• 04 julio 2019

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    Hacia una justicia más abierta y transparente en Colombia

    La Estrategia de Justicia Abierta del Consejo de Estado de Colombia, apoyada por el proyecto ACTUE Colombia ha sido premiada como una reforma estelar

    A principios del mes pasado, tuve la suerte de asistir a la 6ª Cumbre Global de la Alianza del Gobierno Abierto en Canadá, un encuentro que reunió a dos mil personas de 79 países y 20 gobiernos locales que, junto a organizaciones de la sociedad civil, académicos y otros actores, integran la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés). Este año, la Cumbre giró en torno a tres prioridades estratégicas: participación, inclusión e impacto.

     

    Durante la inauguración, y para mi sorpresa, apareció en las pantallas gigantes la iniciativa que apoyamos desde el proyecto ACTUE -proyecto que gestionó la FIIAPP con financiación de la UE entre 2014 y 2018-: la Estrategia de Justicia Abierta en el Consejo de Estado de Colombia como uno de las “Reformas Estelares”, seleccionadas en el último ciclo OGP. Fue muy emocionante poder vivir ese impacto tangible de uno de nuestros proyectos, algo que raramente podemos experimentar. La ilusión que me produjo superó a la de ver en directo al primer ministro canadiense Justin Trudeau, que ya es mucho. Y es que no es para menos, estos 12 compromisos han sido seleccionados por el Mecanismo de Revisión Independiente entre cientos de compromisos, por mostrar evidencias de resultados preliminares que suponen avances significativos en áreas políticas relevantes y transformadoras.

     

    La Estrategia de Justicia Abierta en el Consejo de Estado de Colombia, ha permitido que, por primera vez, la Corte comenzase a publicar sus agendas y decisiones anteriores, así como información sobre posibles conflictos de intereses de jueces y del personal administrativo; aspectos esenciales para la rendición de cuentas públicas, así como para posibilitar que ciudadanía y sociedad civil ejerzan su labor de control social. A largo plazo, estos cambios pueden reducir la corrupción en las instituciones de justicia y permitirles recuperar la confianza de la ciudadanía. Justicia Abierta es una de las tendencias políticas en gobierno abierto que está ganando mayor relevancia dado el gran impacto que sus acciones pueden aportar a la ciudadanía; particularmente, el acceso a la justicia posibilita el ejercicio de otros derechos. Además, esta acción sectorial contribuye directamente al progreso de la Agenda 2030, a través de su objetivo 16 Paz, Seguridad e Instituciones sólidas.

     

    El proyecto ACTUE Colombia estuvo apoyando a la Secretaria de Transparencia de Colombia en la elaboración de sus planes de acción OGP , así como a las organizaciones de la sociedad civil, promoviendo, a través de asistencias técnicas especializadas, la creación de un espacio de interlocución entre administraciones y sociedad civil para definir sus propias prioridades en gobierno abierto.

     

    Este es un buen ejemplo del impacto positivo que puede generar la cooperación delegada, gracias a la flexibilidad e innovación que aportan, a nuestras socias, las asistencias técnicas a demanda que llevamos a cabo.

     

    Sobre el proyecto ACTUE Colombia

     

    El proyecto Anticorrupción y Transparencia de la Unión Europea para Colombia (ACTUE-Colombia) ha apoyado a las instituciones colombianas en la puesta en marcha de medidas clave para un Gobierno Abierto Territorial con la finalidad de avanzar en la prevención y la lucha contra la corrupción tanto a nivel nacional como territorial. Para ello, el proyecto apoyó la creación de condiciones para el cumplimiento de compromisos internacionales, el fortalecimiento del control social, la promoción de la corresponsabilidad del sector privado y la generación cambios culturales e institucionales.

     

    Entre el 2014 y el 2018, el proyecto financiado por la Unión Europea y gestionado por la FIIAPP en coordinación con la Secretaría de Transparencia (ST) y Función Pública (FP) prestó asistencia en áreas como la aplicación de la Ley sobre Transparencia y Acceso a la Información Pública, la redacción de Planes Anticorrupción y de Atención al Ciudadano (PAAC), el fomento de la rendición de cuentas o la promoción de la participación ciudadana. De esta forma, se contribuyó a que los funcionarios comprendan que el derecho de transparencia y acceso a la información es un derecho llave para el ejercicio de otros, aumentando la conciencia por institucionalizar los avances en transparencia activa y el conocimiento en la identificación y gestión de los riesgos de corrupción.

     

    Carolina Díaz, técnico jurídico en el área de Justicia y Seguridad de la FIIAPP y, entre 2014 y 2018, miembro del equipo ACTUE Colombia

     

  • 28 febrero 2019

    |

    Posteado en : Reportaje

    |
    facebook twitter linkedin

    Las energías renovables y su relación con el cambio climático

    El cambio climático es cada vez más evidente. Desde la FIIAPP apostamos por la sostenibilidad a través de dos proyectos centrados en energías renovables y cambio climático: Cuba-Renovables y EUROCLIMA+.

    Las energías renovables son recursos limpios e inagotables que proporciona la naturaleza. Estas energías, a diferencia de los combustibles fósiles, no producen gases de efecto invernadero ni emisiones contaminantes, por lo que no afectan al cambio climático. 

     

    En la Conferencia de París sobre el Climacelebrada en diciembre de 2015 y conocida como COP21, 195 países firmaron el primer acuerdo vinculante mundialmente sobre el clima. Este acuerdo establece un plan de acción mundial que pone el límite del calentamiento global por debajo de los 2ºC entre 2020 y 2030. 

     

    Según la Agencia Internacional de Energías Renovables, IRENA, si se duplicase la cuota de energías renovables en el panorama energético mundial hasta alcanzar el 32% en 2030 traería consigo un incremento del 3,7% en el bienestar y el aumento del empleo en el sector hasta más de 24 millones de personas. 

     

    Existen diversas fuentes de energías renovables como son la energía eólica (obtenida del viento), la solar (obtenida del sol), la hidráulica o hidroeléctrica (se consigue de ríos y corrientes de agua dulce), biomasa y biogás (adquirida de materia orgánica), energía geotérmica (se obtiene del interior de la Tierra), mareomotriz (extraída de las mareas), undimotriz u olamotriz (conseguida de las olas), bioetanol (se obtiene mediante procesos de fermentación de productos vegetales) y el biodiésel (se obtiene a partir de aceites vegetales).  

     

    Las energías renovables representan en España el 46,7% de la potencia instalada. En 2018, la generación renovable peninsular pasó del 33,7% al 40,1%, según datos extraídos del Avance del informe del sistema eléctrico español 2018 de Red Eléctrica de España. 

     

    ¿Qué ventajas traen consigo las energías renovables? 

     

    Como hemos señalado anteriormente, las energías renovables no emiten gases de efecto invernadero en la generación de la energía, por lo que supone una solución limpia que evita la degradación ambiental y no afecta al cambio climático. 

     

    Asimismo, son fuentes inagotables a diferencia de las fuentes de energías tradicionales. Estas energías cuentan con la misma disponibilidad que el sol donde tienen su origen y se adaptan a los ciclos naturales 

     

    Al ser desarrolladas en la misma región en la que se instalan, hacen que las regiones sean más autónomas en energía.  

     

    Por otro lado, no suponen ningún tipo de riesgo para la salud al ser obtenidas de fenómenos naturales y permiten ser utilizadas en cualquier tipo de escenario. 

     

    Transición a fuentes de energía 100% renovables 

     

    La Universidad LUT y el Energy Watch Group han publicado un informe que muestra la viabilidad de una transición energética europea hacia fuentes 100% renovables. En este estudio se muestra lo que supondría comenzar a utilizar fuentes de energía 100% renovables frente a las existentes en la actualidad, eliminándose los combustibles fósiles en todos los sectores antes de 2050. 

     

    Asimismo, el estudio destaca que la generación de electricidad en el sistema de energía 100% renovable consistirá en una combinación de fuentes de energía solar, fotovoltaicaeólicahidroeléctricabioenergía y geotérmica 

     

    Los datos publicados en este estudio “demuestran que Europa puede pasarse a un sistema energético de cero emisiones. Por lo tanto, los líderes europeos pueden y deben hacer mucho más por la protección del clima que lo está hoy sobre la mesa”, ha afirmado Hans-Josef Fell, presidente del Energy Watch Group.   

     

     

    EUROCLIMA+ y Cuba-Renovables 

     

    La FIIAPP participa en la gestión de dos proyectos centrados en el cambio climático y las energías renovables. Por un lado, el programa EUROCLIMA+, financiado por la Unión Europea, pretende promover el desarrollo ambientalmente sostenible y resiliente al clima en 18 países de América Latina, debido a que en esta región el transporte urbano muestra un aumento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero 

     

    “El hecho de que la mayor parte de la población vive en centros urbanos, el uso del transporte público y un alto índice de energía renovable en la matriz energética, hacen que América Latina sea un escenario excelente para la movilidad sostenible”, señaló Horst Pilger, jefe de sector de la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Unión Europea durante la COP24, celebrada el pasado diciembre de 2018. 

     

    Por otro lado, el proyecto para la promoción de las fuentes renovables de energía y la eficiencia energética en Cubadesarrollado como estrategia de cooperación entre la UE y Cuba, también conocido como Cuba-Renovables, apoya la efectiva implementación de la política para el desarrollo perspectivo de las fuentes renovables de energía y el uso eficiente de la energía y su marco regulatorio.  

     

    Fotografía realizada en Cuba por Maite Jaramillo, coordinadora del proyecto Cuba-Renovables
    Fotografía realizada en Cuba por Maite Jaramillo, coordinadora del proyecto Cuba-Renovables

    “No podemos olvidar que Cuba es un país rico en recursos renovables y dependiente de recursos fósiles externos. Por lo tanto, lograr el desarrollo de las energías renovables supondría una importante contribución al medio ambiente, así como una independencia energética para la isla”, destaca Maite Jaramillo, coordinadora del proyecto Cuba-Renovables. 

     

    Asimismo “la FIIAPP va a contribuir con el intercambio de expertos y a partir de la experiencia de trabajo que ya tenemos en el país y el entendimiento con Cuba. Además, contribuirá con la creación de redes en el sector”, afirma. 

     

    ODS 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. 

     

    Los líderes mundiales adoptaron en 2015 una serie de objetivos globales, conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que tienen como fin erradicar la pobreza, proteger el planeta y mejorar los derechos de la ciudadanía. En el caso de las energías renovables, estas ocupan el ODS número siete, que pretende garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos.  

     

    La energía es el factor que contribuye principalmente al cambio climático, y representa alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, destaca Naciones Unidas en un informe sobre este ODS. 

  • 14 febrero 2019

    |

    Posteado en : Opinion

    |
    facebook twitter linkedin

    “La nueva mirada que impulsan los ODS consiste en analizar los problemas desde una perspectiva más integral”

    Miguel Ángel Lombardo, coordinador del proyecto EVALÚA, señala la necesidad de cambiar las agendas internacionales con la integración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la trascendencia de estos en la sociedad

    En los últimos tiempos se ha producido un cambio en las agendas internacionales de desarrollo y también en las políticas públicas de distintos países hacia planteamientos cada vez más integrales y no tan incrementalistas como se venían viendo antes. Por mencionar un ejemplo, si el cambio climático es un tema global que afecta en diferentes ámbitos sectoriales y en múltiples territorios, ¿tendría sentido realizar esfuerzos en las ciudades para reducir emisiones en almendras centrales o en áreas restringidas? Puede que no tenga un impacto significativo en cuanto a reducción de emisiones, pero sí lo tiene en lo que respecta al cambio de modelo de desarrollo o de relacionamiento con la ciudad. No se trata de sumar esfuerzos ciudad a ciudad -esa suma no termina nunca- y alcanzar unas determinadas metas, sino de renovar el comportamiento de una generación a otra.  

     

    En la agenda internacional esta tendencia se ha marcado en la aceptación por parte de la mayoría de los países de una serie de objetivos que moldean el desarrollo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como si los países estuvieran asumiendo de facto una renovación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que proclamó la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948, justo hace 70 años. Estos objetivos que se trazan ahora en torno a la pobreza, el hambre, la salud, el agua, la industria o el clima, entre otros temas, vienen a poner la mirada en una forma diferente de hacer las cosas. 

     

    Objetivos de Desarrollo Sostenible
    Objetivos de Desarrollo Sostenible

    Un interesante ejemplo de esto lo constituye el trabajo de grupos de mujeres que en los años ochenta tuvieron que refugiarse en las zonas del sur de México huyendo de la guerra en Guatemala, y que posteriormente, en el retorno, lograron impulsar cambios sustanciales en las comunidades donde fueron reasentadas. Se trata de procesos que ocurrieron al margen de los grandes ejes del conflicto social y político que marcaban a las ciudades, los barrios y las áreas rurales, la lucha contrainsurgente o la violencia, pero que fueron capaces de articular un sentido de comunidad que más tarde sería esencial en el momento en que se instaura la democracia. Una vez que las mujeres consiguieron ser copropietarias de la tierra en las comunidades de retorno se produjo un cambio en las relaciones de poder, y si eso se acompaña con organización y liderazgo, como fue el caso, puede llevar a generar nuevos cambios en cuanto a la participación y representación política de las mujeres a nivel nacional. 

     

    La nueva mirada que impulsan los ODS consiste en analizar los problemas desde una perspectiva más integral y promover cambios en las relaciones de poder, no solo porcentajes de avance sobre metas compartimentadas.  A esto debemos añadir lo que ya sabíamos, que tanto la sociedad civil como el ámbito local juegan un papel muy importante en la implementación de las políticas públicas. 

     

    El discurso de ODS, al no ser incrementalista, tiene un potencial muy grande para ir articulando acciones que nacen en ámbitos locales y de la sociedad civil, y no solo para trazar líneas de acción en las cuales el Estado es el único protagonista. Es aquí cuando el impacto de las pequeñas acciones sustentadas localmente puede resultar muy positivo a nivel nacional e incluso global. 

  • 30 enero 2017

    |

    Posteado en : Reportaje

    |
    facebook twitter linkedin

    17 compromisos para un futuro sostenible

    Erradicar la pobreza y el hambre en el mundo, acabar con la desigualdad y crear alianzas entre países para el bien común son algunos de los retos planteados para un futuro sostenible.

    En 2015 durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas celebrada en Nueva York, 193 países aprobaron la agenda de retos para 2030.  Estos nuevos retos son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Naciones Unidas define el desarrollo sostenible como “el desarrollo capaz de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones”.

     

    Estos objetivos amplían el alcance que se buscaba con los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que se firmaron en 2000, e involucran a más actores comprometidos en la erradicación de la pobreza y la lucha contra el cambio climático.

     

    En esta ocasión se trata de 17 propósitos a cumplir antes de 2030 que van desde la erradicación de la pobreza y el hambre en el mundo, hasta acabar con la desigualdad económica y entre géneros, cuidar el planeta como nuestro único hogar, conservando el medioambiente, la biodiversidad y luchando contra el cambio climático y asegurar el acceso a servicios básicos como la sanidad o la educación. También se ha establecido un objetivo que tiene en cuenta la creación de redes y alianzas entre países para trabajar de manera conjunta por la consecución de los objetivos.

     

    Compromiso de la UE con los ODS

     

    La Unión Europea se ha comprometido a adoptar los objetivos de desarrollo sostenible y aplicarlo en la legislación comunitaria, priorizando sus actividades hacia los tres pilares fundamentales del desarrollo: lo económico, lo social y lo medioambiental.

     

    También ha fijado como uno de los pasos a seguir para el cumplimiento de la agenda 2030 la creación de un espacio de reflexión sobre el desarrollo con una perspectiva a más largo plazo. En este sentido también se busca hacer extensibles las políticas aplicadas en la Unión Europea más allá de las fronteras europeas, apoyando a terceros países en la consolidación de estados pacíficos, estables y resilientes.

     

    El comisario europeo de cooperación y desarrollo, Neven Mimica, expresa de esta manera su compromiso con el cumplimiento de los ODS: “Mi objetivo es lograr un auténtico consenso, bajo la responsabilidad compartida de las instituciones de la UE y de todos los Estados miembros, que nos ayudará a liderar la acción mundial en pos de la aplicación de los objetivos de desarrollo sostenible”

     

    La FIIAPP en la Agenda 2030

     

    La Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), como organismo público que gestiona proyectos de cooperación internacional, trabaja en consonancia con las líneas de actuación de la política exterior europea.

     

    Su trabajo se centra en la modernización de las instituciones públicas de los países en los que trabaja desde diferentes ámbitos. Y es así como tiene relación directa con los ODS:

     

    –  Políticas sociales y derechos: En este ámbito la FIIAPP gestiona proyectos que contribuyen a la promoción y la protección de los servicios sociales básicos como la salud, la educación y el empleo. Aquí encontramos EUROsociAL, un Programa de apoyo a la cohesión social en América Latina a través del intercambio de experiencias entre expertos de las diferentes temáticas como justicia, gobernanza o finanzas públicas. Este proyecto contribuye al cumplimiento de los objetivos 16 de “Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles” y al 17 de “Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”.

     

    –   Economía y finanzas públicas: En este ámbito en la FIIAPP se llevan a cabo proyectos de apoyo a los países en la creación de sistemas fiscales más sólidos que permitan incrementar sus ingresos nacionales y de esta manera fortalecer el gobierno. Con este objetivo trabaja el proyecto de Modernización de las finanzas públicas argelinas.  Estos proyectos contribuyen al cumplimiento de la meta 17.1.  de “apoyo internacional a los países en desarrollo con el fin de mejorar su capacidad nacional para recaudar ingresos fiscales y de otra índole”.

     

    –   Políticas de fomento y comunicación: Éste área se centra en apoyar a los gobiernos de los países en los que se trabaja para la mejora en los sectores de infraestructuras, transporte y construcción. En este sector encontramos el proyecto en el que trabaja la FIIAPP de apoyo al sistema ferroviario en Ucrania, que está en su segunda fase y tienen como objetivo mejorar el sistema del transporte ferroviario de Ucrania y adaptarlo a la normativa y estándares europeos. Este proyecto aporta avances en la meta 2 del objetivo 11, “proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial”.

     

    –  Economía verde: Los proyectos que se gestionan en la FIIAPP enmarcados en este ámbito se rigen, entre otras normativas, por el marco normativo de la UE en materia de clima y energía para 2030. En este sector se ubica el proyecto Euroclima, de apoyo a las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático que preserven el medio ambiente en América Latina.  Este proyecto es coherente con el objetivos 13 de “adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”.

     

    –  Seguridad y lucha contra el crimen organizado: En este aspecto la FIIAPP trabaja en proyectos de lucha contra la inmigración ilegal, la trata de personas y el narcotráfico. Un ejemplo de ello es el proyecto de apoyo a la legislación sobre drogas en Bolivia en el que, expertos españoles de seguridad en temática de drogas, trabajan formando a sus homólogos bolivianos.  El apoyo institucional, en este sentido, ayuda al cumplimiento del objetivo 16 en las metas 4 de “reducir de manera significativa las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de bienes robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada” y 11 de “Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, con miras a crear capacidad a todos los niveles, en particular en los países en desarrollo, para prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia”.

     

    –  Justicia y transparencia: En este sector, los proyectos que gestiona la FIIAPP, se centra en la lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia. Aquí encontramos el proyecto EUROMED Justicia que tiene como finalidad contribuir al desarrollo de un sistema de justicia eficaz, eficiente y democrática en la zona euro-mediterránea, que proteja y respete los derechos humanos a través de una cooperación regional (cooperación en la que participan varios países de una misma región) en materia de criminalidad y del acceso a la justicia. Este proyecto actúa en coherencia con el objetivo 16 en concreto con la meta número 3 que busca “Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos”.