las medidas relacionadas con la prevención e higienización para proteger a los trabajadores. Así mismo, se ha evitado por todas las vías la afluencia de personas a las oficinas. En casos en los que ha sido indispensable, se ha priorizado la atención a los contribuyentes adultos mayores, para evitar prolongar su estancia en nuestros locales.  

    Se han establecido y potenciado el uso del correo electrónico y la comunicación telefónica para realizar diferentes gestiones y se ha habilitado una línea directa para la atención a los contribuyentes en todas las oficinas municipales, provinciales y centrales. Por ejemplo, en el caso de las personas jurídicas, las solicitudes de los aplazamientos se hacen obligatoriamente por correo electrónico. 

    Otras medidas a resaltar han sido las dedicadas a la divulgación a la ciudadanía de todas las acciones emprendidas. A través de los diferentes medios de comunicación, se han dado a conocer los teléfonos y direcciones de todas las oficinas del país, así como una aplicación informática que facilita el contacto de la persona usuaria con la ONAT. También se han difundido a través de redes sociales y sitios web, la posibilidad de solicitar aplazamientos de pagos informando los datos obligatorios para estos trámites. 

    Y también hemos incrementado las acciones de comunicación en las redes sociales y en nuestro sitio web, dirigidas al enfrentamiento de la COVID19, a través de mensajes tales como: “Evite acudir a las oficinas de la ONAT, contáctenos por teléfono o correo electrónico. Protegiéndose usted, nos protegemos todos”, o “Utilice la vía electrónica de las pasarelas de pago del Banco, cuide su salud y la de su familia”. Como Oficina Nacional de Administración Tributaria nos importa la gestión de los ingresos, pero lo que más nos importa es la salud de la ciudadanía. 

    ¿Cuál ha sido la respuesta de la ciudadanía? 

    El grado de aceptación que han tenido estas medidas en la población ha sido favorable. Por ejemplo, el servicio de: consultas@onat.gob.cu, ha sido muy utilizado. Hemos respondido a un número bastante alto de preocupaciones y dudas acerca de las novedades que se han dado por esta situación. Antes en Cuba habíamos tenido eventos, más bien de tipo meteorológico, que habían afectado a determinadas zonas del país, pero no de una forma tan generalizada como con esta pandemia.   

    Ha tenido mucha aceptación el canal de Telegram de la ONAT, que cuenta hoy día con un gran número de suscriptores, las noticias que se cuelgan en la web, así como los perfiles institucionales de la ONAT en Facebook, Youtube y Twitter. Estamos usando las redes sociales, muchas infografías y pequeños vídeos que explican los procesos a realizar.  

    Realmente, puedo decir que el trabajo realizado por la ONAT ha sido muy bien acogido y pienso que ha sido por la seriedad en la respuesta de esas consultas y por todos los esfuerzos realizados para facilitar los trámites a la ciudadanía en todo nuestro territorio.  

    El programa intercambio de expertos trabaja con la ONAT en diferentes ámbitos ¿Considera que la colaboración del programa en materia de digitalización ha favorecido en la adaptación de la Oficina a la pandemia? 

    Tanto el trabajo en digitalización de procesos como la adquisición del equipamiento informático a través del programa han resultado clave en estos momentos.

    La adquisición de la tecnología para la realización de videoconferencias ha sido decisiva, ya que no solo nos está sirviendo para conectar con las provincias y gestionar los distintos trámites con ellas, sino que también nos ha servido para conectarnos a nivel internacional, por ejemplo, con el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT). 

    Pero lo más importante no ha sido solo eso. El sistema de videoconferencias ha servido también para capacitar a distancia a nuestro personal hasta el último municipio de Cuba, indicar, intercambiar, supervisar y controlar, ante la imposibilidad de movilidad por las provincias.  

    Consideramos de gran importancia la diversificación de actividades que se han desarrollado en el marco del Programa Intercambio de expertos Cuba -Unión Europea II: talleres en Cuba o en otros países, pasantías en el exterior, participación en eventos nacionales e internacionales, intercambios en conferencias con organismos internacionales, así como los encuentros que hemos tenido entre las instituciones que formamos parte del Programa. Todo eso ha ayudado a elevar el nivel profesional técnico y la capacidad innovadora de nuestros especialistas y personal funcionario y directivo. Todo esto se ha conectado con algunas medidas implementadas en esta fase de la COVID, por ejemplo, estamos trabajando en la mejora de servicios al contribuyente en lo referente al pago de impuestos online, poniendo en marcha algunas aplicaciones informáticas y métodos, cuyo conocimiento ha sido adquirido en las actividades del Programa.  

    Realmente es una necesidad seguir buscando soluciones a los problemas que se nos van presentando. Si hemos sido capaces de dirigir una sesión administrativa de la Asamblea del CIAT, de capacitar a nuestra gente… todo de manera virtual, estamos seguros de que podremos seguir acometiendo acciones de capacitación en el marco del Programa. 

    Hasta el momento no hemos dejado de trabajar y se ha hecho mucho por el bien del contribuyente, de la nación y de nuestra propia organización. Hemos tenido experiencias muy valiosas que han llegado para quedarse, así que estamos seguros de que el Programa continuará contribuyendo en todos los aspectos a que nuestra organización y nuestro país sigan saliendo adelante.   

    Les reitero el placer de formar parte de este equipo y de contar con el apoyo de la FIIAPP en este camino. 

    #Etiquetas: ,

  • 23 junio 2020

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    “BioCubaFarma constituye el principal grupo empresarial del sector biofarmacéutico cubano”

    El sector biofarmacéutico de Cuba ha logrado dar pasos muy significantes en plena COVID19. Darien García nos lo relata a continuación

    El experto del proyecto Intercambio de Experiencias Cuba-UE II, Darien García Díaz, nos comparte los importantes avances que el programa está teniendo en el sector biofarmacéutico cubano en el actual contexto de la COVID19. También, relata cómo el programa ha tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias para continuar con su funcionamiento y la cooperación conjunta.

    Compuesto por más de 30 instituciones, BioCubaFarma constituye el principal grupo empresarial del sector biofarmacéutico cubano. Su estructura, que incluye centros de ciclo cerrado, posibilita la generación de ideas para la creación de productos innovadores, su desarrollo, producción, y comercialización, potenciando además la formación de jóvenes profesionales a través de sus programas académicos y de su estrecha colaboración con el Ministerio de Salud Pública y el sistema educacional cubano. Los productos obtenidos en sus instalaciones tienen como principal prioridad el suministro a las redes nacionales de farmacias y hospitales, y en segundo lugar, constituyen un importante renglón de exportaciones que por su calidad, ha contribuido a ganar un merecido prestigio internacional. Áreas tales como el cáncer, complicaciones de la diabetes, enfermedades autoinmunes y enfermedades infecciosas, son abordadas con éxito a través de sus programas de investigación.

    La necesidad de evaluar correctamente la eficiencia de estos productos a través de sus costos y efectos terapéuticos mediante herramientas farmacoeconómicas, condujo al inicio de una relación de colaboración exitosa con la Unión Europea, a través del Programa de Intercambio de experiencias coordinado por la FIIAPP y el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas de Cuba (INIE). Se están llevando a cabo más de 8 acciones con expertos internacionales del campo durante el período 2018-2020, en cuya coordinación la Universidad Carlos III de Madrid ha desempeñado un papel fundamental, han conducido a la formación de 21 especialistas cubanos que se han insertado en la consecución de importantes objetivos para BioCubaFarma. Entre los principales resultados obtenidos resalta la evaluación económica del Heberprot P para úlceras de pie diabético en el contexto mexicano, que permitió su aceptación por las entidades regulatorias correspondientes; la evaluación económica del nimotuzumab para cáncer de cabeza y cuello; y los estudios de costos de los programas de vacunación contra rotavirus y pneumococo en Cuba.

    En medio del actual contexto epidémico donde la COVID19 ha conducido a una situación de crisis internacional para la economía y los sistemas de salud, la identificación de acciones que posibilitaran la acelerada implementación de programas de combate frente al virus y la adecuada toma de decisiones se ha convertido en una prioridad para el Programa de Intercambio de Experiencias y para BioCubaFarma. El evento internacional “Virtual ISPOR 2020 HEOR: Advancing Evidence to Action” surge como una oportunidad única que se inserta dentro de esta estrategia. Las sesiones incluyeron una conferencia plenaria sobre la investigación de los resultados y aspectos económicos relacionados con la COVID19, además de temas acerca de los retos de las políticas de salud, la toma de decisiones clínicas y los nuevos diseños para estudios de costo-efectividad. Se expusieron casos prácticos como el del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas de Singapur y su centro de detección y capacidades ambulatorias. Además, durante la presentación, se explicaron las estrategias para detectar casos sospechosos durante los brotes y los protocolos para segregar pacientes en distintos niveles de riesgo para impedir la infección cruzada.

    La naturaleza virtual del programa permitió, a través de la participación de un especialista cubano como delegado, el intercambio con figuras de primer nivel y el acceso a las más de 60 horas de conferencias que permanecerán como un material de referencia para la empresa cubana y otras entidades internacionales interesadas. Adicionalmente, se tramitó la membresía en ISPOR para el especialista cubano participante, lo que posibilita el acceso a publicaciones líderes de la temática, a eventos virtuales adicionales y a redes de intercambio en esta disciplina que tendrán un impacto positivo para BioCubaFarma.

    La continuación de las acciones del Programa de Intercambio de Experiencias con la Unión Europea en el contexto actual internacional representa, sin lugar a duda, una importante acción de cooperación que permitirá elevar el estándar de científico, económico y social de la empresa biofarmacéutica cubana.

    Darien García Díaz, especialista del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de BioCubaFarma y contraparte en el Programa de Intercambio de Experiencias Cuba-UE II.

    #Etiquetas: ,

  • 21 mayo 2020

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    “A veces, dar un paso atrás permite después pisar más firme”

    Alma Martín, técnica de apoyo del proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba  para la promoción de las energías renovables nos pone al día de cómo se han replanteado las actividades programadas para esta promoción en el país caribeño. Nos ofrece su visión sobre cómo transformar las limitaciones que provoca la COVID en ventajas para el proyecto.

    Participar en la gestión de un proyecto de cooperación internacional es un trabajo fascinante, aunque en ocasiones, las prisas y los plazos no permiten disfrutar el trabajo que hacemos ni dimensionar la gran diferencia que su puesta en marcha supone para los beneficiarios del mismo. Sin embargo, un suceso trascendental como la irrupción de la COVID19 en nuestras vidas, trastoca las planificaciones y previsiones que todos pudiéramos tener. No hay análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas) que prevea un contexto como el actual. Y a pesar de la gravedad de la situación y los problemas a los que nos enfrentamos, es precisamente ahora cuando surge una oportunidad que no podemos desaprovechar: abordar de forma minuciosa aspectos importantes de las actividades que realizamos, prestarles mayor atención si cabe y dedicarles más tiempo que nunca, para asegurarnos de que cuando podamos ponerlas en marcha, tengan el éxito que esperamos.

    Una de las actividades más importantes que se desarrolla este año en el proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética en Cuba en el que trabajamos desde la FIIAPP, es el “Fórum de energía sostenible de Cuba” cuya segunda edición estaba prevista en junio de este año; las circunstancias actuales han hecho necesario cambiar las fechas, posiblemente a noviembre de este año. El Fórum, organizado por el Ministerio de Energía y Minas de cubano, la Delegación de la Unión Europea de Cuba y con el apoyo de Fira Barcelona, se realizará en el recinto ferial PABEXPO (La Habana).

    Días antes, se realizarán en la ciudad de Santa Clara una serie de actos paralelos dirigidos a la promoción de la inversión extranjera en las bioeléctricas (organizados por el grupo estatal AZCUBA) y a la integración de las Universidades del Caribe y Cuba (organizados por la Universidad Central de las Villas) que incluirán una visita a la bioeléctrica de Ciego de Ávila.

    Aprovechando este receso forzoso, estamos ultimando los detalles para asegurar que este foro sea de nuevo un éxito, y ofrecer a instituciones y universidades cubanas y de la región un espacio de encuentro y diálogo donde más de 150 personas podrán intercambiar experiencias y los últimos conocimientos del sector. A través de los talleres previstos en torno a cuatro grandes temas (energía termosolar, movilidad eléctrica, acumulación de energía y eficiencia energética) expertas y expertos nacionales e internacionales de reconocido prestigio en la materia, abordarán junto con personal institucional cubano y directivos de organismo regionales e internacionales, la situación actual y desarrollo de las tecnologías, así como los avances y acuerdos internacionales dentro del sector, lo que sin duda favorecerá la puesta en marcha de la nueva política de modernización energética del país.

    El Foro se suma así a los esfuerzos del país y del MINEM de incorporar la eficiencia energética y las fuentes renovables de energía. Entre los objetivos de la nueva política energética, se espera en 2030 incrementar las energías renovables en la generación eléctrica en un 24 %, producir 7 mil 316 GWh/año, sustituir 1,75 millones de toneladas de combustible fósil y dejar de emitir 6 millones de toneladas de CO2/año en el país.

    A veces, dar un paso atrás permite después pisar más firme y dar el salto que asegura conseguir nuestros objetivos. Sobreponiéndonos a la adversidad y aprovechando la ocasión que se nos presenta, aportaremos mucho más a este proyecto y llegaremos mucho más lejos de lo que nos habíamos propuesto.

    Alma Martín Pérez, técnica de apoyo del proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las energías renovables.

  • 19 diciembre 2019

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Más ambición a partir de la COP25

    Alma Martín, técnica de apoyo en el proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética, medita sobre la participación del proyecto en la COP25 y los resultados de la cumbre

    La Cumbre Mundial del Clima COP25 esperaba acuerdos más ambiciosos sobre neutralidad del cambio climático para 2050. El nivel frenético de discusiones y negociaciones de los casi 200 países participantes en la Cumbre no cesó hasta el último momento buscando un consenso, sin embargo, el mercado de emisiones de CO2 y otros temas relevantes se pospusieron hasta la COP26 de Glasgow, prevista para noviembre de 2020.

    Durante dos semanas, representantes de Estados, organismos internacionales, instituciones y sociedad civil han mostrado cifras que no dejan lugar a dudas de la urgencia de tomar medidas: 13.000.000 toneladas de plástico llegan a los océanos anualmente, la acidificación creciente de los mares afecta a la pesca y repercute en la seguridad alimentaria, tres cuartas partes del planeta están amenazadas, más de un millón de especies corren riesgo de desaparecer, los gases de efecto invernadero han batido un nuevo récord, en los próximos 50 años habrá entre 250 y 1.000 millones refugiados medioambientales obligados a abandonar sus hogares. Es cierto: los datos abruman y se necesitan compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar el aumento de temperatura superior a 1’5 grados.

    Imagen de la zona verde en la COP25

    Sin embargo, la COP25 no quiso quedarse solo en la alarma y emergencia medioambiental, tratando de ofrecer espacios de concienciación, sensibilización y diálogo, abordando el tema medioambiental desde todas las disciplinas: biodiversidad, género, migraciones, urbanismo, industria, finanzas, desarrollo tecnológico, etc. Una amplia variedad de temas para que todas y todos, especialistas y público general, pudieran conocer la situación actual sin caer en el dramatismo y pesimismo, porque todavía es posible actuar.

    En este sentido, la FIIAPP colaboró estrechamente con el gabinete de la Alta Comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, apoyando la organización de la COP y promoviendo diferentes actividades, como el panel “Transición energética y oportunidades de inversión económica en Cuba” de la mano de la coordinadora del proyecto Maite Jaramillo, Felice Zaccheo (jefe de la Unidad de Programas regionales para América Latina y el Caribe en la Comisión Europea), Marlenis Águila (directora de energías renovables del Ministerio de Energía y Minas de Cuba), Elaine Moreno (directora general de la Oficina Nacional de Energía en Cuba, la ONURE), Ramsés Montes (director de política energética de la ONURE-Cuba) y Eric Sicart (Fira Barcelona). Dicha actividad se enmarca en el proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética que financia la Unión Europea y gestiona la FIIAPP. En dicho acto, se presentaron los principales elementos del programa y los retos y oportunidades de Cuba para el desarrollo de las fuentes renovables y el uso eficiente de la energía.

    Los países isleños sufren de forma muy directa las consecuencias del cambio climático y son conscientes de la fuerte vinculación que existe entre la protección del medio ambiente y el desarrollo económico y social sostenible. En este sentido, la delegación cubana formada por especialistas del MINEM y la ONURE invitados a la COP dieron a conocer, a través del panel, la política ambiciosa del país de reducir sustancialmente en 2030 el uso de hidrocarburos y las emisiones de dióxido de carbono a través de un aumento progresivo de las fuentes de energía renovables y elevar su participación en la matriz de generación de energía eléctrica.

    Más allá de la COP, la comunidad internacional ha empezado a dar pasos hacia la transición ecológica, pero el reto es hacerlo a tiempo y de forma equitativa y justa, evitando ahondar las desigualdades ya existentes. La responsabilidad del cambio exige políticas públicas de Estados, organismos internacionales y regionales, hacia la descarbonización de la economía, adaptando el sistema actual a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a la Agenda 2030.

    A pesar de que los acuerdos de la COP no hayan sido los previstos, si algo ha quedado patente estos días es el interés de la sociedad española por reforzar la acción climática y avanzar en la neutralidad de las emisiones de CO2. Es tiempo de actuar y de buscar soluciones conjuntas.