• 16 mayo 2019

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    Expatriados FIIAPP: Rafael Ríos

    “El proyecto me está ayudando a formarme tanto profesional como personalmente“

    Rafael Ríos, coordinador del proyecto de A-TIPSOM: lucha contra la trata de personas y la migración irregular en Nigeria, nos cuenta cómo ha sido su proceso de adaptación en el país, cómo es su rutina diaria y cómo está siendo trabajar como expatriado de la FIIAPP.

     

    ¿Cuánto tiempo llevas en Nigeria? ¿Cómo ha sido tu adaptación al país?

    Llegué el día 16 de julio de 2018. Cuando uno llega a un nuevo país, como podéis imaginar, no siempre es sencillo. Recuerdo que escuchaba de otros proyectos, de otros compañeros que había o que estaban en otros países, eso de “los comienzos son siempre lo más difícil”. Para mí, esto ha sido un poco más sencillo o menos complicado y os explico por qué. En el país, ya contábamos con el personal de la embajada, los cuales nos facilitaron todo desde un principio, la llegada al país, las acreditaciones, la búsqueda de alojamiento, nos ayudaron con la oficina, etc. Estuvimos casi cuatro meses en una pequeña oficina que amablemente nos cedieron, hasta que nos pudimos mudar. Ojalá cada vez que uno empezara un proyecto se pudiera contar con este tipo de apoyo.

     

    ¿Qué ha sido lo que más te ha costado y lo que menos?

    Lo que más me ha costado, quizás fue la segunda semana, la primera es de total ebullición, tienes tantas cosas…Pero en la segunda era como el de aterrizaje, ahí si empecé a darme cuenta de dónde estaba y del paso que acababa de dar. Un proyecto tan largo y con tantos e importantes retos. Lo que menos me ha costado, quizás sea, conocer gente, tratar con los nigerianos, los cuales creo que son gente alegre, que disfrutan de su país y que, por lo general, acogen bastante bien a los recién llegados.

     

    ¿Es tu primera experiencia fuera de España?

    No, no es la primera experiencia. Pertenecer a la Policía Nacional te brinda oportunidades como esta, conocer otros países y destinos haciendo lo que te gusta y lo que conoces. Anteriormente, había trabajado de distintas formas en países de África, en misiones de corta duración, en Mauritania, Guinea Bissau, Senegal o en Europa, concretamente en Italia.

     

    Si no es así, ¿está siendo muy diferente a las anteriores?

    El concepto de esta misión es bastante diferente, es una misión a largo plazo y con un despliegue permanente en otro país y trabajando como experto para la FIIAPP.  No tiene nada que ver y representa un gran reto para mí a nivel profesional, ya que el objetivo que buscamos en el proyecto es muy atractivo y al mismo tiempo muy ambicioso.

     

    ¿Cómo es tu trabajo y tu día a día?

    Sinceramente, creo que no es tan distinto. Aquí por el tema del calor, se madruga o se empieza la jornada bastante temprano, venimos a la oficina, reuniones, salimos a los diferentes lugares que debido al proyecto necesitamos contactar, normalmente comemos en la oficina y a media tarde, regresamos a casa.

     

    ¿Es muy diferente a la rutina que llevabas en España?

    Como decía, es un trabajo que exige mucho contacto con las contrapartes, lo que hace que salgas de la oficina a menudo y eso me parece bastante interesante.

     

    ¿Cómo es tu relación con el equipo FIIAPP en Madrid?

    Fenomenal, yo diría que además de haber conseguido una estupenda relación profesional, hablamos todos los días, intercambiamos ideas, etc. Hemos creado incluso unos vínculos que nos permiten conseguir mejores resultados en el proyecto, estoy seguro de ello.

     

    ¿Y con tus compañeros en Nigeria?

    Igual, al cabo de unos meses, el equipo en terreno ha ido creciendo, con personal nigeriano, lo que nos ayuda mucho a entender su forma de trabajar, de ser y sus costumbres.

     

    ¿Cómo valoras tu experiencia de trabajar como expatriado de la FIIAPP?

    Está siendo muy positiva, creo que me está ayudando a entender cómo funciona una institución con tantos proyectos y con esta envergadura de trabajo que es la FIIAPP. La formación, su estructura y sus valores me permiten adquirir unos conocimientos que cuando perteneces a otra institución como es la Policía Nacional, a veces, te centras tanto en tu vida profesional que no te das cuenta de cómo se trabaja fuera, por lo que el proyecto me está ayudando a formarme tanto profesional como personalmente.

     

    ¿Alguna experiencia o anécdota que resaltar de tu llegada/adaptación al país?

    Bueno, podría contar varias, pero me quedo con que me gusta decir buenos días o aprender palabras nuevas en un dialecto llamado Hausa, y en el edificio donde trabajamos suelo ver cada mañana a dos jóvenes que les gusta enseñarme palabras como esas: buenos días, vamos, adelante…lo que les provoca risa cuando me escuchan pronunciar…  inakwana que viene a ser buenos días, forma parte del día a día.

     

  • 09 septiembre 2016

    |

    Posteado en : Entrevista

    |
    facebook twitter linkedin

    “La cooperación es un mar tan enorme, que una aportación individual puede parecer escasa”

    El día 8 de septiembre, se celebra el Día del Cooperante.

    Miles de profesionales luchan, con su trabajo, contra la pobreza, por un desarrollo sostenible y un mundo más justo. De ellos, según la Agencia de Cooperación Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), cerca de tres mil son españoles.

    Uno de ellos es Santiago García-Noblejas, Inspector Jefe del Cuerpo Nacional de Policía. Ha trabajado en proyectos de cooperación internacional con la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP) desde el año 2002 y, como él mismo reconoce, prácticamente toda su vida ha estado interesado por el sector internacional.

    En esta entrevista nos cuenta sus experiencias con la FIIAPP, y cómo ha sido su experiencia en el mundo de la cooperación internacional.

    ¿Cuántos países has visitado trabajando con proyectos de la FIIAPP?

    Con proyectos de la FIIAPP, tres nada más. He estado ejecutando proyectos como coordinador. En un principio se llamaba PAA, que significaba Pre-Adhesion Adviser, y después pasó a llamarse a RTA, Resident Twinning Adviser. Los dos términos hacen referencia al coordinador de los proyectos twinning en terreno.

     

    ¿En qué países?

    Empecé en Eslovenia, de diciembre de 2002 a diciembre de 2003, con un proyecto muy corto, pero muy bonito y que finalizó con bastante éxito. De hecho los resultados han permanecido en el tiempo, ya que las relaciones bilaterales con el país han continuado. Podríamos hablar de la sostenibilidad de la que tanto se habla ahora.

    Después, desde junio de 2004 a junio de 2005, estuve en Lituania con un proyecto también corto, pero muy bonito.

    Y por último estuve en Bulgaria, donde el proyecto fue de mayor envergadura, con una duración de dos años, desde junio de 2006 a junio de 2008. ¿Cuáles eran los objetivos de cada uno de los proyectos?

    En Eslovenia y Lituania, los proyectos estaban enfocados a la creación de estructuras de cooperación internacional dentro de la Unión Europea, así que trabajamos en la creación de la futura oficina de SIRENE (Suplementary Information Request and National Entry) en ambos países, que viene a ser una especie de oficina de cooperación en cada uno de los países del espacio Schengen. En la oficina se trabaja para agilizar la cooperación policial urgente que se establece dentro del espacio Schengen. Sobre todo trabajamos en la creación de la Oficina Europea de Policía (EUROPOL) en Eslovenia

    Además, el proyecto ayudó por un lado, a asegurarnos que el país cumplía con las normas europeas que se exigían entonces, y por otro, a dar formación a los funcionarios policiales que iban a estar dedicados en esas oficinas nacionales de EUROPOL cooperando con sus homólogos de los demás países.

    En Bulgaria el proyecto fue mucho más técnico, porque realmente de lo que se trataba era de formar a los funcionarios búlgaros en los procedimientos de control de fronteras Schengen. Al mismo tiempo el proyecto ayudó a informatizar el sistema de control de personas que tenían hasta entonces funcionando en el país, el Sistema de Información Shengen (SIS).

     

    ¿Cómo empezaste a interesarte por este tipo de proyectos y la cooperación institucional?

    La verdad es que la motivación no es solo una. En mi caso particular he tenido una motivación internacional desde muy pequeño. Tenía una pequeña frustración porque mis padres no me podían pagar viajes al extranjero. Cuando yo tenía 15,16 o 18 años, ni existían los erasmus, ni existían las posibilidades que existen ahora mismo.

    Siempre he tenido clavada esa espina y siempre he querido salir más allá, ir más lejos.

    Y lo he conseguido gracias a que se me han dado bien los idiomas, las relaciones públicas internacionales y que, además, mi familia me ha apoyado y ha estado dispuesta a seguirme en todas estas aventuras. Sabía que saliendo de mi círculo normal profesional iba a tener un prestigio que en aquella época no era fácil de alcanzar…

     

    Santiago García-Noblejas con su equipo de trabajo en Lituania
    Santiago García-Noblejas con su equipo de trabajo en Lituania

     

    ¿Cómo comenzó tu relación con los proyectos de la FIIAPP?

    Un poco por casualidad. Me habían propuesto trabajar en un proyecto también de la Unión Europea en un país del Caribe, que después se frustró. Entonces en ese momento desde la Dirección General de la Policía se estaba empezando a trabajar en los proyectos twinning, y la FIIAPP estaba presente como gestora del presupuesto y como apoyo logístico al trabajo de los expertos que participaban en estos proyectos. Al no marcharme al proyecto del Caribe me ofrecieron el proyecto de Eslovenia, lo encontré apasionante y creo que no tarde ni 5 segundos en decir que ya tenía la maleta hecha y que tiraba para adelante. Ya en la primera reunión que tuvimos estuvo presente la FIIAPP.

    Yo entonces no conocía la FIIAPP, conocía a Eva Suárez, que era la técnico que gestionó el proyecto de Eslovenia. Me ayudó muchísimo porque era una gran organizadora y para mí, era la cara y el alma de la Fundación. Gracias a Eva me acerqué mucho más a la FIIAPP, el proyecto con Eslovenia salió muy bien, conocí a muchísima gente en FIIAPP y desde entonces mantengo relaciones profesionales y personales con muchos otros trabajadores.

     

    ¿Qué te gustaría destacar de todas estas experiencias en proyectos de cooperación internacional?

    No se puede describir en palabras, lo aseguro. Personalmente me ha supuesto el hacerme una persona con unas capacidades, con unas ideas y con un desarrollo del cual me encuentro plenamente satisfecho. Yo achaco que gran parte de mi personalidad y de mi felicidad actual se debe al haber estado trabajando en la cooperación internacional.

    Porque me ha dado la posibilidad de conocer países, culturas, personas, algunas buenas, otras malas, otras regulares…en fin… la cooperación me ha agrandado como persona.

    Lo que sí que es cierto es que tengo una perspectiva distinta de los problemas y de las situaciones, en gran medida, yo creo que, gracias al haber estado sometido a la influencia de otras corrientes culturales y procedimientos de trabajo. Es muy difícil explicarlo. Haría falta casi un libro para explicar todo esto.

     

    ¿Cómo valoras la cooperación internacional?

    La valoración es muy grande lo que pasa es que es un mar tan enorme, que a lo mejor la pequeña aportación de uno puede parecer escasa o sin demasiado valor tomada individualmente.

    Pero sin embargo, este tipo de relaciones de cooperación internacional lo que hace es allanar muchos caminos y facilitar muchas tareas a posteriori.

    Y voy a poner un ejemplo, estando en mi último destino como agregado del Ministerio de Interior en la Embajada de España en Rumanía, se celebraba en Eslovenia el europeo de baloncesto, así que le planteé al Ministro de Interior esloveno el ayudar a los ciudadanos españoles de otros países que participaban en el campeonato y que iban a visitar el país para ver los partidos. La idea era establecer un mecanismo de cooperación en el que policías españoles y de otros países a trabajaran con los policías eslovenos dando apoyo directo a las necesidades de seguridad de los ciudadanos que llegarán como turistas a ver los partidos. Aquello lo implementamos, y fue fenomenal hasta tal punto de que esa idea, se repitió en la final europea de fútbol en Bucarest y en el mundial de baloncesto en Francia. Para mí eso es ejemplo de que la cooperación internacional. Los ciudadanos están obteniendo un servicio público adicional por el que pagan, además sus impuestos, fuera de sus fronteras.

     

    Ahora estás trabajando para trabajar en un nuevo proyecto gestionado por la FIIAPP en Myanmar, ¿en qué punto estás?

    Bueno, estamos trabajando y negociando. Vamos a tener reuniones con los beneficiarios, la policía de Myanmar, y con la delegación de la Unión Europea, para coordinarnos y aclarar algunos temas que todavía no están asegurados.

    Mi ilusión y mi esperanza es poder empezar el proyecto allí y que conozcan en Myanmar a los españoles.

    En este caso el proyecto es muy amplio. Siguiendo la filosofía del nuevo gobierno democrático, que está ahora mismo gobernando en el país, vamos a participar y a ayudar en el proceso integral de reforma de la administración del país.  En nuestro caso vamos a colaborar en el proceso de reforma de la policía del país, orientándola hacía un servicio público. Ya que hasta ahora la policía estaba directamente vinculada con el ejército, era una policía muy enfocada a la protección del estado pero no a la protección de los ciudadanos. Se trata de dotar a la policía de unos controles democráticos y de una formación más orientada al respeto por los derechos humanos.