• 19 diciembre 2019

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Más ambición a partir de la COP25

    Alma Martín, técnica de apoyo en el proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética, medita sobre la participación del proyecto en la COP25 y los resultados de la cumbre

    La Cumbre Mundial del Clima COP25 esperaba acuerdos más ambiciosos sobre neutralidad del cambio climático para 2050. El nivel frenético de discusiones y negociaciones de los casi 200 países participantes en la Cumbre no cesó hasta el último momento buscando un consenso, sin embargo, el mercado de emisiones de CO2 y otros temas relevantes se pospusieron hasta la COP26 de Glasgow, prevista para noviembre de 2020.

    Durante dos semanas, representantes de Estados, organismos internacionales, instituciones y sociedad civil han mostrado cifras que no dejan lugar a dudas de la urgencia de tomar medidas: 13.000.000 toneladas de plástico llegan a los océanos anualmente, la acidificación creciente de los mares afecta a la pesca y repercute en la seguridad alimentaria, tres cuartas partes del planeta están amenazadas, más de un millón de especies corren riesgo de desaparecer, los gases de efecto invernadero han batido un nuevo récord, en los próximos 50 años habrá entre 250 y 1.000 millones refugiados medioambientales obligados a abandonar sus hogares. Es cierto: los datos abruman y se necesitan compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar el aumento de temperatura superior a 1’5 grados.

    Imagen de la zona verde en la COP25

    Sin embargo, la COP25 no quiso quedarse solo en la alarma y emergencia medioambiental, tratando de ofrecer espacios de concienciación, sensibilización y diálogo, abordando el tema medioambiental desde todas las disciplinas: biodiversidad, género, migraciones, urbanismo, industria, finanzas, desarrollo tecnológico, etc. Una amplia variedad de temas para que todas y todos, especialistas y público general, pudieran conocer la situación actual sin caer en el dramatismo y pesimismo, porque todavía es posible actuar.

    En este sentido, la FIIAPP colaboró estrechamente con el gabinete de la Alta Comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, apoyando la organización de la COP y promoviendo diferentes actividades, como el panel «Transición energética y oportunidades de inversión económica en Cuba» de la mano de la coordinadora del proyecto Maite Jaramillo, Felice Zaccheo (jefe de la Unidad de Programas regionales para América Latina y el Caribe en la Comisión Europea), Marlenis Águila (directora de energías renovables del Ministerio de Energía y Minas de Cuba), Elaine Moreno (directora general de la Oficina Nacional de Energía en Cuba, la ONURE), Ramsés Montes (director de política energética de la ONURE-Cuba) y Eric Sicart (Fira Barcelona). Dicha actividad se enmarca en el proyecto de Intercambio de experiencias UE-Cuba para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética que financia la Unión Europea y gestiona la FIIAPP. En dicho acto, se presentaron los principales elementos del programa y los retos y oportunidades de Cuba para el desarrollo de las fuentes renovables y el uso eficiente de la energía.

    Los países isleños sufren de forma muy directa las consecuencias del cambio climático y son conscientes de la fuerte vinculación que existe entre la protección del medio ambiente y el desarrollo económico y social sostenible. En este sentido, la delegación cubana formada por especialistas del MINEM y la ONURE invitados a la COP dieron a conocer, a través del panel, la política ambiciosa del país de reducir sustancialmente en 2030 el uso de hidrocarburos y las emisiones de dióxido de carbono a través de un aumento progresivo de las fuentes de energía renovables y elevar su participación en la matriz de generación de energía eléctrica.

    Más allá de la COP, la comunidad internacional ha empezado a dar pasos hacia la transición ecológica, pero el reto es hacerlo a tiempo y de forma equitativa y justa, evitando ahondar las desigualdades ya existentes. La responsabilidad del cambio exige políticas públicas de Estados, organismos internacionales y regionales, hacia la descarbonización de la economía, adaptando el sistema actual a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a la Agenda 2030.

    A pesar de que los acuerdos de la COP no hayan sido los previstos, si algo ha quedado patente estos días es el interés de la sociedad española por reforzar la acción climática y avanzar en la neutralidad de las emisiones de CO2. Es tiempo de actuar y de buscar soluciones conjuntas.

  • 21 noviembre 2019

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La ciencia forense ayuda a garantizar y a mejorar la calidad de las investigaciones policiales”

    Entrevistamos a Jesús Agudo Ordóñez, project líder del proyecto Twinning de ‘Formación forense hacia métodos de examen avanzados en Turquía’ y facultativo del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, quien nos habla sobre ciencia forense y qué aporta a este proyecto desarrollado en Turquía

    ¿Cuál es el objetivo principal de este proyecto Twinning? 

     El objetivo es fortalecer y mejorar los métodos que se utilizan en los laboratorios forenses en Turquía. Para ello, se ha dispuesto la colaboración de los especialistas de ciencias forenses españoles hacia sus colegas turcos. 

    Los especialistas en ciencias forenses españoles provienen de tres fuentes fundamentalmente. Por un lado, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses y algún forense de algún instituto de medicina legal que pudiera agregarse puntualmente. Por otro lado, el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil y, por último, el Laboratorio de Ciencias Forenses de la Policía Nacional.  

    Son todos laboratorios de ciencias forenses, uno de ellos es de carácter civil, el nuestro perteneciente al Ministerio de Justicia, y los otros dos son de la esfera del Ministerio del Interior como son el laboratorio de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.  

    ¿Qué cree que puede aportar este proyecto a Turquía? 

    A Turquía este proyecto le va a ayudar sobre todo a normalizar los métodos que utilizan en las investigaciones de laboratorios forenses. Es cierto que los técnicos de laboratorios forenses turcos tienen un nivel muy alto, probablemente homologable a la mayoría de los países europeos. Quizás, el valor añadido más importante que puede aportar los facultativos españoles es precisamente, y ésta es una de las finalidades del proyecto, el homogeneizar, normalizar y lograr la acreditación de las técnicas que se utilizan en los laboratorios turcos. 

    ¿Qué actividades se van a realizar para conseguir estos objetivos? 

    Están previstas cuarenta actividades a lo largo de dos años. Prácticamente, semanalmente hay alguna actividad y algún desplazamiento de los técnicos del instituto o del laboratorio de la Policía o de la Guardia Civil. Estos técnicos suelen ir en pares y lo que se hace es organizar seminarios y ciclos formativos en Turquía a los cuales asisten los técnicos turcos del mismo campo que los españoles enviados allí.  

    En el Instituto Nacional de Toxicología nos dedicamos a las ciencias forenses, digamos, en una vertiente humana. Aquí no tenemos ingenieros, sino que todos los especialistas que hay aquí son expertos, licenciados o graduados en ciencias biomédicas. Por tanto, nuestra actividad está centrada en el estudio del crimen, del delito que ha ocurrido y su repercusión a nivel orgánico, a nivel de sus tejidos, a nivel de la persona. 

    La Policía Nacional y la Guardia Civil trabajan también en este campo, pero quizás su factor diferencial con nosotros es que ellos tienen formación y dan formación en otras ciencias más policiales como puedan ser la balística o la ingeniería de sonido, de imagen, de grabación de voz, de grabación digital, de delitos no tan ya relacionados que afecten a la persona, al cuerpo, al humano, sino delitos más tecnológicos, más informáticos. Entonces, existen planes formativos para todas estas áreas.  

    ¿Cómo contribuye a los países el tener forenses especializados? 

    La ciencia forense ayuda a garantizar y a mejorar la calidad de las investigaciones policiales para la prevención de crímenes y para su persecución. Las ciencias policiales son fundamentales, en la espina dorsal de la sociedad para mantener el orden y mantener la justicia. Concretamente, el Instituto Nacional de Toxicología pertenece al Ministerio de Justicia, y para una sociedad la existencia de orden y de justicia en su seno, es fundamental para el desarrollo de las relaciones interpersonales y para el desarrollo y de todo tipo de iniciativas profesionales y de negocios. 

    Por tanto, al final de lo que estamos hablando es de garantizar la prosperidad, la riqueza de los países y que sus ciudadanos se sientan seguros para relacionarse y para iniciar proyectos con repercusión económica que contribuyen al enriquecimiento y engrandecimiento de los Estados.  

    ¿Qué valor añadido aporta la FIIAPP al proyecto? 

    FIIAPP es un órgano vertebrador de esta cooperación sin cuyo concurso sería muy difícil llevar a cabo este tipo de proyectos. Al final, las personas que participan en estos proyectos, tanto la parte beneficiaria que es Turquía como la parte colaboradora que es España, lo que está poniendo en know-how en ciencia, en este caso, en ciencias forenses. Pero resulta imprescindible tener un organismo que realice unas tareas de carácter organizado, de carácter administrativo y de carácter económico. Entonces FIIAPP es el organismo necesario, es el cemento necesario para cohesionar el proyecto, sin FIIAPP los proyectos no tendrían mucho futuro ni mucho sentido.  

    ¿Cree que la cooperación internacional es importante para recibir conocimientos y aportarlos a otros países? 

    Para los países limítrofes de Europa, para aquellos países que han solicitado la adhesión a la comunidad europea o aquellos otros países que quizá no están en condiciones de solicitarlo o no lo han solicitado pero están en la órbita, creo que es muy importante porque se trata de expandir el modo de hacer las cosas que tenemos en Europa 

    Es un modo que está acreditado en el campo de las ciencias forenses que internacionalmente está contrastado con otras áreas de influencia como pueden ser Estados Unidos o Asia, y es importante que los países que están cerca de Europa, o que pretenden ser parte de ella en el futuro, vayan adoptando este tipo de métodos, acostumbrándose a trabajar con unos criterios de calidad, a trabajar con una estandarización de sus métodos y el día que se pueda producir un acercamiento mayor o una adhesión sea todo mucho más fácil y las personas que trabajan en esos países ya vengan con la lección aprendida de cómo hay que trabajar en el ámbito de Europa.

    Es importante la comunicación constante entre las instituciones del país miembro, que es España, y del país beneficiario, que es Turquía, con FIIAPP como coordinador. También es importante no perder el pulso con la Comisión Europea que es quien propulsa y financia este proyecto. Sería interesante también, ya lo hemos hecho en alguna ocasión, mantener una relación cercana con ellos para ayudar a solventar aquellas pequeñas cosas que puedan ser pequeños obstáculos e intentar mejorar día a día el funcionamiento de los proyectos.  

  • 07 marzo 2019

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Un transporte de mercancías peligrosas por carretera más seguro para Marruecos

    Francisca Guzmán, coordinadora del proyecto, reflexiona sobre la importancia que tendrá para el país la adecuación legislativa en esta materia

    Marruecos tiene una larga trayectoria en la regulación del transporte de mercancías peligrosas por carretera. No en vano, es firmante desde el año 2001 del “Acuerdo Europeo relativo al transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera” (ADR) y diez años después, en 2011, se publicó la Ley 30/05 que regula el transporte de mercancías peligrosas en el país; ésta establece el marco de dicho transporte pero remite a la vía reglamentaria la aplicación efectiva del acuerdo internacional en el transporte local. Dando un paso más en este recorrido, actualmente, la FIIAPP gestiona, en colaboración con el Ministerio de Fomento, un proyecto de hermanamiento en Marruecos que, financiado por la Unión Europea apuesta por la seguridad en los transportes de mercancías peligrosas por carretera sobre la base del ADR.

     

    Este proyecto aspira a mejorar la seguridad y a reforzar la estructura y las actividades ligadas al transporte de mercancías peligrosas por carretera y tiene como objetivo fundamental la elaboración de los textos reglamentarios mencionados en la ley 30/05.

     

    La reglamentación necesaria para la aplicación del ADR en el transporte doméstico, adaptado a las características intrínsecas del país, ya ha sido desarrollada por los especialistas españoles participantes en este proyecto. La Administración marroquí, después de la redacción jurídica de dichos textos adaptados a la técnica legislativa marroquí, comenzará el procedimiento administrativo para la aprobación y publicación de todo el conjunto normativo que viene a regular no solo el transporte de mercancías peligrosas, sino también todos los campos que conciernen y que afecta a dicho transporte.

     

    El transporte de mercancías peligrosas es poliédrico, de forma que son muchos los ministerios, sectores profesionales y organismos a los que atañe, de ahí la complejidad de este hermanamiento que, perteneciendo de hecho al Ministerio de Transportes marroquí, afecta y necesita de la colaboración y cooperación de otros ministerios y organismos de la administración marroquí. De ahí la complejidad, la dificultad y lo cautivador del proyecto: que concierne a una gran parte de la administración de un país, a muchos sectores profesionales, económicos y, lo más interesante, afecta a toda la ciudadanía, no olvidemos que el objetivo contundente, rotundo y firme es hacer más seguro el transporte de las mercancías peligrosas; mercancías que se transportan a diario y a todas horas, baste con mencionar el transporte de botellas de gas, que está muy expandido en este territorio.

     

    Por todo ello, teniendo en cuenta lo avanzado en el proyecto y siendo conocedores de las dificultades que entrañan en todos los países las publicaciones legislativas, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que Marruecos está en el punto de partida de la aplicación del ADR en su territorio; ello va a suponer para este país, un valor añadido muy importante, y será el primer país de esta área en aplicar de forma integral este acuerdo. Ello ayudará a Marruecos a convertirse en el primer país del norte de África y de la facha Atlántica que aplique el ADR en su transporte interior adaptado, siempre, a las características intrínsecas de este territorio.

     

    En la vía internacional, el proyecto ha facilitado la introducción de la administración marroquí en los grupos internacionales de Naciones Unidas dónde se discute, se aprueban y se debaten los pormenores de las reglas del ADR; así  Marruecos  tendrá la oportunidad de debatir, proponer, conocer la situación de este transporte en el resto de países firmantes del acuerdo ADR; además, con todo esto, Marruecos va a alcanzar un status importante  y privilegiado en su área regional, en particular, en lo referido a los países Norte de África y de la cuenca mediterránea.

     

    De esta forma, tras la aplicación efectiva en Marruecos de los textos el país será el líder de este tipo de transporte de en su región. Todo ello ayudará a la consolidación económica, a la consolidación del sector del transporte por carretera y, principalmente, contribuirá a hacer un transporte más seguro, lo que repercutirá directamente en la ciudadanía de este país, en sus infraestructuras y en el medio ambiente. Una vez más, la cooperación habrá puesto a disposición de un país las herramientas necesarias para avanzar en el desarrollo económico y social y en la buena gobernanza.

  • 16 agosto 2018

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    «La gran corrupción requiere una respuesta global y de cooperación”

    Delia Ferreira es presidenta de la ONG Transparencia Internacional y en esta entrevista nos relata algunos avances contra la corrupción así como también desafíos que aún están pendientes

    ¿Cómo podemos lograr un cambio cultural en nuestras sociedades en relación al fenómeno de la corrupción, de modo que deje de considerarse como un fenómeno natural?

     

    La normalización de la corrupción es un problema central en nuestras sociedades. La corrupción aparece cuando está instalada estructuralmente como la forma normal de hacer negocios o de conseguir tus derechos o lo que necesites del Estado en la prestación de servicios. Y ese es un problema que tiene que ver con la reconstrucción de ciertos consensos sobre valores básicos en una sociedad. Durante años se han ido rompiendo esos acuerdos y esa comprensión sobre lo que estaba bien y lo que estaba mal en las sociedades. Incluso si uno analiza cuál es la percepción de un niño muy pequeñito sobre lo que es justo e injusto, es mucho más clara que la percepción que ese niño va a tener al permearse a los criterios sociales a lo largo de los años. Debemos trabajar fuertemente en educación, en rediscusión sobre lo que es aceptable y lo que no, porque, cuando se normaliza la corrupción, ya no hay ningún antídoto efectivo, porque precisamente el socio que necesitamos en la lucha contra la corrupción es la sociedad movilizada, ciudadano por ciudadano, consciente de lo que se debe admitir y lo que no. Hay que generar condiciones que favorezcan o canalicen esa energía social.

    ¿Cuáles son los desafíos de la coordinación internacional en la lucha contra la corrupción ante fenómenos de corrupción institucionalizada y alcance global como el caso Lava Jato?

     

    La gran corrupción, como el caso del Lava Jato, plantea para la justicia desafíos distintos que los casos de corrupción que habíamos visto anteriormente, por muy grandes que fueran en términos monetarios, porque este es un fenómeno globalizado y, por lo tanto, requiere una respuesta global y de cooperación, no solo a nivel de los países, sino entre todas las agencias. Este es uno de los problemas que afronta la justicia cuando quiere investigar estos casos. No solo el acceso a información bancaria, información tributaria, información de los organismos de lavado de dinero, que debería ser mucho más fácil para los jueces y fiscales que investigan, sino también la necesidad de cooperar internacionalmente.

    Es por ello que hay que cambiar las normas procesales en muchos países y modificar los convenios internacionales de lucha contra la corrupción, porque seguimos enfrentándonos a este tipo de problemas en una situación en la que el dinero cambia de un país a otro con un clic de la computadora, en cuestión de segundos, y desaparece del radar. Esto lo afrontamos con el mismo mecanismo de oficios ante los gobiernos que teníamos en el siglo XIX: el juez hace un oficio que va al gobierno, éste lo manda al gobierno del otro país, que se lo manda al juez, y el juez dice que le falta un detalle y vuelve de regreso, y tardamos meses, cuando no años, en obtener la información, y, si el dinero se pasó de un país a otro, o de una estructura social a otra, o a otro paraíso fiscal en cuestión de segundos, resulta imposible seguir su rastro, que es lo esencial para investigar la corrupción.

     

    Recientemente se inauguró en Chile un Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC), que ha contado con el apoyo de EUROsociAL+, programa gestionado por la FIIAPP, ¿qué valor tiene este centro para las denuncias de corrupción y cómo va a servir de enlace entre el Estado y los ciudadanos?

     

    Los ALAC ya existen en más de 60 países en nuestros capítulos. La idea de estos centros es acompañar a las víctimas de corrupción o a aquellos que conocen casos de corrupción y que quieren denunciarlos y no tienen el acompañamiento legal o jurídico necesario para hacerlo. Los ALAC nos han permitidos en muchos países del mundo activar las denuncias contra la corrupción, porque ya no es un ciudadano aislado, es una organización que está vinculada con el Ministerio Público y puede canalizar las denuncias y acompañar.

    En muchos de estos países lo que hacemos son convenios con los colegios de abogados que nos permiten contar con asesoramiento legal de primer nivel, abogados que trabajan ‘pro bono’ los casos y que permiten, a través de los ALAC, ese contacto con quien quiere ir a la justicia y no sabe cómo. Además, los centros ALAC nos han facilitado una gran cantidad de información sobre cómo opera la corrupción en los países, información directa, de primera mano, y que de otra manera hubiera sido difícil de recabar, dado que la corrupción opera en la opacidad total, no se entregan recibos de corrupción salvo en casos excepcionales en los que ha habido un registro de esa contabilidad, como pasó con Odrebrecht, que tenía una sección de la empresa dedicada a estas operaciones estructuradas.

     

    ¿En qué medida tiene la corrupción efectos diferenciados en las mujeres?

     

    Un sector importante en el que se nota una diferenciación de género es aquel que se refiere al acceso a los servicios y a los derechos vinculados a la pequeña corrupción. Ello se debe a que las mujeres estamos a cargo de las tareas de cuidado y, por lo tanto, somos la cara visible que va a solicitar esas ayudas, porque la pobreza se ha feminizado y los sectores más pobres son los que necesitan de esa colaboración del Estado en la prestación de esos servicios.

    Otro factor que castiga específicamente a las mujeres, o lo hace de manera más sustancial, es el tema de las monedas de intercambio. En muchos casos de pequeña corrupción, se exigen favores sexuales o se da lugar a situaciones de acoso en los cuales las mujeres son victimizadas doblemente.

    Del barómetro de corrupción, que es una de las mediciones de Transparencia Internacional, surge que, en la región, áreas de política pública como la salud, la educación o los planes sociales son percibidas como las más corruptas o más proclives a la corrupción, y son las áreas que precisamente se vinculan con las tareas de cuidado y de solicitud de derechos. Ahí tenemos un efecto diferenciado en materia de corrupción entre hombres y mujeres.

    Las otras dos áreas del Estado en las que también se observan efectos diferentes son la policía y los tribunales de justicia. Cuando la policía y los tribunales se ven afectadas por la corrupción, las mujeres que tienen que recurrir a ellos en casos de discriminación, de violencia doméstica o de género, de feminicidios, de violaciones o de acoso se enfrentan al hecho de que, al defender sus derechos en un área dominada por la corrupción, en lugar de encontrar la protección y la garantía de esos derechos, terminan siendo víctimas.

     

  • 14 junio 2018

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    La importancia de la cooperación internacional en la vigilancia aduanera

    El carácter transnacional de los delitos a los que se enfrenta la vigilancia aduanera, exige esfuerzos de cooperación y coordinación internacional de las instituciones responsables

    El Servicio de Vigilancia Aduanera es, en España, una Dirección Adjunta integrada en el Departamento de Adunas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria y perteneciente al Ministerio de Hacienda y Función Pública. Está compuesta por funcionarios con la consideración de agentes de la autoridad (policías fiscales y policías judiciales) que desarrollan su trabajo en todo el territorio nacional, en su espacio aéreo y en sus aguas jurisdiccionales. Respecto a las tareas que aborda, estas consisten, fundamentalmente, en la represión de los delitos e infracciones de contrabando, en la lucha contra el tráfico de drogas y otros delitos conexos, contra el blanqueo de capitales y contra el fraude fiscal y la economía sumergida. Todos ellos tienen cada vez una dimensión más global.

     

    En todo lo relativo a la cooperación internacional en vigilancia aduanera, la coordinación y la cooperación entre organismos estatales, europeos y con terceros Estados tiene una importancia vital; en general para los ciudadanos y el Estado y, en particular, para los órganos implicados en esta cooperación, como la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

     

    La envergadura de las actividades ilícitas que, desde este organismo nosotros perseguimos, se pone de manifiesto de varias maneras: en primer lugar, porque se trata de acciones que trascienden las fronteras de los Estados; y, en segundo lugar, porque los autores se aprovechan de las diferencias en la legislación que existe entre los diferentes Estados, buscando subterfugio en esos huecos legales para desarrollar su actividad delictiva.

     

    En este sentido, la lucha contra este tipo de ilícitos tan complejo tiene dificultades múltiples a pesar de que tiende a culminar con éxito. En la mayoría de los casos, la fluidez en el intercambio de información y la capacidad de coordinación entre medios operativos de diferentes países es lo que lo posibilita.

     

     

    entrevista-laura-web
    Una de las actividades del proyecto de hermanamiento con Turquía

     

     

    El proyecto de hermanamiento “Mejora de la vigilancia marítima en las aduanas turcas”, gestionado por la FIIAPP, viene desarrollándose en la actualidad entre la aduana española y la turca. Este proyecto aspira a mejorar el conocimiento y las técnicas dentro de cada Estado para poder mejorar internamente y poder implementar en nuestro registro y en nuestro trabajo del día a día nuevas técnicas y nueva táctica operacional que nos permitan idear y tener una visión nueva para poder operar contra estas mafias.

     

    Laura Rebollo Villarino es Jefa de las Áreas de Operaciones Aeronavales y de CECOP, dependiente de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria

     

     

    Sobre el proyecto

     

    El proyecto de Mejora de la vigilancia marítima en las aduanas turcas, financiado por la Comisión Europea y gestionado por la FIIAPP en colaboración con Douanes & Droits Indirects, tiene como objetivo tratar de mejorar la capacidad de vigilancia de las aduanas marítimas en Turquía. Además, también pretende asegurarse de que el país cumple con las obligaciones establecidas por la Unión Europea a los Estados Miembros en esta materia.

     

    Desde el pasado mes de noviembre, expertos españoles procedentes del IEF y de la AEAT trabajan conjuntamente con sus homólogos turcos para mejorar las facultades y procedimientos de la vigilancia aduanera en el país, desde el comercio ilegal a la falsificación pasando por otros delitos conexos. España y Turquía presentan paralelismos en este sentido, puesto que ambos países tienen una gran extensión de costa y también han de lidiar con un estrecho que forma cuello de botella para el tráfico marítimo. Además, los dos países son un puente para la conexión entre dos continentes, por lo que los riesgos y amenazas a los que se enfrentan son muy similares.

  • 08 junio 2018

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La FIIAPP comparte con CIVIPOL el objetivo de apoyar las políticas públicas”

    Desde 2001, CIVIPOL es el operador de cooperación técnica del Ministerio de Interior francés. Su actividad se desarrolla principalmente a nivel internacional y esencialmente tienen como financiador a la Unión Europea. Yann Jounot es el Director General de CIVIPOL y nos habla en esta entrevista del trabajo de la consultora y de su trabajo con la FIIAPP.

    ¿Qué es CIVIPOL y cuál su labor?

    CIVIPOL es la sociedad de consultoría y servicio del Ministerio de Interior francés. Su papel es poner en valor el trabajo de los expertos a nivel internacional, particularmente en el marco de los proyectos de desarrollo y financiados por la Comisión Europea, el Banco Mundial, etc.

     

    Además, la sociedad interviene en todas las áreas pertenecientes al Ministerio en Francia: Policía, Gendarmería, el Gobierno Territorial, la Seguridad Civil, pero también el estado civil o el desminado.

     

    ¿Cuáles son los sectores y las zonas geográficas prioritarias para CIVIPOL?

    Las zonas geográficas prioritarias para CIVIPOL son las del Ministerio del Interior. Por un lado, África Occidental, en particular la región del Sahara, y la región del Magreb y Oriente Medio. Por otra parte, en los últimos años la empresa ha desarrollado también sus actividades particularmente en África Oriental y en el África anglófona en general (Nigeria y Kenia, por ejemplo).

     

    Una de las actividades principales de CIVIPOL es gestionar proyectos financiados por la Comisión Europea. En este sentido, ¿qué visión tiene usted sobre la FIIAPP y qué relación tienen con la Fundación?

    La FIIAPP es un socio histórico y estratégico para CIVIPOL. La Fundación comparte con CIVIPOL el objetivo de apoyar las políticas públicas, y nuestro personal mantiene relaciones cotidianas desde hace mucho tiempo con el sector de justicia y seguridad de la FIIAPP, que son nuestro interlocutor habitual.

     

    ¿En qué proyectos colaboran actualmente CIVIPOL y la FIIAPP?

    Actualmente trabajamos juntos en 10 proyectos, principalmente en temas de seguridad, con un alcance geográfico muy amplio grande. Algunos de estos proyectos son: refuerzo de la policía en Myanmar; GAR-SI Sahel, o lucha contra el crimen organizado en el cuerno de África. Sin hablar de proyectos que están ahora en preparación o negociación, que forman parte de una cooperación bilateral privilegiada entre Francia y España en temas de seguridad.

     

    CIVIPOL y la FIIAPP han firmado recientemente un acuerdo para la puesta en marcha de un proyecto en Senegal. ¿En qué consiste tal acuerdo? ¿Por qué trabajar con la FIIAPP?

    CIVIPOL ha querido trabajar con la FIIAPP porque una colaboración así permitirá al proyecto el conocimiento de los expertos españoles en temas de seguridad interna. El acuerdo establece las normas jurídicas donde se fijan las reglas y las condiciones financieras de esta colaboración.

     

    ¿Cuál es el objetivo del proyecto en Senegal?

    El proyecto deberá permitir a los servicios de seguridad interna de Senegal tener mejores equipos para luchar contra el terrorismo y el crimen organizado y controlar y vigilar sus fronteras. Además, el proyecto ayudará a mejorar la seguridad interior para tener una mayor seguridad de sus bienes y de las personas en general.